Ovación

El resultado ante todo

Es lo que cuenta hoy para Central más allá de las formas, potenciado por el triunfo ayer de Instituto

Domingo 29 de Abril de 2012

L

o que queda por delante del torneo ya es considerado como recta final. Por parte de los hinchas, los periodistas y, sobre todo, por los propios protagonistas. Por eso lo que se impone, ahora más que nunca, es ganar como dé lugar. ¿De qué manera? Como sea. Gustando o no. Esto se plantea sencillamente pensando en si en los ocho partidos que restan es viable la idea de lograr que el juego sea realmente la principal base del resultado. ¿Qué argumentos tiene Central? Que en los últimos encuentros levantó su sintonía fina desde lo futbolístico. Y si estaba la sensación de que el margen de error es cada vez menor, con el triunfo de anoche de Instituto ante Gimnasia de Jujuy en el norte argentino, todo se potenció.

Cuando el ajustado triunfo ante Independiente Rivadavia de Mendoza ya formaba parte de la historia, Matías Lequi fue contundente en sus declaraciones. "A esta altura del campeonato, faltando tan pocas fechas sinceramente no me importa mucho cómo juego, sino que pienso en ganar". Claro, en esa oportunidad el canalla necesitaba una victoria como el agua, después de lo que había sido la clara y dolorosa derrota contra Almirante Brown en Isidro Casanova.

Muy pocos días pasaron cuando la consulta hacia Juan Antonio Pizzi derivó en otra dirección. El entrenador entiende que una cosa lleva a la otra. Es más, se atrevió a decir que "todos queremos jugar bien y ganar. Particularmente estoy convencido de que para sumar de a tres es necesario tener un buen funcionamiento".

Los dos tienen razón. Tal vez en algunas ocasiones el ojo analítico se torna más exigente cuando el triunfo se consigue de manera ajustada, sufriendo, tal vez más de la cuenta. Ejemplos no faltan en este presente canalla. Sin ir más lejos, contra Deportivo Merlo la historia se hizo sumamente complicada, mucho más de lo que muchos imaginaban.

Pero hubo de todo. Porque así como la victoria se rescató por encima de todo, también se valoró con mucho énfasis lo hecho frente a Quilmes, donde el equipo no brilló desde el juego ofensivo que este plantel tiene como principal característica, pero sí desde su compostura táctica, concentración y compromiso.

Es ahí donde radica, precisamente, uno de los puntos fuertes de cara a lo que viene. Es más, en todo esto bien podrían incluirse los 90 minutos en San Juan por la Copa Argentina, donde con algunos jugadores titulares, el equipo mostró un juego convincente. No tan fluido, pero sí sobrio.

La eterna discusión entre lo que significa jugar bien o ganar no va a encontrar coto en lo que pase con este Central en las fechas que quedan. El escenario sirve para ponerle un condimento especial a la difícil labor de este equipo canalla que está ya en medio de la recta final de un torneo en el que podrá lograr que su juego guste y conforme, a sabiendas de que el resultado estará por encima de todo. Aunque, como dijo Pizzi, una cosa deberá ser la base de la otra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS