Ovación

El Leeds de Bielsa, un equipo tan loco como su autor

Pese a la caída 4-3 ante Liverpool, igual fue maravilloso ver cómo el Leeds de Bielsa dio la cara mostrando un funcionamiento del bielsismo ilustrado

Domingo 13 de Septiembre de 2020

Los aduladores del resultadismo seguramente aprovecharán la hendija de esta derrota por 4-3 para tirarle tierra encima al debut del Leeds de Marcelo Bielsa en la Premier League. Son los mismos desventurados que nunca se animarán a gozar viendo un partido tan volcánico como el que planteó ayer el equipo del Loco nada menos que en la catedral de Anfield, aunque haya estado vacía. Fue un verdadero orgasmo futbolístico observar la manera en la que Leeds acomodó sus huesos para moverse en bloque, defender en la mitad de la cancha y dar la cara con un funcionamiento químicamente puro del bielsismo más ilustrado. También es verdad que con un poco más de músculo sobre el final se hubiera evitado el infantil penal que le cometió Rodrigo Moreno a Fabinho y la sensación del antibielsismo más recalcitrante se hubiera llamado a silencio. El tercero de la cuenta personal de Salah le sacó misterio al resultado, pero no invalidó la propuesta generosa que utilizó Leeds para estar a la altura del desafío que le propuso a Liverpool.

El propio Bielsa interpretó con fenomenal sencillez las coordenadas del trámite: “Nunca puedo ser feliz en la derrota, pero valoro la rebeldía que mostró el equipo para evitar que Liverpool jugara como lo hace siempre”, radiografió el ex entrenador de Newell’s.

"Nunca puedo ser feliz en la derrota" (Bielsa)

La lectura de Bielsa tiene una ligazón muy fuerte con lo que se lee en estas líneas. Es que cualquier otro equipo recién ascendido del Championship no sólo se hubiera colgado del travesaño contra Liverpool, sino que se hubiera calzado el ropaje de partenaire y buscado perder por la menor cantidad de goles posible. Aunque resulte contrafáctico, habitualmente esos tipos de experimentos entre un campeón con todas las letras como el equipo de Klopp y un ascendido terminan en estruendosas goleadas. Pero si algo demostró el Leeds de Bielsa durante su paso por el Championship y ahora en la Premier League fue distanciarse de ese camino ruinoso. El Loco forjó a un equipo sincero, moldeado a su imagen y semejanza. Capaz de procesar con sentido de resiliencia lo que significó el impacto del gol tempranero de Salah a los 3 minutos. Eso inauguró un partido que ante cada sacudón de Liverpool, Leeds respondió con un mecanismo despabilado. Así se armó un desarrollo de metegol. La crónica que generalmente no pasa por el tamiz del análisis dirá que Salah anotó tres, con dos de penal, y que Virgil van Dijk marcó el restante con un cabezazo para los rojos de Klopp. También hablará que Harrison, Bamford y Klich mantuvieron a remolque el resultado para Leeds. Pero lo que realmente merece un aplauso fue ver a Bielsa dignificar de nuevo la profesión de entrenador con un equipo avezado, que se sentó en la misma mesa que un campeonísimo como Liverpool sin pedir permiso.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS