Ovación

El nuevo Newell's diseñado por Lucas Bernardi se apoya en las bandas

Fue la primera impresión que arrojó el ciclo del ex mediocampista en su paso inicial como entrenador. Pero este inicio puso en evidencia cuál es la idea futbolística que quiere el DT.

Miércoles 15 de Julio de 2015

El Newell’s de Lucas Bernardi dejó una imagen clara y contundente en el importantísimo triunfo sobre Racing por 3-0 en el Coloso. Fue la primera impresión que arrojó el ciclo del ex mediocampista en su paso inicial como entrenador. Pero este inicio puso en evidencia cuál es la idea futbolística que quiere el DT. Expuso que sus estandartes son el juego y la dinámica. Argumentos que tantas alegrías le ofrecieron al pueblo leproso en un pasado no tan lejano. Y quedó claro que consiguió un satisfactorio. Principalmente por el gran nivel colectivo que evidenció el rojinegro. Pero si hay que entrar a desmenuzar el funcionamiento, enseguida salta a la superficie el rol trascendente que cumplieron los jugadores que fueron por las bandas. Fundamentalmente por el despliegue que realizaron con y sin la pelota. Resultaron un engranaje clave en el gran desempeño colectivo del equipo. Por la izquierda el lateral Gabriel Báez, el mediocampista Denis Rodríguez y el delantero Martín Tonso. Y por derecha, el defensor Franco Escobar, el volante Daniel Mancini y el atacante Mauricio Tevez.

Todos jugaron desde el arranque por distintas motivos que ahora no vienen al caso. Pero fueron una apuesta fuerte de Bernardi. Porque se la jugó por dos defensores que tenían apenas un partido en el lomo y dos volantes que hacían su debut. Los hombres de ataque ya cuentan con mayor experiencia, principalmente Tonso, pero tuvieron la misión de reemplazar nada menos que a Maxi Rodríguez y Ezequiel Ponce.
Newell’s trasladó a la cancha una propuesta ambiciosa. Se mostró como un equipo compacto, dispuesto a jugar y arriesgar. Y lo logró. Porque se encolumnó detrás del sacrificio y la movilidad. Nunca perdió el orden en sus líneas que en todo momento estuvieron conectadas. Y ahí pesó el gran papel que mostraron los que fueron por afuera.

La principal virtud de todos fue la asociación y la solidaridad entre ellos. Se convirtieron en un bloque tanto a la hora de defender como de atacar. Fueron opciones claras, y lo hicieron con criterio, cuando el equipo decidió jugar con la pelota por el piso y siempre doblaron al rival a la hora de bloquearle el paso.

Los primeros defensores fueron Tonso y Tevez, que colaboraron por sus sectores para que Rodríguez y Mancini se pararan como internos para auxiliar a Hernán Villalba, que fue el único volante central, en defensa y ofensiva. De esa manera allanaron la zona para favorecer a que sea un equipo corto y bastante compacto.

De la misma manera que el rojinegro mostró marcadas aptitudes para convertirse en un equipo compacto a la hora de defender, lo hizo cuando fue para adelante. También atacaron en bloque. Cada vez que uno de los suyos tuvo la pelota al pie, contó con más de una opción de pase. Por eso pudo hacer su juego, que se destacó por su vértigo y dinámica.

A la hora de buscar el arco rival cada uno ocupó un espacio y eso contribuyó, fundamentalmente por el despliegue individual de todos los jugadores, en el gran rendimiento colectivo. Los que ocuparon las bandas fueron muy importantes para que Newell’s pueda desplegar el destacable repertorio que exhibió frente a Racing. Pero no hay que ubicarlos sobre el rendimiento colectivo, ya que el buen rendimiento general hizo que el mecanismo leproso funcione.

Newell’s, con Lucas Bernardi, dejó una muy buena primera imagen. Basado en el juego y la dinámica. Quedó claro que se apoya en las bandas para desplegar su repertorio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario