Ovación

El TN ya empezó a correrse

El Fangio está casi listo para recibir al Turismo Nacional después de 21 años y dos pilotos zonales se pueden consagrar.

Viernes 24 de Noviembre de 2017

El Turismo Nacional empezó a correrse en Rosario. La gran fiesta será el 1, 2 y 3 de diciembre, pero los preparativos continúan a toda marcha. En el autódromo, con la puesta a punto del alargue y las obras que seguirán adelante seguramente hasta último momento, aunque las autoridades afirmaron que vienen más que bien con los tiempos. Y en el Rock & Fellers del Alto Rosario, ayer con la presentación formal de la carrera que cerrará el año automovilístico de la categoría del chapa-chapa, que compartieron autoridades del gobierno, del TN y tres de los pilotos de la región, dos de los cuales irán nada menos que por el título: Alejandro Bucci, de Villa Gobernador Gálvez, en la Clase menor y el baigorriense Leonel Larrauri, en la Clase mayor.
El TN volverá a Rosario después de nada menos que 21 años, desde aquel 29 de septiembre de 1996 en que el bonaerense Omar Darío Bonomo repetía el triunfo del año anterior en la Clase 3 con un VW Pointier y el malogrado Walter Tanoni, de Bombal, conseguía su primero en la Clase 2 con un Escort rendidor que no le dio ni un resquicio a sus rivales. Fue el día en que además Eduardo Talamo dio varias vueltas de campana para terminar con el Escort destruido pero con el piloto de Ciudadela ileso.
El cierre del circuito, las sucesivas reaperturas y las mayores exigencias para traer a una categoría tan numerosa como el Turismo Nacional retrasaron el regreso hasta que la pista se alargó en 980 metros, para llegar a los 3.575 con los que será reinaugurado en apenas 10 días.
En realidad, este año se cerró apenas unos meses. Corrieron el Súper TC 2000 y el Top Race, pero desde ese 20 de agosto se trabajó a destajo para tenerlo en condiciones para el Coronación.
Y se llega a tiempo. Por eso, y porque dos pilotos de la zona pueden consagrarse, se estima que cerca de 30 mil personas visitarán el trazado ese fin de semana. Será el cierre de año nacional en el Fangio, pero no del zonal, ya que dos semanas después las Categorías Agrupadas Federadas también bajarán la bandera a cuadros ahí.
Por lo pronto, el subsecretario de Hacienda, Horacio Palavecino, informó que fueron 48 millones de pesos los que se gastaron en esta obra y está presupuestada una cifra similar para los trabajos de ampliación que se realizarán en 2018, con el objetivo y el sueño de traer al Turismo Carretera antes de fin de ese año.
Mientras, el presidente del autódromo rosarino, Mauricio Malano, se mostró feliz por concretar este proyecto de remodelación que permite el regreso del Turismo Nacional y aseguró que no se llega a contrarreloj para terminar las obras sino con el tiempo suficiente. Las escasas lluvias ayudaron para que la pista esté prácticamente lista, falta la pintura que llevarían un día de trabajo y sobre todo acondicionar los nuevos sectores de escape.
En tanto, se permitirá el acampe alrededor del circuito pero se aclaró que el alargue obviamente acortó ese espacio y que se habilitará sólo hasta ser completado con un número que no exceda la capacidad permitida. También que están trabajando con un camping cercano para que el público tenga esa posibilidad, mientras que el campo que está enfrente del ingreso por avenida Newbery será usado sólo para estacionamiento, ya que piensan que llegarán entre 6 y 7 mil vehículos ese fin de semana.
El Fangio, catalogado siempre como un circuito chico, trabado y muy técnico, pasará a tener ahora su parte muy veloz, con el alargue de la recta que le sigue a la principal después del curvón hecho a nuevo. Ahí habrá seguro mucha emoción, y los pilotos invitados ayer junto al parejense Leandro Carducci, aseguraron que es lo que todo circuito de Turismo Nacional necesita: esa combinación que lo hace emocionante.
El combo de los presentadores lo completó el jefe de prensa de la categoría, Luciano Iriondo, quien aseguró que además de cumplir el sueño del regreso a Rosario, el Premio Coronación les plantea el desafío de que todo salga bien y de que la relación con el autódromo sea sólo el comienzo.
A Larrauri (229 puntos) no le quedará otra que salir a buscar la victoria con el Civic de su propia estructura y esperar que tengan un mal fin de semana los líderes de la Clase 3, Mariano Werner (255,5) y el campeón Emanuel Moriatis (252), del team rosarino Martos Med. En la Clase 2, Bucci (233) podría especular en cambio con el Kinetic también de su equipo, pero ya aseguró que no correrá de esa manera porque la mejor forma de defender la punta es hacerlo bien adelante. Además, porque Ariel Michieletto (228) y Tomás Bergallo (222) están demasiado cerca. Y Carducci peleará, con motor nuevo, para tratar de ganar con el Focus del totorense GC Competición y que sea un envión para el 2018.
Todo está listo, falta empezar a correr 21 años después. La fiesta está a punto de empezar. Que se enciendan los motores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario