Jeremías Ledesma

"El Ruso me apoyó muchísimo"

Lejos de envalentonarse por su rendimiento, el arquero destacó el esfuerzo del grupo y algunos consejos de Diego Rodríguez.

Martes 21 de Noviembre de 2017

Todo lo bueno que pudo haber mostrado Jeremías Ledesma el viernes en el Kempes fue puesto en un segundo plano por el propio arquero. Es que si hay algo que caracterizó al jugador en sus pocos partidos en primera división fue el bajo perfil y la sobriedad de sus declaraciones. Frente a cualquier valoración desde lo personal, puso por encima la actuación del equipo. Ante la fuerte apuesta de Leo Fernández de elegirlo, expuso el razonamiento de que "atajará el que mejor esté". Y lejos de robustecer su espalda o sacar pecho tras una buena actuación, lo que más rescató fue el "esfuerzo" de sus compañeros y el "apoyo del Ruso", de quien dijo haber recibido algunos consejos puntuales en la previa. Esas confesiones y muchas más tiró el arquero en el diálogo que mantuvo con Ovación, para el que debió hacer un paréntesis en el festejo del cumpleaños número 50 de su papá Hugo, en su Pergamino natal, acompañado también de sus hermanos Juan (31) y Julieta (30).

"Las sensaciones hoy son las mejores porque se consiguió un triunfo importante y porque queríamos salir lo más rápido posible de la situación en la que estábamos. Estoy contento por el esfuerzo que hizo todo el equipo en el inicio de este nuevo proceso", destacó Ledesma.

Todos resaltaron ese tema. ¿Eso fue lo que más les quedó?

Sí, porque ganamos un partido muy importante, ante un equipo que juega muy bien, sobre todo de local. Encima después de que hicimos el gol nos expulsaron un jugador y tuvimos que bancar el resultado como pudimos, por eso fue muy meritorio. Por todo lo que se corrió fue uno de los puntos a destacar.

¿Cómo fue el semblante de la vuelta, después de tantos viajes con retornos con cabezas gachas?

Obviamente que cuando se pierde no se vuelve de la mejor manera y esta vez todos estábamos contentos con lo que habíamos hecho, pero la verdad es que la vuelta fue con mucho cansancio y dormimos todos.

¿Cuáles fueron las palabras de Leo Fernández hacia vos en la previa, cuando te dijo que ibas a jugar?

La verdad es que no hubo ninguna charla especial. El día que hicimos fútbol me enteré que tenía chances de jugar y no más que eso. A Leo lo conozco de la Copa Santa Fe y de la Reserva y siempre me dio confianza. Eso es lo que hace que uno se sienta tranquilo e intente devolverle esa confianza al técnico.

¿Y con el Ruso Rodríguez charlaste algo? La pregunta tiene que ver con que siempre hiciste referencia a la excelente relación que tienen y a la clase de persona que es?

El Ruso me apoyó muchísimo. Me dijo "jugá tranquilo", "fijate que Menéndez casi siempre se toma un tiempo más para definir, que puede llegar a enganchar". Y ese tipo de consejos te los da alguien que es buena gente y que quiere lo mejor para el otro y para el grupo. Son detalles que merecen ser resaltados porque hablan muy bien de él y de la amistad que tenemos.

¿Algunos de esos consejos pudiste comprobarlos?

Sí, casualmente tuve un mano a mano con Menéndez, pero son cosas que después que te las dicen te quedan en la cabeza y la verdad es que el apoyo que me dio desde su experiencia es muy gratificante.

¿El partido del lunes sirvió para que te presentaras en sociedad ante el fútbol argentino? De hecho los encargados de la transmisión destacaron mucho tu actuación.

Soy sincero, llegamos como a las seis de la mañana, me acosté, dormí unas horas y me vine para Pergamino a disfrutar con la familia, por eso no pude ver nada. Sí algunos familiares me comentaron que habían hablado bien de mí y obviamente ante situaciones como esas uno se alegra mucho porque es lo que te da confianza.

¿En este partido sentiste la misma tranquilidad que cuando de tocó contra Tigre o Atlético Tucumán?

Con Tigre fueron los primeros minutos en primera (N. de la R.: había debutado ante Cañuelas, por la Copa Argentina) y ese día sentí un poco de nerviosismo. Esta vez fue con más tranquilidad, además porque había podido trabajar sobre esa ansiedad durante la semana. Creo que desde ese aspecto llegué mejor parado a este partido.

¿Al día siguiente, ya más tranquilo, cuál es balance de tu actuación?

El balance es muy bueno, pero básicamente por el sacrificio que hizo todo el equipo para intentar salir de esta situación incómoda. Restan tres partidos importantes, en los que tenemos que dar lo mejor para terminar el año lo más alto posible.

El mano a mano con Menéndez sin dudas fue la más difícil de la noche. ¿Puede haber sido la jugada clave para el resultado, sobre todo por el momento en el que se dio?

No sé si fue clave para el resultado. En lo personal me puso contento porque pude responderles a mis compañeros, porque si ellos no me dieran el apoyo uno saldría a la cancha con otro semblante. Pudo haber sido decisivo, pero de lo que estoy seguro es de que sirvió para sostener el resultado en ese momento. Me parece que la clave fue la concentración de todo el equipo.

Más allá de la fuerte apuesta que hizo el técnico al elegirte, ¿sentís que el puesto lo vas a tener que defender no sólo en los partidos sino en cada entrenamiento?

El que mejor esté va a jugar. Si yo aflojo va a atajar el Ruso y si aflojamos los dos atajarán Di Fulvio o Miño. Fue lo que dejó en claro el técnico y me parece lo más justo.

¿El equipo pudo mostrar algo distinto de lo que venía haciendo?

No sé si mostramos algo distinto. Creo que Talleres tuvo mucho tiempo la pelota, pero salvo la chance de Menéndez no nos llegó muy claro. Ahora se labura al ciento por ciento como antes, sólo que no se nos daban los resultados. Creo que nos estaba faltando algo de suerte, que empatamos muchos partidos, pero es fútbol. A veces las cosas no se dan y a veces sí.

En lo mental esta será una semana mucho más distendida.

Sí, porque lo importante era empezar a sumar puntos para poner al equipo lo más arriba posible después de estas cuatro fechas. Eso es lo que nos va a dar mayor tranquilidad de cara a la segunda parte del torneo.


Un currículum de pocos partidos

A sus 24 años, Ledesma había tenido pocas chances. Debutó contra Cañuelas por la Copa Argentina y también este año le tocó jugar contra Tigre (7ª de la Superliga) y Atlético Tucumán (8ª), con Montero como DT. Ahora, con la asunción de Leo Fernández recibió un fuerte respaldo de parte y respondió con creces.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario