Ovación

El Tata prioriza una idea básica: jugar

El desafío de Martino es convencer que el resultado es una lógica consecuencia del buen juego del equipo.

Jueves 18 de Junio de 2015

Gerardo Martino no traicionará sus convicciones. El juego primero, el resultado después. En ese orden. Uno es conclusión del otro. Reeditando aquel refrán que los fines no justifican los medios. Sabe que lo pudo hacer en Newell’s. No así en Barcelona. Pero que en la selección nacional, con todos los elementos necesarios, sistematizar una idea no es una utopía. Y hacia allí va el cuerpo técnico con un formato probado.
  En cada contacto con la prensa el Tata reitera el concepto de insistir con la idea. No sólo exhibe su convicción, sino también que se la transmite a sus dirigidos buscando persuadirlos de que se puede. Y a los periodistas se los señala en las conferencias de prensa para que se comprenda que está comprometido con esa causa. Un fútbol que parte de la posesión como elemento indispensable para jugar. Y la presión como herramienta para recuperarla. Siempre con una sostenida vocación ofensiva.
  Claro que Martino también analiza situaciones que hacen a la base de sustentación del funcionamiento que busca, por eso tras el triunfo ante Uruguay señaló el estado físico de los jugadores y aludió a la lógica merma que se evidenció en el complemento. Sabido es que cuando el cansancio asoma, la primera víctima es la dinámica y la segunda, la certeza en los movimientos y pases.
  Debido a esto es muy factible que el sábado ante Jamaica haya variantes en el armado del equipo, y más allá de los estudios a Sergio Agüero en el hombro izquierdo (se golpeó cuando se arrojó a cabecear en el gol a Uruguay), el entrenador buscará preservar a aquellos que mayor desgaste hayan acusado.
  El Tata, quien no podrá estar en el banco en el partido frente a los centroamericanos por haber sido expulsado el martes y la sanción no es redimible con multa, se muestra muy satisfecho con los rendimientos individuales y colectivos y, aunque aclara que Uruguay pudo haber empatado sobre el final, destaca la vocación de sus dirigidos por intentar jugar siempre, incluso hasta cuando el trámite no le es favorable.
  Ratifica la búsqueda de extender cada vez más tiempo el rendimiento alcanzado en el primer tiempo jugado en el debut frente a Paraguay.
  Claro que la revisión también es una tarea que realiza porque faltan ajustar coordinaciones en la mitad de la cancha, donde cuando se avanza todo luce porque con los zagueros parados en el círculo central los volantes parecen atacantes netos, pero cuando no se logra recuperar rápido en suelo rival el retroceso deja huecos por momentos que derivan en padecimientos.
  Es poco el tiempo compartido y hasta ahora el progreso fue constante. Porque tras el complemento con Paraguay, Argentina se mostró más sólida frente a Uruguay, aunque no luzca siempre.
  El Tata ya indicó lo que quiere. Los jugadores dicen interpretarlo. No es fácil quitarle trascendencia al resultado. Sería una pretensión cultural compleja de conseguir. Porque el fútbol se define con goles. Y si bien en un alto porcentaje es la derivación del juego asociado, este deporte tiene en lo imprevisto muchas explicaciones. Caso contrario no sería fútbol.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS