Ovación

El Newell's de Raggio es el mismo modelo pero con una vuelta de tuerca

Si bien se trató apenas del primer partido por el torneo local, como fue la presentación exitosa de Newell's ante Boca en la Bombonera, se pueden comenzar a esbozar algunos rasgos distintivos.

Miércoles 13 de Agosto de 2014

Si bien se trató apenas del primer partido por el torneo local, como fue la presentación exitosa de Newell's ante Boca en la Bombonera, se pueden comenzar a esbozar algunos rasgos distintivos que tratará de implementar paulatinamente el nuevo DT Gustavo Raggio. Es un hecho que no se pueden sacar conclusiones definitivas respecto de cómo será el formato y la performance leprosa de acá hasta el final de 2014. Lo concreto es que el nuevo modelo Carozo Raggio, siempre dentro del estilo que impuso con efectividad Gerardo Martino, evidencia particularidades tácticas y estratégicas, que al menos en el primer encuentro ante los xeneizes dieron un resultado más que positivo.

Raggio está tratando de darle una vuelta de tuerca y alternativas a un Newell's que, siempre manteniendo el protagonismo y la ambición de mirar el arco de enfrente, necesitaba variantes para evitar la previsibilidad. Era como que el equipo rojinegro en el pasado cercano se había quedado sin sorpresa y tenía un único libreto, muy loable por cierto, pero que los adversarios habían comenzado a descifrar y controlar. Por eso dentro del modelo había que hacer una sintonía fina y eso parece ser lo que está tratando de implementar el nuevo DT.

Lo dicho (dejando de lado lo que fueron los primeros 90 minutos oficiales con derrota ante Talleres por la Copa Argentina, donde el equipo se pareció más al que terminó la pasada temporada) la puesta en escena ante Boca dejó sobre la mesa algunos matices marcados que vale la pena repasar para ver si con el correr de los partidos se consolidan como el perfil definitivo de este Newell's made in Gustavo Carozo Raggio.

Agresividad en el mediocampo:

La sola inclusión de Diego Mateo (foto) junto a Hernán Villalba y Lucas Bernardi en la mitad de cancha es una clara señal de que el mediocampo intentará ser compacto e in- tenso a la hora de recuperar la pelota. Al menos para jugar en escenarios hostiles como la Boca el romanticismo absoluto puede quedar archivado y no está mal que eso ocurra. Claro que Bernardi sigue siendo el pase elegido de salida para darle prolijidad al inicio de los ataques.

Centrales no tan adelantados:

Siempre recordando que se trató de jugar de visitante ante Boca, fue muy claro que Leandro Fernández (foto) y Víctor López jugaron diez o quince metros atrás del círculo central, algo que en los ciclos anteriores era diferente. Por lo general los dos zagueros antes cuando el equipo avanzaba llegaban casi a la mitad de cancha, achicando demasiado las líneas y siempre con el riesgo de que los rivales saquen la contra y tengan una estancia para aprovechar la espalda.

Delanteros que marcan:

Si bien era costumbre que los atacantes por afuera acompañen la trepada de los laterales rivales esto se acentuó mucho más ante los xeneizes. Porque tanto el pibe Tevez como Maxi hicieron un desgaste impresionante cuando Newell’s no tenía la pelota. En especial la Fiera fue uno de los futbolistas rojinegros que más se sacrificó por el equipo. Porque además de llegar varias veces a posición de gol, dio una gran mano en la marca y cooperó con los volantes sin que se le caigan los anillos de ser un jugador con tres mundiales encima. Y otro que no se guardó nada para comerle los talones a los rivales fue Ignacio Sococo (foto). Nacho corrió a los adversarios incluso hasta cerca del área leprosa en varias ocasiones.

El técnico prioriza la función más que el apellido:

En los días previos al partido ante Boca, Víctor Figueroa venía recuperándose de una molestia en el sóleo y Martín Tonso arrastraba una sobrecarga muscular. Eso les impidió tener el rodaje que el DT pretendía. Ante este escenario Raggio arriesgó fuerte y mandó a la cancha al pibe Mauricio Tevez (foto), quien estaba afiladísimo y terminó haciendo el gol de la victoria. Todo un acierto del entrenador y un mensaje inequívoco para el plantel.

Busca la tenencia, pero sabe replegarse y salir de contra:

Es un hecho que este plantel está adiestrado y hace un culto de la tenencia de la pelota. Es cuando más cómodo se sienten los jugadores y muestran su mejor versión. Pero ante Boca, en especial cuando el xeneize buscó el empate de manera sostenida, Newell’s supo achicar espacios hacia atrás, compactar líneas y dejar venir al adversario para sacar la contra y desplegarse en ataque.

Un arquero sobrio:

Fue más que auspicioso el estreno que tuvo bajo los tres palos Oscar Ustari (foto). El flamante uno rojinegro arrastraba una gran inactividad, pero esto ni se sintió. Se adueñó del área y descolgó con autoridad todos los centros. Y tapó un par de tiros picantes de Carrizo y el chileno Fuenzalida. Cuando los centrales lo invitaron a jugar y pudo devolver la pelota por abajo lo hizo, pero varias veces le dio para arriba, buscando a Scocco en campo contrario. w11111

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS