Ovación

El ocaso de la vieja guardia

Mientras Hamilton y Mercedes seguían humillando en el inicio de la temporada, la debacle de Williams hace agonizar una época dorada.

Domingo 17 de Marzo de 2019

La TV lo muestra sentado en el piso. Así, literalmente, mientras espera para la foto oficial a los que habitualmente terminan atrás suyo en la clasificación. Lewis Hamilton es el rey indiscutible y se pone en pie recién para recibir el trofeo por ganar una nueva pole position, la 84ª para el piloto que más las logró en la historia. Y el que llega con un neumático pequeño para el recuerdo es Alan Jones, el segundo australiano campeón de la F-1, en 1980, dándole el primer título a Williams. Se saludan, sonríen y la imagen configura un símbolo de la Fórmula 1 de estos tiempos. La de la categoría reina de los poderosos, encarnada en el británico y la alemana Mercedes Benz, y donde nada pueden hacer los equipos de los viejos constructores que se van esfumando sin chances de volver a las glorias de ayer, como la del viejo Frank. Uno, bajó el récord del Albert Park y arrancaba adelante (2.10, repetición a las 21 hs Fox Sports 3) la primera del años. Los otros, los autos de la escuadra inglesa, a años luz del resto y con chances de desaparecer.

Frank Williams es el último mohicano en la F-1. Conduce el team inglés con su nombre desde 1978. Por entonces era uno más de los que se lanzaban a la aventura de tener su propio equipo. Una época dorada de los 70, donde se agregaba a los del viejo leñador Ken Tyrrell, al fundado por Jack Brabham o Bruce McLaren en los 60 y era contemporáneo al de Guy Ligier, o de Emerson Fittipaldi. Una etapa que hace rato agoniza, que sólo sir Frank la mantuvo en pie, al punto que uno de los últimos soñadores, el suizo Peter Sauber, acaba de ceder definitivamente su equipo Sauber, a manos de Alfa Romeo.

Ferrari y McLaren lograron trascender las imposiciones de los grandes capitales mundiales, que se enquistaron en la F-1 y condicionaron esa romántica ambición de equipo propio. Williams le sigue en cantidad de títulos pero su aura hace rato empezó a extinguirse y la llegada a Australia para la primera cita 2019 pareció confirmarlo.

Mientras con autos más pesados y con menor carga aerodinámica, que supuestamente ralentizarían los tiempos, Hamilton y Valtteri Bottas humillaban al resto y el inglés pulverizaría el récord del Albert Park, los Williams deambularon en la pista desde el viernes.

El debutante George Russell quedaba penúltimo a casi 1,3 segundos del 18º Carlos Sainz. Y el retornado, luego de 8 años, Robert Kubica, a prácticamente ¡3 segundos!

Es cierto que la referencia del polaco se relativiza porque no puede mover los dedos de su mano derecha, tras el accidente que casi le cuesta la vida en 2011 en una carrera menor de rally. Y que volver a la F-1 casi nunca es gratis, más después de tanto tiempo. Pero los Williams claramente van en camino a ser los nuevos Minardi, el team del simpático italiano que les dio cabida a los argentinos Esteban Tuero y Gastón Mazzacane, y que desapareció también tras ser siempre furgón de cola.

El sonriente Jones, el más odiado por acá en los tiempos del Lole Reutemann, fue el que le dio el primer título al hombre que desde hace mucho se mueve en una silla de ruedas. Después llegarían más títulos, pero el último fue hace más de dos décadas (Jacques Villenueve, 1997) y hoy más que nunca la escudería de sir Frank está en el ocaso de su gloria, como símbolo de una etapa que se extingue. Más allá de que, como una ironía, los motoriza Mercedes Benz.


Boero, en medio del pelotón

El rosarino Pedro Boero tuvo un sábado complicado en la tercera cita del año del TC Mouras, en La Plata. Después del 9º puesto en clasificación que le valió partir 5º en la 1ª serie, quedó 6º y hoy a las 13 partirá desde el 11º cajón.

Tras el abandono en Concepción y el 5º puesto en el Mouras, el rosarino (12º, 53 puntos) buscará acercarse a lo más alto de la tabla que encabeza Daniel Nefa (98).

En TCP Mouras, mejor fue la labor del de Humboldt Ian Reutemann, compañero e Boero en el Galarza Racing. Fue 3º en la manga y parte 5º la final, a las 12.15 por la TV Pública.

El plato fuerte de la jornada será el inicio de la temporada completa del TC Pick Up. Ayer Andrés Jakos le arrebató la pole a último momento a Guillermo Ortelli, el primer ganador de la categoría el año pasado. Tercero largará el Pato Juan Manuel Silva.


La crisis se vio en el Oria

La crisis económica que se profundizó en los últimos tiempos por supuesto también hace mella en una actividad de tanto costo como el automovilismo. Y una muestra de ello se vio ayer en el inicio de la temporada de las Agrupadas Federadas en el Juan Oria de Marcos Juárez. De las 7 categorías, sólo 4 pudieron arrancar, y dos de ellas con un parque muy acotado.

El TC 4000 y el TA 1600 sí mostraron muchos autos en pista. La pole en la mayor fue para el de Armstrong Juan Pablo Marconi (Ford), con 17 competidores. La otra fue la de mayor concurrencia. Nada menos que 25 pelearon en la clasificación que se quedó el de Chabás Adrián Castagnani.

En Promocional 850 la pole entre 6 máquinas fue del sanlorencino Lucas Bertolín. Y entre los 8 del TA C2, el mejor fue el misionero Jorge Loizate. Midget, F-R y TA C1 no corrieron.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});