Ovación

El Loco Houseman, wing eterno

René Houseman, uno de esos locos lindos que nunca se van a ir. No abandonó sus principios, no olvidó de dónde salió, fue un comprometido social y acompañó la lucha por los derechos humanos.

Viernes 23 de Marzo de 2018

René Houseman, uno de esos locos lindos que nunca se van a ir. No abandonó sus principios, no olvidó de dónde salió, fue un comprometido social y acompañó la lucha por los derechos humanos. "En Rosario, después de ganarle a Perú en el Mundial 78, entró Videla al vestuario. Yo estaba desnudo y le di la mano con falsedad. Sentí asco". Admiraba a las Madres y Abuelas y, siempre que podía, les daba una mano. Tenía un gran trato con Norita Cortiñas, quien cumplió 88 años ayer, el mismo día que el Loco se fue a girar a otro lado. Paradojas de la vida. En lo estrictamente futbolístico, jugó en un puñado de clubes, pero fue ídolo de Huracán, donde se consagró en el Metropolitano del 73. René metió más de 100 tantos para el quemero, un animal del gol. Y en Independiente ganó la Copa Libertadores y la Intercontinental en 1984. "René siempre estará presente en cada pase, en cada gambeta y en cada toque", dijo Menotti, DT en el máximo hito: el título mundial en 1978. Houseman nunca abandonó su pasión, el fútbol. Siempre cerca de la selección argentina (aunque sin un merecido reconocimiento), el Loco tenía un encanto especial por Messi. "Jamás te olvidaste de dónde saliste, como yo tampoco me olvidé de la villa en la que nací. Y tener eso presente es lo que hace diferente a los grandes de verdad. Mal no te está yendo, fiera. Vos divertite que nos hacés divertir. Pase lo que pase, pibe, vos ya saliste campeón", le dijo a Leo. Houseman expresó en una de sus últimas entrevistas que "la vida es como un juego de azar, te da y te quita". A él, nadie nos lo va a poder quitar. De hecho, quedará para siempre en la memoria colectiva. El último wing, el que seguramente siga desparramando defensores por otras partes. Hasta siempre, Loco.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario