OVACION

El Ogro Fabbiani no anduvo con vueltas y dijo que los jugadores no hacen sacrificios

El exdelantero de Newell's aceptó que "el futbolista entrena, como mucho, tres horas por día y cobra más que una persona normal".

Lunes 28 de Septiembre de 2020

El Ogro Cristian Fabbiani no sólo se destacó en la cancha por sus goles y, a la vez, su criticado físico. También siempre se mostró sincero a la hora de hablar y cuando eso sucede genera repercusión. Y es lo que hizo en un programa de TV, donde habló sobre la vida de los jugadores y del escaso sacrificio que realizan, además de vivir una vida diferente a la del común de la gente.

“El jugador de fútbol no hace sacrificios. Yo a veces tengo grandes discusiones. Te vas a jugar a Europa, te dan los mejores autos, cobrás plata que una persona normal no la va a hacer nunca. El jugador de fútbol como mucho entrená tres horas por día”, lanzó el futbolista de Deportivo Merlo de la Primera C en el programa "Podemos hablar".

El exjugador de Newell's, entre otros, destacó el esfuerzo que hace su madre todos los días, en contraste con el que tienen muchos deportistas. “Todo empieza por casa. Yo valoro lo que trabaja mi mamá. Hace 37 años ella trabaja desde que me tuvo a mí en un restaurante en Ciudad Evita, Los Portugueses, un bodegón muy conocido. Ella trabaja desde las seis de la mañana a las cuatro de la tarde. Es la jefa de chef y trabaja de verdad, a cincuenta grados de calor ahí adentro. Ese es sacrificio”, señaló.

“El jugador de fútbol no hace nada”, aseveró el Ogro Fabbiani, quien contó el trabajo que hace su esposa como pastelera y su labor como padre de dos hijos.

Ogro Fabbiani.mp4

Cambió el amor por 4 millones de euros

“La única vez que me casé, que me fui de River, me fui a vivir a Ucrania”, comenzó el relato el Ogro. Se refería a su relación con Victoria Vanucci, con quien se casó 2012 pero se separó al poco tiempo, en medio de un escándalo de acusaciones de violencia de género.

“Estaba entre cobrar cuatro millones de Euros o venir a Carlos Paz a hacer su teatro”, explicó, ante el asombro generalizado de los presentes. De hecho, Andy Kusnetzoff no pudo contener la risa. “Pará, pará”, le decía.

Embed

“El amor es el amor”, dijo Fabbiani, ruborizándose. “No me castiguen ahora con el diario del lunes. Uno se casó para toda la vida, qué va a hacer. Sí, tenía un contrato de cuatro años. Fuimos, conocimos el lugar, no le gustó el lugar, no le gustó la ciudad y nos volvimos a Carlos Paz y yo dejé de jugar esos tres meses, cuatro meses, y volvimos de Carlos Paz y me separé, encima”, admitió el Ogro.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario