Clásico rosarino

El polvo de la discordia en el vestuario canalla

En la previa apareció una sustancia dentro del vestuario visitante que causó mareos y náuseas a uno de los utileros. Después de charlas entre dirigentes el plantel canalla debió utilizar el camarín de la reserva.

Lunes 11 de Febrero de 2019

El antes del partido tuvo cierto grado de convulsión e incertidumbre por una sustancia que apareció esparcida en distintos lugares del vestuario visitante, que debía ocupar Rosario Central. Fue por eso que se dieron varias reuniones horas antes del inicio del juego entre ambas dirigencias y de las que participó también uno de los integrantes de la cuaterna arbitral. Finalmente esa sustancia fue recolectada por la policía y será examinada para ver de qué se trata. En el estadio circuló el rumor de que el partido podía llegar a suspenderse pero desde Central argumentaron después del encuentro que esa posibilidad jamás se manejó, sí la de posponer algunos minutos, en caso de que los futbolistas canallas tuvieran algún inconveniente.

Pasado el mediodía los integrantes de la utilería canalla llegaron al Coloso y advirtieron el polvo que estaba dentro del vestuario. Juan Pablo Sena, uno de los utileros, tuvo náuseas e irritación en los ojos, motivo por el cual debió ser atendido por los médicos aunque nunca fue trasladado al Sanatorio Mapaci, como había trascendido. Rápidamente a los dirigentes de Central, que aún estaban en Arroyo Seco, les llegaron los videos que filmaron los empleados de Central en el Coloso y fue eso lo que hizo que el presidente Rodolfo Di Pollina, el vice primero Ricardo Carloni y la responsable del área de seguridad, Carla Facciano, se fueran inmediatamente al estadio en un móvil policial.

La intención de los dirigentes auriazules era que el vestuario estuviera en condiciones para cuando llegara el plantel profesional. Fueron recibidos en el Coloso por el coordinador de Seguridad en Espectáculos Deportivos Diego Maio y el secretario de coordinación de Políticas Preventivas Fernando Peverengo. Todos ellos, junto al cuarto árbitro Fernando Echenique fueron hacia el vestuario para interiorizarse sobre lo que estaba pasando. Después se dirigieron a hablar con el árbitro Diego Abal y nuevamente en el camarín principal se sumó el vice leproso Cristian D'Amico.

Desde Central indicaron que jamás pensaron en suspender el partido. Tal vez sí posponerlo algunos minutos en caso de que cuando llegara el primer equipo el vestuario no estuviera en condiciones. Es que a esa altura lo habían limpiado pero el olor fuerte a amoníaco continuaba. Fue el propio Echenique quien le indicó a D'Amico que las condiciones no eran óptimas. El asistente de Abal había estado un par de minutos adentro del vestuario y, según indicaron, dijo que había salido con ardor en la vista y los ojos irritados.

Lo que hizo Newell's fue ofrecer el vestuario de la reserva, que es más reducido y no tiene acondicionador de aire. Pero el tema del calor fue subsanado, en parte, porque rápidamente la dirigencia de Newell's envió algunos ventiladores.

En Newell's se comprometieron a analizar las imágenes de las cámaras de seguridad, aunque allegados a la directiva leprosa le indicaron anoche a Ovación que había ya "algunos indicios" sobre quiénes pudieron ser los encargados de desparramar el polvo sobre el piso, los muebles donde se cambian los jugadores y también sobre la camilla.

El primer equipo de Central se mantuvo siempre en ese vestuario de la reserva, mientras que el camarín afectado en el entretiempo ya estaba habitable, a tal punto que algunos dirigentes, más los jugadores que no estuvieron entre los 18 siguieron el partido por televisión allí mismo.

Más allá de algún momento de tirantez en el diálogo entre ambas dirigencias, siempre hubo entendimiento por parte de ambas partes y buena predisposición del lado de Newell's para intentar resolver el inconveniente. Ahora se deberá investigar para determinar quién o quiénes fueron los responsables, luego de que la policía y los organismos de Seguridad definan de qué sustancia se trata.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});