Newell's

El rojinegro crece en base a la pelota y la triangulación

Figueroa y Sarmiento son las usinas de juego. Torres tiene gambeta en velocidad. Leal es muy astuto

Sábado 09 de Diciembre de 2017

Newell's cuenta con cuatro intérpretes que si están inspirados bien podrían ser los artífices del gran golpe leproso en Arroyito. Ante River (3-1) y Racing (2-2) se vio lo mejor de este cuarteto rojinegro, que cuando tiene la pelota en su poder está capacitado para darle un dolor de cabeza a cualquier defensa. Desde la sabiduría de Víctor Figueroa, el desparpajo de Brian Sarmiento, la diablura de Joaquín Torres para encarar como un wing de los de antes y la experiencia internacional de Luis Leal, el equipo de Juan Manuel Llop tiene los argumentos para salir victorioso del Gigante.

   Newell's es un equipo que necesita el balón para dañar al adversario. Porque más allá de lo que puede ser una pelota parada, la realidad es que los rojinegros crecen en sus posibilidades ofensivas si el balón arranca bajo la suela del Negro Figueroa y Brian Sarmiento. Son ellos los que primero juegan de manera horizontal para mover a la defensa rival, hasta que la pelota llega a los pies del filoso Joaquín Torres, que suele recibir sobre la línea de cal y desde allí correr en velocidad a espada de sus marcadores con el balón soldado al pie.

   Por eso, Newell's suele estar cómodo en los partidos cuando controla la pelota y sufre si el adversario lo despoja de la tenencia. Lo dicho, si los cuatro de arriba están "activos" sube la cotización de las chances leprosas de llevarse un buen resultado de Arroyito. Caso contrario, el equipo del Chocho pasará más de un sofocón y quedará a merced de lo que proponga un Central que con el apoyo de su gente irá al frente desde el primer minuto.

   En cuanto a la gestación, Víctor Figueroa es una carta a seguir de cerca. El Negro jugó diez partidos en la actual Superliga y acumula 790 minutos en cancha, sin haber convertido goles aún. Es uno de los más experimentados en los clásicos ante Central y por eso puede tener un rol clave a la hora a guiar a sus compañeros a la victoria.

   El que tendrá un partido aparte, dentro y fuera de la cancha, es el carismático Brian Sarmiento. El diez leproso, que atravesó una sobrecarga en la semana y se repuso, llegó a Newell's con el deseo supremo de jugar un clásico y poder tener una tarde inspirada.

   Por eso muchas miradas estarán posadas en él, tanto en lo que genere dentro de la cancha, que siempre es lo más importante, como en lo que deberá ser su madurez para no responder a las provocaciones que seguramente tendrá de parte de los hinchas locales.

   Sarmiento jugó 8 partidos en la Superliga, repartidos en 541 minutos y anotó tres goles, por lo que es, junto a Leal, el máximo artillero leproso en el torneo.

   Por su parte, Joaquín Torres, la revelación rojinegra del semestre, jugó 11 partidos y lleva 748 minutos en cancha. Anotó un gol. Si logra desplegar su gambeta puede ser la llave a la victoria.

   Mientras que el hombre más adelantado del equipo del Chocho, sin ser un faro de área, es Luis Leal. La Pantera jugó nueve partidos en la Superliga, unos 730 minutos, y anotó tres goles. El portugués tiene movimientos inteligentes para desmarcarse y ponerse de frente al arco. Puede ser una pesadilla para los zagueros canallas si lo dejan recibir la pelota.

   En estos cuatro futbolistas ofensivos puede estar el sendero a la victoria en Arroyito. Para pesar necesitan tener la pelota en su poder, moverla y triangular.

   Ante River en el Monumental y frente a Racing en el Coloso en el primer tiempo se vio lo mejor de Newell's en cuanto a desequilibrio. Claro que el clásico será un partido aparte, siempre el más difícil de afrontar, por la expectativa que genera en una ciudad que desde hace varios días focalizó su atención en el clásico de mañana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario