Ovación

El retorno de Fuentes: "En Newell's me siento en casa"

 El retorno de Fabricio Fuentes a Newell’s fue vertiginoso, al punto que ayer mismo no quiso perderse la posibilidad de entrenar por primera vez, pese a que recién entre mañana y pasado firmará el vínculo.  

Domingo 23 de Enero de 2011

Estuvo diez días discutiendo con los directivos de Atlas de Guadalajara para que lo liberaran. Y cuando lo hizo, firmó los papeles de rescisión del contrato, tardó dos horas y media para ir de la sede del club a su casa, llamar por teléfono para reservar vuelo, recoger lo que pudo en un par de bolsos y embarcar hacia Rosario. Salió el jueves de México y el viernes a las 17 estaba en la ciudad, con tiempo para unos estudios médicos y presenciar el amistoso ante Alianza Lima. El retorno de Fabricio Fuentes a Newell’s fue vertiginoso, al punto que ayer mismo no quiso perderse la posibilidad de entrenar por primera vez, pese a que recién entre mañana y pasado firmará el vínculo.
  Y en el entretiempo del encuentro del viernes, se hizo un hueco para dialogar con Ovación y Fox Sports. “Fue una sensación muy linda volver al Coloso. Me hizo recordar a los primeros pasos en primera división, en un club donde uno se formó y lo quiere mucho. Por eso estoy muy contento y acá voy a tratar de cerrar mi carrera”, dijo, para contar luego que su mujer y sus hijos quedaron en México y, junto a buenos amigos, se encargarán de la mudanza porque él no tenía tiempo que perder.
  —¿Qué te decidió a venir ahora a Newell’s?
  —Se dio esta vez. De todos los años en que estuve afuera de Newell’s, ahora se dio que el club me quería. Gracias a Dios se concretó, porque tenía ganas de volver por la familia y porque deportivamente acá me siento como en mi casa. Era el momento justo.
  —¿Volviste para cumplir el sueño que no pudiste lograr?
  —Lógicamente que sí. Cuando uno llega a los últimos años de su carrera siempre quiere volver al club donde se inició, donde uno dejó amigos y familiares, y siempre querés devolver algo de todo lo que te dio. Era impensado regresar para mí, pero así es el fútbol y acá estoy.
  —La imagen que tiene el público argentino de vos es la del título de campeón con Vélez (Clausura 2005), donde tuviste un alto rendimiento. ¿Cómo estás hoy?

  —Me fui hace seis años saliendo campeón y fue algo bárbaro. Ahora vengo con más experiencia, ya no soy el pibe de antes pero crecí en muchos aspectos. Todos los jugadores pasan por esas etapas. Yo vengo a sumar, a tratar de que Newell’s pueda pelear por algo. De hecho, lo hizo bien en este último tiempo y ojalá siga así, conmigo.
  —¿Más mañoso tal vez?
  —(Risas) Sí, puede ser. Es una mezcla, pero ojalá no sea solo eso sino que trate de aportar todo lo que se necesita para estar a la altura de las circunstancias.
  —¿Qué significa jugar con Schiavi?
  —Es un orgullo jugar con Schiavi. El Flaco tiene una trayectoria bárbara y un presente muy importante. Lo enfrenté varias veces y va a ser un lujo poder jugar a su lado.
  —Y además te juntarás con viejos conocidos en el plantel.
  —Es bárbaro eso. Estar con Pomelito (Mateo) o Lucas (Bernardi), o hasta Peratta, con el que estuve en Vélez, el Tanito Vella. Es muy lindo reencontrarse con ellos.
  —¿Te gusta jugar con línea de tres en la defensa?
  —Jugué con línea de tres abajo, de cuatro, hasta de marcador de punta derecha, cuando me enojaba (risas) bastante con Tito Rebottaro. Pero eran caprichos de juventud. Ahora vengo con la mente abierta para jugar donde me diga el entrenador.
  —¿Qué número de camiseta pedirás?
  —No voy a elegir, la que tengan. Eso sí, no van a dar la 10, ese puesto no es para mí (risas), cualquiera de la defensa vendrá bien. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario