Ovación

El mix canalla tuvo carácter y jerarquía para avanzar en la Copa Argentina

Central cumplió con su parte, superó por 3 a 1 al limitado Deportivo Riestra y se metió en los 16avos. de final de la Copa Argentina. Ahora espera al vencedor de River o Liniers de Bahía Blanca.

Jueves 14 de Mayo de 2015

Se suponía que Central no iba a sufrir en el estreno de Copa Argentina porque la talla del rival era inferior. Y así fue. El mix que mostró el Chacho Coudet en Junín terminó disimulando las falencias típicas de falta de rodaje. Salió del banco de pruebas sin escalas ni tiempo para hacer reajustes hacia la pista para encarar nada menos un encuentro que el que pierde sigue la competencia por TV. Los canallas terminaron imponiendo su jerarquía en la escala comparativa ante Riestra mediante la contundencia que exhibió cuando las papas quemaban. El 3 a 1 a favor le permitió estirar el invicto, instalarse en los 16avos. de este certamen y evitar nada menos que un gran papelón si se volvía sin nada.

En la mente auriazul hay objetivos claros. Pautas establecidas e innegociables. Lo que se presente para jugar lo encarará con el único propósito de ser protagonista. En el torneo local se codea con los mejores y hasta se da el lujo de mirar hacia abajo, donde está el grueso de los participantes. Mientras que encaró este nuevo desafío con el único propósito de llegar lo más lejos posible.

Y en su primer examen aprobó. Sin dar una gran nota, por cierto. Deportivo Riestra fue el rival que le impuso el destino. Le costó vulnerarlo. El estadio Eva Perón fue testigo directo de lo aguerrido que son los Malevos de Pompeya. Van a cada pelota con alma y vida. Se pueden quedar sin piernas para correr, pero mientras el corazón siga latiendo, ellos no claudicarán.

Central padeció de movida un sofocón cuando Peralta estuvo ahí de hacer saltar la banca. Y no precisamente porque el colombiano Yeimar Gómez Andrade la tocó con el antebrazo, aunque el juez no cobró penal, sino porque el capitán casi factura tras un rebote.

No parecía que eran rivales de categorías tan distintas. Eso marcaba dos cosas. O puede tener varias lecturas. Una es que el Canalla no estaba a la altura. Otra que no tenía herramientas para trabajar el partido y poder dominar. O también que Riestra tuvo un inicio de ensueño. Aunque no en vano es uno de los animadores de la Primera B. Merece tanto respeto como cualquier otro equipo. De hecho, llegó hasta acá tras pasar tres etapas.

Volviendo a la película de la Copa Argentina que se estaba rodando en el Eva Perón, hay que destacar que luego del veranito de Riestra, el Canalla empezó a hacer pie. Y comenzó a avisar que deseaba ser el protagonista principal de la tarde. Tan es así que de inmediato Niell (16’) y Yeimar (30’) hicieron temblar los palos en dos claras ocasiones.

Y a los 41’ llegó el desahogo. Walter Montoya pescó un rebote a la salida de un córner y metió un derechazo fulminante para hacer explotar de alegría a todo el pueblo auriazul y fortalecer el ánimo interno antes de ir al descanso.

El amanecer del complemento fue el ideal. Jonás Aguirre se animó y probó con pegarle al arco de Ruhl con derecha. Terminó haciendo un golazo y bajando virtualmente la cortina de las acciones. Claro que el autor intelectual del 2 a 0 fue Niell, quien aguantó la bocha y asistió al zurdo con un lujo: de taco.

Luego el encuentro fue propiedad exclusiva de los muchachos del Chacho, pese a que Sánchez descontó con clase a los 75’. Igualmente Niell clavó el 3 a 1 de penal (no hubo infracción sobre Salazar) tres minutos después como para dejar las cosas claras hasta que llegó el feliz final.

Central se quitó de encima a un hueso duro del ascenso y ahora está esperando en los 16avos. al vencedor de River o Liniers de Bahía Blanca para seguir alimentando la ilusión en esta copa. La misma que en que la edición pasada se le escurrió de las manos cuando cedió ante Huracán. Mientras tanto, sigue dando batalla en los frentes que actúa con total firmeza y gran dedicación.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS