Ovación

El Tata y José, un partido en sí mismo

Martino versus Pekerman será un duelo con peso propio en Argentina-Colombia.

Jueves 25 de Junio de 2015

Alcanza con asumir la condición de argentino en las calles de Viña del Mar para que la referencia se instale indefectiblemente en el partido de mañana entre la selección nacional y Colombia por los cuartos de final de la Copa América. Ni siquiera hace falta tentar demasiado al interlocutor de turno para mensurar que los latidos de semejante choque ya empiezan a escucharse en cada rincón de esta ciudad que invita al viajero al disfrute de la contemplación. Claro, la presencia de Lionel Messi todo lo puede, todo lo dimensiona. Por eso cualquier otro polo de atracción queda reducido a un segundo plano. Pero el encuentro que se jugará en el estadio Sausalito también le abrirá las puertas a un mano a mano que se las trae. Estarán frente a frente dos de los entrenadores más capacitados de nuestro país. De un lado, Gerardo Martino. Del otro, José Pekerman. El DT de la selección argentina cautiva con su capacidad analítica. El de Colombia con su habitual aire docente. Para el mundo futbolero son sencillamente el Tata y José.
  Por personalidad y estilo, Martino y Pekerman están lejos de ser dos gotas de agua. Eso sí, se profesan un respeto reverencial. Se admiran y valoran cada paso que dio uno y otro en esta profesión que hoy los tiene enfrentados. También simbolizan líneas futbolísticas similares, aunque Argentina y Colombia no hayan mostrado en la copa ser equipos cortados por la misma tijera.
  Desde que se arropó con el buzo de la selección nacional, Martino está realmente ensañado en querer lograr que el equipo mastique mucho las jugadas y que siempre descanse en la tenencia de la pelota. Para el Tata es realmente una mala palabra que Argentina se guarde en el mazo la carta del contraataque. Todo lo que genera y hace el equipo debe ser tomando de las solapas al rival, por más que se corra el riesgo de ser arrinconado por el adversario en el último tramo.
  En cambio, Pekerman trajo a Chile a una selección que no está formateada para articular las jugadas tanto tiempo. En esta suerte de renovación, al equipo cafetero se lo adivina más posicional que el que jugó el Mundial 2014. Por algo José se está rompiendo la cabeza para reemplazar a Carlos Sánchez y Edwin Valencia, las dos piezas de la zona media que le permiten mantener la compostura táctica.
  Mientras uno quiere que Messi sea la locomotora a la que se enganche el equipo. El otro busca que la musa inspiradora de todos sea James Rodríguez. Por eso al Tata sólo se le dibujará una sonrisa de oreja a oreja en tierras trasandinas si logra que Argentina encuentre permanentemente asociaciones colectivas. Esta intención debe comulgar con una alta dosis de eficacia.
  El mensaje actual de José se emparenta más a que la impronta de sus jugadores sea la que encuentre los atajos hacia las soluciones.
  En lo que sí tienen plena coincidencia es que existen vías de llegada al público que jamás transitarán los dos. Nunca caerán en la demagogia para ganarse el fervor popular. En esto no tomaron caminos alternativos ni cuando Alejandro Sabella dejó la selección luego del subcampeonato mundial 2014 y los dos estaban ubicados en la pole para hacerse cargo de la selección argentina. También compartieron grilla cuando estuvieron candidateados para hacerse cargo de Colombia. Al final, Martino no se dejó tentar por los millones de dólares y optó por tenderle una mano sentimental a Newell’s para rescatarlo del abismo. José aceptó el desafío deportivo más allá del aspecto económico y hoy es el ideólogo que tiene a los cafeteros saliendo del ostracismo internacional en el que estuvieron recluidos en los últimos tiempos.
  De ahí que no es casualidad que al Tata se lo escuchó hablar maravillas del ciclo de José al frente de Colombia en Brasil 2014. También le tiró un jardín de flores al proceso que llevó adelante en las juveniles argentinas y a su paso por la mayor en Alemania 2006.
  José devolvió la atención en su momento diciendo que la Argentina estaba en las mejores manos cuando fue contratado Martino. Aplaudió lo que hizo el Tata en el seleccionado paraguayo y disfrutó como un hincha más del equipo campeón de Newell’s en 2013. Es que Pekerman siempre mantuvo una gran ligazón con los clubes rosarinos porque los reconoce como instituciones fundacionales a la hora del trabajo en las inferiores.
  Martino y Pekerman siempre estuvieron cerca. Porque cada vez que el fútbol los convocó actuaron como almas complementarias para dignificar una profesión que mañana los tendrá sentados en bancos opuestos.

Mauricio Tallone

Empezó la cuenta regresiva

Fue imposible que ayer los habitantes de Viña del Mar o cualquier viajero de turno se hicieran los distraídos. La ciudad se vio literalmente tomada por la fiebre de la Copa América. Vivió uno de esos días en los que latió más que nunca al ritmo de taquicardia que implica ser una de las sedes de la competencia sudamericana. Porque casi al mismo tiempo en que el aire se cortaba por la euforia de ver a Chile frente a Uruguay, el desembarco de la selección argentina también cambió la fisonomía de la pequeña comuna de Concón, un lugar que inspira al sosiego junto a la custodia de las olas del Pacífico. Es que el hotel Radisson, donde se hospedará el seleccionado a la espera del encuentro de mañana contra Colombia, se encuentra a unos 30 minutos en micro de Viña del Mar.
  Es un búnker ideal para que el plantel argentino se mantenga alejado y sin perturbaciones. Justamente el cuerpo técnico que encabeza Gerardo Martino eligió hospedarse distante de la zona más caótica de Viña para no perder la privacidad que tanto ponderó en las semanas de estadía en La Serena. Claro que eso es prácticamente imposible de lograrlo cuando en un plantel está la figura aglutinadora de Lionel Messi. Encima en el día de su cumpleaños 28, el rosarino siempre provoca con su presencia que la selección argentina se parezca a esos circos internacionales que cuando salen de gira causan revuelo en los curiosos por más que haya un férreo cordón de carabineros.
  “Desde temprano que estamos esperando ver a los jugadores de la selección argentina, pero sabemos que no podemos ni acercarnos porque en el hotel hay mucha seguridad. A Messi sólo lo vimos cuando bajó del ómnibus que trajo a la delegación desde el aeropuerto”, le contó a Ovación una de las adolescentes que esperó en vano que los jugadores argentinos le firmaran un autógrafo o se prestaran al ritual de las fotos.
  Nada de eso ocurrió porque apenas pisaron el hall, los jugadores argentinos se perdieron raudamente por la inmensidad del hotel y prácticamente sus apariciones fueron fantasmales. El que se quedó merodeando por ahí un rato fue el Kun Agüero, pero la mayoría subió a sus habitaciones porque el pasatiempo elegido fue observar el partido de la selección chilena, que logró el pase a las semifinales, y como se intuía Viña entró en ebullición hasta la medianoche.
  Se ve que la selección argentina no necesita de una larga estadía para establecer una conexión de afecto con los habitantes de Viña del Mar, que como hace unos días le dieron la mejor de las bienvenidas.

Un equipo que sale de memoria

El DT Gerardo Martino sigue fiel a su discurso. No cambia ni el dibujo ni los apellidos para el trascendental partido de mañana ante Colombia, por los cuartos de final de la Copa América. El DT argentino sostiene sus convicciones y por ello optó por respaldar a los once que a su criterio mejor interpretan su idea, al menos en este inicio de su ciclo ante frente de la albiceleste. Por eso ayer el Tata ratificó en el último entrenamiento los regresos del defensor Nicolás Otamendi y el delantero Sergio Agüero (por Martín Demichelis y Gonzalo Higuaín, respectivamente), para el duelo ante los cafeteros, que se jugará en Viña del Mar.
  De esta manera, Argentina jugará con Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Ezequiel Garay, Otamendi, Marcos Rojo; Lucas Biglia, Javier Mascherano, Javier Pastore; Lionel Messi, Agüero y Angel Di María.
  En un día especial por el cumpleaños número 28 de Messi (ver página 5), el seleccionado realizó la última práctica en el complejo La Alpina de La Serena, antes de viajar a Viña del Mar.
  Los jugadores, tras hacer la tradicional entrada en calor, formaron parte de un ensayo de fútbol, en el que Martino ubicó a los once que enfrentarán a los colombianos, por un lugar en las semifinales.
  Si bien el trabajo fue a puertas cerradas, se supo que el técnico ratificó la idea y paró la formación con los once que se manejaban en la previa y que jugaron en la victoria 1 a 0 ante Uruguay.
  Es decir que Otamendi, quien se ausentó en el partido con Jamaica por precaución por tener una amarilla en la fase de grupos, y Agüero, que no llegó al último compromiso en buenas condiciones por un traumatismo en el hombro izquierdo, serán parte de los titulares.
  Saldrán Demichelis, defensor que no tuvo un buen rendimiento ante los caribeños, e Higuaín, uno de los mejores valores de ese cotejo y el autor del tanto de la victoria. Aún el Tata no confirmó el equipo, que hoy entrenará en Viña del Mar, en el club Everton.

Los 28 junios de Messi

Lionel Messi cumplió ayer 28 años de una vida repleta de éxitos pero mantiene la ilusión de conseguir en Chile el primer título con el seleccionado argentino de mayores.
Barcelona preparó una jornada de homenaje para su máximo referente, mientras que el rosarino festejó con sus compañeros en la concentración, primero en la Serena y a la noche la selección le organizó una cena en Viña del Mar.
El club español publicó en su plataforma multimedia “Todo sobre Leo Messi”, una sucesión de imágenes que dan cuenta de la trayectoria de su jugador emblemático, en la que se observa desde la credencial que tuvo como jugador en los inicios hasta una película con sus goles.
La novedad de esa producción está dada en imágenes inéditas del rosarino jugando en las inferiores.
Messi ayer agradeció también la incontable cantidad de saludos que recibió a través de las diferentes redes sociales, entre los que aparecen también sus propios compañeros del seleccionado.
“¡Emociona recibir tanto afecto de niños en todo el mundo! Gracias a mi familia y a todos los que me acompañan en la Fundación Leo Messi por hacerlo posible”, escribió la Pulga en Facebook.
Uno de sus mejores amigos del fútbol, Sergio Agüero, fue uno de los primeros en saludarlo vía Twitter e Instagram, además de hacerlo personalmente en la concentración albiceleste.
Desde la AFA empezaron a reconocerlo con menciones en redes sociales y concluyó con una cena especial en Viña del Mar, adonde el seleccionado llegó ayer.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS