Ovación

El rugby es sagrado

La gente de Sagrado Corazón recuerda la gira por Europa realizada hace 50 años y sobre todo al alma mater de ese grupo, el inolvidable padre Torres.

Jueves 26 de Noviembre de 2015

Juan Carlos Torres nació en La Plata, en enero de 1925, y tras seguir la vocación por el sacerdocio ingresó en la Congregación de los Padres Bayoneses de Betharram. En 1950 se incorporó al Colegio Sagrado Corazón de Rosario, donde todo el mundo lo conoció por ser el Cura del Rugby. Dirigía con sotana.

La figura del padre Juan Carlos Torres era una de esas que despertaba tanta admiración en algunos como recelo en otros. Dueño de un espíritu inquieto y un andar incansable, realizaba muchas actividades, de las que prefería leer o estar rodeado de jóvenes con quienes tenía un feeling muy especial. Practicó fútbol con los pupilos más grandes del colegio y con otros sacerdotes, hasta que descubrió el rugby y lo adoptó, aún cuando esto le trajo algunos inconvenientes incluso dentro de la misma congregación. No obstante, para el cura Torres no había empresas difíciles y siguió adelante. Era un hombre muy tenaz. El siempre decía que "en la vida debemos reaccionar como un corcho, cuando más hondo lo hunden, con más fuerza y más rápido vuelve a la superficie". Otra de sus frases célebres destacaba que "perder y fracasar es comprensible, ganar y fracasar es una locura".

Se inició en el rugby con una cuarta división en el año 1956 y permaneció en el colegio hasta 1969, año en que lo transfieren a una parroquia en San Pedro (provincia de Buenos Aires), lugar donde formó otro equipo de rugby.

El cura tenía un sueño que pudo cumplir. Era "poder llevar dos teams del colegio de gira por Europa para jugar al rugby", periplo que empezó el 27 de diciembre de 1965, cuando embarcaron en el buque Giulio Cesare, y terminó el 6 de marzo de 1966 cuando llegaron a Buenos Aires. La preparación demandó un trabajo de 30 meses.

Ese viaje de 69 días de duración hizo que Sagrado Corazón se convirtiera en el primer equipo de rugby del interior de la Argentina en realizar una gira por Europa.

La meta principal fue que sus integrantes, cuyo promedio de edad era de 21 años, pudieran adquirir conocimientos y aumentar el nivel técnico. En el balance, los resultados del periplo fueron satisfactorios.

El plantel estuvo constituido por Ernesto Airaldi, Roberto Alborch, Ricardo Alegre, Orlando Angiolini, Alfredo Asti, Víctor Cegna, Mario Ciliberto, Guillermo Degiovanni, Jorge Fernández Bussy, Alberto Garavelli, Carlos Garavelli, Jorge Gazali, Eduardo Ghidinelli, Pío Ghidinelli, Mario Giménez, Roberto Giordano, Marcelo González, Juan Lombardo, Víctor Molachino, Emilio Paloma, Roberto Perocchi, Jorge Pilot, Elías Sauan, Juan Shad, Luis Tanzi, Raúl Tanzi y José Vignolo.

En el plano netamente deportivo, de los ocho partidos que disputó Sagrado Corazón ganó siete y perdió uno. El equipo conducido por Adhemar Donnet (ex periodista del Diario La Capital) derrotó a la selección catalana, en Barcelona, 18-9; a la selección juvenil de Catalunya, 18-5, y cayó ante el combinado castellano (base del equipo nacional español) por 24-0. Después se impuso sucesivamente a Centro Deportivo Anoeta, 24-3; al Club Atlético San Sebastián 11-3, para cerrar la campaña ganando un cuadrangular en el que participaron Centro Deportivo Anceta (3-0) y las asociaciones deportivas Bayonnais (6-0) y Andreise (3-0).

Este viernes, los muchachos del rugby hacen una cena de homenaje. El tiempo pudo haber teñido de amarillo las viejas hojas donde se anotaron cada uno los sucesos de la gira, pero no pudo opacar el recuerdo del viaje ni del propio padre Torres, que siguen vivos, muy vivos, en cada uno de ellos.

Cena de reencuentro

La cena del reencuentro en la que se homenajeará al padre Torres se realizará este viernes en Rioja esquina Buenos Aires. Los interesados en asistir al evento pueden comunicarse al 3416912132 (Sr. Giordano).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS