Ovación

El seleccionado femenino, con un pie en el Mundial

Tras ganar 4 a 0 en el partido de ida, la selección argentina llegó a Panamá para jugar el martes. Sueñan con Francia 2019, donde ya viene bien la venta de entradas

Sábado 10 de Noviembre de 2018

Es cierto que no conviene cantar victoria. Y que al seleccionado argentino de fútbol femenino aún le queda el partido de vuelta del repechaje, que se jugará el martes próximo a las 22 (hora local) en el estadio Rommel Fernández, de Panamá. Pero teniendo en cuenta que este jueves las albiceleste s golearon a las panameñas 4 a 0 en Sarandí, que las rivales ahora tendrán que convertir como mínimo 5 tantos y que el gol visitante vale doble, se puede soñar sin temor con que el equipo nacional dirigido por Carlos Borrello está con un pie en el Mundial Fifa 2019 de Francia.

El torneo promete: aún no se realizó el sorteo de cruces (será el 8 de diciembre en París) pero ya hay 45 mil paquetes de entradas vendidas. ¿Quiénes las compraron? Fundamentalmente los franceses y los estadounidenses (del país donde el fútbol femenino es muy fuerte).

Nueve ciudades galas serán las anfitrionas del certamen: El Havre, Grenoble, Lyon, Montpellier, Niza, París, Reims, Rennes y Valenciennes, y en todas ellas las mejores jugadoras del mundo desplegarán el fútbol de mejor nivel del planeta. Entre ellas las rosarinas Vanina Correa y Virginia Gómez, la capitana argentina Estefanía Babini o quien fue antenoche la figura albiceleste, Eliana Stábile, al convertir dos goles.

Para Lyon, sede de las semifinales (2 y 3 de julio) y la final del torneo (7 de julio) ya se han vendido todos los paquetes de tres entradas. Los paquetes cotizan a partir de los 25 euros, con los que los aficionados podrán asistir a tres partidos en uno de los estadios del torneo.

También están los paquetes de entradas de categoría 4 (a partir de 29 euros) para presenciar la ceremonia de apertura y el partido inaugural con la selección francesa, aún no se han agotado; estos paquetes incluyen también entradas para otros dos partidos en el estadio parisiense Parc des Princes.

El día después

"Anoche (por el jueves) fue un día único. Ver a mis familiares, amigas, y cuando vi la bandera que me dedicaron casi lloro. Estamos muy agradecidas por esta noche histórica y única. Mañana (por hoy) ya entrenamos porque el martes nos queda otra final por ganar", le dijo ayer a Ovación Gómez, la número 20 de la selección y capitana de Rosario Central, quien de este modo se refirió a la bandera que su equipo le llevó a la cancha de Arsenal en Sarandí con la leyenda "Chi Gómez, argentina, de Rosario y de Central".

Quien también hizo declaraciones antes de partir desde Buenos Aires fue la capitana nacional, que aseguró que todo el plantel estaba "feliz" por haber llenado un estadio con periodistas de todo el mundo.

"Nosotras hicimos pública nuestra lucha hace más de un año pero la pelea viene de hace muchos tiempo. Este es el camino de toda deportista femenina, hay que salir a luchar porque estamos en un mundo todavía muy machista".

Tanto la selección nacional albiceleste como la del país de Rubén Blades arribaron ayer a suelo panameño. Parte de los planteles rivales coincidieron en el aeropuerto de Ezeiza, porque las argentinas viajaron en dos tandas. Todas llegaron en distintos horarios a la estación aérea del aeropuerto internacional de Tocumen.

La arquera panameña Yenith Bailey no sólo atajó el penal que a los 9 minutos del partido pateó Babini, sino que fue tal vez una de las figuras del equipo rojo que evitó que la goleada argentina no fuera aún mayor. Pero también perdió los estribos y ayer al partir desde Buenos Aires dijo: "Hubo mucha frustración y lo siento, no se va a volver a repetir".

Las dirigidas por el argentino radicado en Panamá Víctor Suárez no contarán con la delantera Lineth Cedeño y la defensora Katherine Castillo porque fueron sancionadas con tarjetas rojas en el estadio Julio Humberto Grondona.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});