Ovación

El Newell's del Chocho en crecimiento,con la definición a mejorar

Newell's dio señales frente a Lanús de que es capaz de evolucionar, aunque volvió a pecar de falta de contundencia

Miércoles 27 de Septiembre de 2017

Newell's dio señales frente a Lanús de que es capaz de evolucionar, aunque volvió a pecar de falta de contundencia

La ineficacia ofensiva le costó a Newell's la derrota frente a Lanús. El lamento rojinegro se justifica. No fue inferior a su rival y debió volverse con el segundo traspié de visitante en la Superliga. La falta de definición es el talón de Aquiles. Ninguna novedad. Le cuesta convertir. Lleva cuatro goles en los cinco partidos de la temporada. En dos de esas presentaciones no convirtió. Si se desmenuzan las conquistas, una fue de penal y otra en contra. A todo esto se agrega que en determinadas ocasiones no resuelve de la mejor manera cuando se aproxima al arco. O elige la peor opción o el último pase no le sale.

El panorama de Newell's se aclaró en los dos últimos encuentros a partir del juego que desplegó. Dio un paso adelante con la victoria sobre Olimpo por 2 a 0 en el Coloso y respondió a la exigencia de medirse contra un adversario de la categoría de Lanús, aunque el granate no haya puesto a todos los titulares. La caída por 1 a 0 no opacó la imagen del rojinegro. Fue competitivo. Si se contabilizan las acciones de riesgo, tuvo mayor cantidad que el local.

Es positivo que en los dos últimos la Lepra muestre una evolución. Antes no había entregado buenas señales, ni en el debut con Unión (1-1) de local ni en la caída con Huracán (0-1) en Parque Patricios. En el medio hubo algún indicio de mejoría en la derrota frente a Godoy Cruz por 2 a 1 que lo dejó afuera de la Copa Argentina.

No es una cuestión menor que la Lepra experimentó un crecimiento ante Olimpo y Lanús sin contar con dos futbolistas que son una fija en el equipo si se encuentran en condiciones físicas: Braian Sarmiento y Mauro Guevgeozian. Considerando sus ausencias, por lesiones, resalta aún más la superación del equipo rojinegro.

Juan Manuel Llop se inclinó desde hace algunos fechas por Braian Rivero y Joaquín Torres. Los juveniles le dieron mayor peso ofensivo al equipo, un aspecto del juego que era imprescindible corregir. Newell's encontró variantes, obviamente a pulir para que la generación sea fluida. Pero si se considera lo que la Lepra ofreció en el inicio hubo avances.

Queda por enmendar una cuestión que aparece prioritaria: la definición. Si aparte que le cuesta crear en cantidad jugadas de gol, las dilapida, se entiende que el resultado final sea negativo.

El día del estreno contra Unión, Guevgeozian igualó el partido a través de un penal. Por Copa Argentina, el único tanto en la caída con Godoy Cruz fue de Leonel Galeano en contra. Las únicas conquistas de jugada de este semestre fueron en el triunfo sobre Olimpo, por intermedio de Luis Leal y Joaquín Torres. Con Huracán, por la 2ª fecha de la Superliga, no convirtió. Y el lunes en cancha de Lanús, tampoco. Pero hasta en este aspecto negativo es posible destacar que dispuso al menos de cinco jugadas en las que pudo haber anotado.

"Ahora debemos ocuparnos más en definir las oportunidades que creamos", manifestó Llop luego del compromiso contra Lanús.

Si se repasa lo sucedido en el conurbano bonaerense, la chance que desperdició Héctor Fértoli en los primeros minutos fue determinante. Tenía en sus pies el gol, de frente al arco y sin marcas. Le entró mal y la mandó afuera. En esta clase de partidos de tanta exigencia es casi condenatorio.

Fértoli, cuyas ataques por izquierda fueron intermitentes pero interesantes, no acertó. Leal tampoco. Le faltó capacidad de resolución al portugués cuando quedó en un par de jugadas de frente al arco. Se dejó anticipar, como si todavía le faltase velocidad. A su favor, se movió bien por el frente de ataque.

Ni Fértoli ni Leal la metieron y en eso quedaron en deuda. Lo mismo Torres. El juvenil incluso no revalidó lo bueno que venía realizando y pasó desapercibido. Todo lo contrario a Víctor Figueroa. Fue el eje de las progresiones rojinegras, por momentos bien secundado por Braian Rivero. Figueroa hasta se animó con un remate de 40 metros y un tiro libre que pasó cerca, aunque en otras dos infracciones las ejecutó mal. Nada nuevo en el rojinegro que desperdicie una pelota parada. Hace un largo tiempo que no convierte de tiro libre o en un tiro de esquina.

Hay derrotas que preocupan. No es lo que pasó con Newell's en Lanús. Le demandará ante todo corregir la puntería.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario