Ovación

El tiempo es un buen consejero y, por ahora, un aliado del Central del Chacho

En un largo receso, la dirigencia de Rosario Central trabaja con más calma en el armado del equipo del Chacho Coudet. Hasta aquí, más charlas que  concreciones.

Martes 24 de Noviembre de 2015

La rápida despedida de la competencia por parte de Central fue sin dudas una buena noticia (clasificó directo a la Libertadores aunque todos quisieran haberlo hecho con un título bajo el brazo). Por eso en Arroyito ya se está en otra etapa, en la que la pelota está claramente del lado de los dirigentes. Y que haya mucho tiempo en el medio, al menos hasta la reanudación del trabajo, podría tomarse como un dato positivo. Seguramente se podrá trabajar (y de hecho se lo está haciendo) con mayor calma sobre las renovaciones de los contratos de aquellos futbolistas a los que se les vence el vínculo a fines de diciembre. Y ese es, ni más ni menos, que el gran pedido de Eduardo Coudet. Es más, hasta hay quienes aseguran que el DT puso plazos para que ese tema esté cerrado por completo. No obstante, ya van dos semanas del final de la competencia y todavía no hay concreciones. “No hay dudas de que todo este tiempo nos juega a favor. Si el torneo hubiese terminado como siempre, en diciembre, los plazos se nos hubieran acortado muchísimo y todo hubiese sido mucho más complejo de lo que ya es ahora”, apuntó una voz autorizada desde el seno de la comisión directiva.
  En este contexto el margen de maniobra sobre el armado del futuro plantel no es el mismo que años anteriores. Hoy ese tiempo se presenta como un aliado. Y se entiende más que nunca de esa manera precisamente porque aún no aparecieron firmas para renovaciones de contratos. Desde antes que Central dejara de jugar ya algunas conversaciones que se habían iniciado, en algunos casos especialmente. Por ese entonces esa condición que había puesto Coudet, la de mantener la base, para su continuidad a partir de diciembre ya estaba claramente establecida. Y ahora es tiempo de acelerar todas esas negociaciones y, por qué no, darles pista a otras.
  Pero el contexto en esta ocasión es otro. Y para la dirigencia canalla no es un dato menor. Es que suele ocurrir que cuando los torneos llegan a su fin hay apenas un puñado de días para el retorno a la actividad. Esta vez para algunos equipos es de esa manera, pero no para Central. “Por suerte es de esta forma”, apuntaron. Y se sinceraron: “Cualquier negociación es difícil de cerrar”.
  Pero no son pocos los casos a resolver. Porque son varios los jugadores que llegaron como refuerzos (al único que se le compró el pase fue a José Luis Fernández y a mediados de año a Marcelo Larrondo) en los cuales trabajar. Nadie quiere hablar de preferencias, pero se sabe que una de las prioridades está en lo que suceda con Marco Ruben. Por eso ya las partes están acordando los términos de un contrato de al menos por tres años para después sí ir a Ucrania para lograr que la compra del pase sea menor a los 6 millones de dólares, según fue estipulada. Pablo Alvarez, Cristian Villagra, Gustavo Colman, César Delgado, Damián Musto (el titular de Olimpo, Alfredo Dagna, confirmó que los términos de la compra del pase del jugador están prácticamente acordados con los dirigentes de Central) se encuentran en la misma situación. Incluso hay negociaciones por aquellos contratos que vencen en junio de 2016, que también son importantes, no sólo para la dirigencia, sino también para el técnico.
  También está el dato de que la mayoría tiene la ilusión de seguir, lo que estaría allanando sin dudas el camino. Pero el contexto es lo que realmente cuenta. Es un receso atípico, al menos para el Canalla, y todo este tiempo en el que no se está desviando la atención en entrenamientos ni partidos está siendo utilizado para accionar desde un costado netamente administrativo.
  Puertas adentro tal vez haya una mayor celeridad si verdaderamente Coudet puso plazos para resolver todas estas negociaciones. Pero hoy más que nunca se puede hacer gala de ese tiempo de más que impuso el calendario. En esta ocasión se goza de días que pueden encararse con una cuota de calma mayor a la habitual, más desde el lado de la lentitud con la que se mueven todas las negociaciones que, dicen, avanzan día a día.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS