Ovación

El peso de la jerarquía

Newell's impuso la diferencia física y futbolística para vencer a Deportivo Rincón, que mostró dignidad deportiva.

Sábado 19 de Mayo de 2018

Newell's hizo lo que debía. Ganar. Simplemente eso. Todo el peso de la obligación estaba depositado en el rojinegro, por ser de la máxima categoría y porque enfrente estaba con todas sus ilusiones el humilde Deportivo Rincón (Rincón de los Sauces), que llegó en el colectivo de la esperanza después de 23 horas de viaje. Los de De Felippe cumplieron con la tarea imponiendo la diferencia de juego, pero sobre todo la física. Así despachó con un justo 2-0 al León neuquino, pasó de fase en la Copa Argentina y ahora jugará con el ganador de Godoy Cruz y Defensores Unidos.

Newell's debía imponer el protagonismo, pero el León intentó sorprender con presión y un importante desgaste físico. Y así logró sorprender en las primeras imágenes que entregó el partido con un disparo de Ibáñez a la nada y otro de Canale, que obligó a Pocrnjic a probar sus guantes. Pero la Lepra empezó a imponer la diferencia no sólo futbolística sino también física, factor justo para dominar el territorio en el estadio tatengue. Y así Newell's iba. El arquero Fievet respondía para ir transformándose en figura por contener los disparos de Leal, Torres y Alexis Rodríguez en continuado. Newell's debía ser el capanga del partido ante un rival que desparramaba amateurismo, aunque mostraba toda su dignidad. Hasta que apareció el Niño Torres para romper el encuentro con un golazo tremendo al ángulo, imposible de evitar para el buen guardavalla Fievet.

A partir de ahí el duelo se transformó en otra cosa. La pelota fue de Newell's y la hacía circular para desgastar a los neuquinos, que se arrinconaron solos físicamente. La historia empezaba a escribirse sola porque ese golpe le bajó los decibeles a Deportivo Rincón. Se presagiaba que en cualquier momento iba a aparecer el segundo y llegó sobre el final de la primera etapa cuando Fievet dio rebote y el Loco Rodríguez la empujó para el 2-0. Partido liquidado. Todo lo que iba a venir era más de lo mismo. Porque el León neuquino no tenía uñas como para arañar al leproso. Tampoco tenía demasiado resto como para sacar desde el orgullo. Newell's, por el contrario, acumulaba una reserva importante como para hacer pesar la camiseta y eso es lo que hizo. Los rojinegros le hicieron el "aguante" a Rincón que intentó presionar y generó algunas llegadas que inquietaron a Pocrnjic. De ahí en más poco pasó. Hubo intercambios de llegadas en los arcos y situaciones leprosas como para estirar el marcador, pero permaneció inalterable. La victoria entregó alegría en la multitud leprosa, que le tributó un cerrado aplauso a los dignos muchachos de Neuquén. Y así cerró un triunfo que le permitirá a Newell's seguir el camino en una competencia que siempre le fue esquiva.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario