Ovación

El punto no se le fue de las manos

Central pudo ganarlo pero también perderlo en una noche de protagonismo de los arqueros. El empate tiene valor ante un rival directo, mientras mantiene la estela de los últimos partidos.

Lunes 02 de Diciembre de 2019

Central estuvo ahí nomás del batacazo. De conseguir el cuarto triunfo consecutivo, lo que habría sido un golpe letal desde lo emocional en esta carrera hacia la salvación. Pero también estuvo cerquita de quedarse sin nada, con las manos vacías de no ser precisamente por las manos de Jeremías Ledesma. De perder el encuentro en el Alfredo Terrera ante Central Córdoba, uno de los contendientes directos y que también pelea con uñas y dientes por elevar el promedio para mantenerse en primera. El lamento estará centrado en que se les escaparon de las manos los tres puntos porque al partido lo estaba ganando, aunque en el análisis contemplativo se puede decir que pudo quedarse sin nada. Y, en definitiva, la igualdad no hizo otra cosa que premiar a los dos equipos en un deslucido y enredado encuentro.

   El canalla venía con todas las ínfulas por la seguidilla de tres triunfos consecutivos, que no sólo le permitieron al entrenador Diego Cocca permanecer en su cargo sino elevar el promedio del descenso.

Pero, sobre todo, le posibilitó instalar un manto de tranquilidad después de soportar un torbellino de críticas que avizoraban un futuro incierto.

Embed

Por supuesto que Central no despejó todos sus problemas, que son variados, pero sí en el plano futbolístico con este resultado motivó que la confianza se elevara en cierta forma. Porque como siempre sucede, los números respaldan a un entrenador, pero también todos los inconvenientes económicos e institucionales se archivan por un instante.

Central Córdoba estaba también con la mente puesta en la final de la Copa Argentina que tendrá frente a River (el viernes 13) y por eso el entrenador Gustavo Coleoni guardó algunas piezas clave en su formación, justamente dos con pasado rosarino: el Yacaré Núñez (ex Central) y Lisandro Alzugaray (ex Newell’s), que viene de un desgarro.

Pero, a la vez, necesita como oro al igual que Central los puntos en disputa en la difícil carrera por engrosar el promedio del descenso. Y también debía defender en el Alfredo Terrera su racha de cinco encuentros sin perder (cuatro empates y una victoria) en el primer torneo en la categoría. Y precisamente esta situación con distracciones es la que debía usufructuar el canalla con el fin de irse de esta provincia con otra alegría suprema.

   No fue una presentación de buen juego. Todo lo contrario. El partido se jugó a los empujones, con la pelota volando más de la cuenta y el que se equivocaba perdía. Primero lo hizo el local con la grosera intervención del arquero Diego Rodríguez (justo un ex canalla) que le costó un gol.

Pero con la ventaja el canalla no supo dormir el partido y un disparo tremendo desde afuera del área sepultó las ilusiones centralistas que se habían despertado en tierras santiagueñas. Y esa conquista, a la vez, despertó las intenciones ferroviarias de victoria, que de no ser por unas cuantas atajadas de Ledesma la hubiera conseguido.

   El empate suma y eso es lo que vale en esta carrera por la permanencia. Y de visitante llevarse una unidad también es positivo. Más aún frente a un equipo con el que compite y, además, para sostener la levantada que evidenció el equipo de Diego Cocca en las últimas fechas.

Y este punto aporta para despedirse con otro semblante del primer semestre de la Superliga el próximo domingo, en el Gigante de Arroyito, nada menos que ante el líder Boca. Todo esto para pensar en un 2020 diferente, con refuerzos y las mismas intenciones de seguir avanzando en la tabla de posiciones para alejarse del fondo y pelear un poco más arriba en la otra tabla.

El empate permitió dejar atrás a los santiagueños y a Newell’s

Por si alguna duda cabe en cuanto al valor del punto conseguido en Santiago del Estero, Central arrancó la fecha apenas arriba en los promedios de los tres que hoy descienden (Gimnasia, Aldosivi y Patronato) y con el empate superó al mismo Central Córdoba, que divide distinto, y a Newell’s, que cayó ante River, manteniéndose en la línea de Banfield, que también igualó. Ya se aseguró terminar el 2019 fuera de la zona roja del descenso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario