ovacion

El Mono Burgos intenta hacer desde abajo

Germán Burgos planteó darles importancia a los juveniles y ayer les dio más cabida. Pese al dolor de la caída fueron los que más se animaron.

Martes 27 de Abril de 2021

Las cosas se pueden abordar desde distintas aristas para coincidir en el centro de un todo. Este Newell’s de Germán Burgos es la resultante de un proceso anterior que se caía a pedazos pero con una prédica propia que hasta anoche se vio avalada por los resultados, pero que no contagia entusiasmo y habrá que ver qué sucede ahora que por primera vez besa la lona, si mina la confianza que los sostenía. Y otro ángulo desde donde ver este nuevo ciclo tiene que ver con la postura que hizo pública el entrenador, de darles mucha cabida a las inferiores y minutos en cancha a quien se lo merezca, más allá de nombres y experiencias. Eso se vio mucho en La Plata, donde por necesidad y estrategia de calendario apretado, el conjunto rojinegro mostró más pibes que nunca, se produjo un debut (el del atrevido Brian Aguirre) y otros que hicieron lo suyo, como los intentos sin final de Ramiro Sordo y los de Luciano Cingolani, que sí tuvo el corolario de la red para dar esperanzas a un trámite que hasta el 2-0 parecía liquidado.

Este equipo de Burgos está tallado a partir de las inseguridades que traía con Kudelka. Por eso esa impronta del aguante, de meterse atrás, de dejar que el otro haga pero en forma tan exagerada que parece que no hay confianza para atacar, excepto cuando sube Franco Negri, o cuando lo obliga el resultado. Recién ahí muestra la agresividad necesaria y así Newell’s juega a la ruleta rusa. Le falta una parte del libreto.

Y en ese contexto, no es un contrasentido citar la importancia que les dio a los juveniles que se hicieron cargo de la estrategia colectiva y fueron en general quienes se desordenaron para atacar como pide el Mono. Lo intentó Ramiro Sordo, el elegido para ocupar la banda izquierda, siempre bien sostenido atrás por Negri. También el extremo izquierdo debutante Aguirre, que entró luego de que Cingolani fuera el más atrevido de todos y marcara el descuento que revivió a Newell’s. O la dupla Calcaterra-Sforza en el centro del mediocampo, que aún con altibajos no se amedrentó. El primero de hecho le puso un pase bárbaro al goleador para el 2-1.

Y además, quizás por el mismo mensaje de Burgos, no llenó de experimentados la geografía, ni en la parda ni en la adversidad. Entró Scocco y salió Maxi y Formica se quedó en el banco.

No alcanzó. Todo terminó en la primera derrota y hasta Burgos consoló a Cingolani cuando se consumó, dejando en claro que a los pibes les duelen más y precisan de la experiencia para sobrellevarlas. De todas formas, fue con ellos que Newell’s estuvo más cerca de otro resultado. El Newell’s de Burgos no sólo se formatea erigiendo primero un bloque abajo sino con los de abajo.

Ahora Libertad, con Pérez y ¿Cristaldo?

Newell’s no tiene tiempo para descansar, ya que así lo obliga la doble competencia. El jueves debutará de local en la Sudamericana frente al líder del grupo F, Libertad de Paraguay, y Germán Burgos dispondrá de Pablo Pérez, a quien guardó anoche para el clásico porque estaba con 4 amarillas. Habrá que ver qué pasa con Jonatan Cristado, con una contractura en el aductor.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario