Ovación

El Kily planea retoques y Martínez Dupuy iría junto a Gamba

Seguirían los tres centrales, pero para que sea línea de tres y no de cinco, con Martínez y Blanco más adelantados. Miño continuaría bajo los tres palos

Jueves 03 de Diciembre de 2020

Pensando en el último partido de la fase de grupos, el Kily cambiaría, pero no en la medida que muchos imaginaron. Es más, el esquema por ahí se vería tocado, pero en una mínima expresión. En principio, la línea de cinco defensores se mantendría, pero con la salvedad de que se apuntaría a que sea más de tres que de cinco. En caso contrario no tendría sentido ni sustento futbolístico el otro retoque, no menor, del medio hacia adelante, en la que posiblemente aparezca Luca Martínez Dupuy en la ofensiva, acompañando a Lucas Gamba. Esa idea, la de los dos delanteros, era otra de las posibilidades que se manejaba y es la que el técnico de Central tendría pensado llevar a la práctica. Con prácticamente los mismos nombres, el que se estaría quedando afuera en esta ocasión es el juvenil Luciano Ferreyra. Y más: en el arco, el respaldo a Marcelo Miño.

   El cambio sustancial en esta nueva versión, no confirmada por el momento (y difícilmente eso ocurra de parte del Kily), es la apuesta por dos delanteros, cosa que hasta aquí no había ocurrido nunca desde el arranque. De darse esta modificación, Gamba pasaría a moverse más por los costados, como lo hizo durante toda su carrera.

   Para ese puesto de segundo delantero el Kily cuenta con varios nombres, pero el que corre con mayores ventajas es Martínez Dupuy, quien hasta aquí cuenta con unos pocos minutos en primera división (ingresó en los dos partidos contra Godoy Cruz). De esa forma el Kily pretende que su equipo tenga mayor peso en ataque, aunque eso dependerá de la colaboración del resto del equipo, especialmente en la mitad de la cancha, espacio donde habría un reordenamiento de piezas.

   ¿Cómo es eso? Damián Martínez y Lautaro Blanco, los encargados de las bandas, deberían desdoblarse entre asistir a los tres del fondo, pero especialmente en ser sostén de los volante, donde Fabián Rinaudo y Rodrigo Villagra estarían más juntos de lo habitual. Pero eso sólo podría surtir efecto si Martínez y Blanco no quedan anclados al fondo. La idea es que no, que Laso, Novaretti y Bottinelli formen la línea de tres habitual, pero que sea eso: más línea de tres que de cinco, salvo, por supuesto, situaciones de externa necesidad.

Parti.jpg
El Kily piensa en mantener a Novaretti y Laso, también a Bottinelli.

El Kily piensa en mantener a Novaretti y Laso, también a Bottinelli.

   Con Pupi Ferreyra afuera, el que queda por reubicar es Emiliano Vecchio, aunque su función en este nuevo esquema sería similar a la que venía desarrollando, una especie de enganche, con libertad de movimientos por delante de la línea de volantes, aunque también con obligaciones en el retroceso en los momentos en los que el equipo pierda la pelota. Pasando en limpio: el Kily mantendría a los tres del fondo, pretende que los laterales trepen más que lo habitual y se la jugaría con dos puntas definidos. ¿El dibujo? Es algo de lo que no le gusta mucho hablar al técnico, pero sería una especie de 3-4-1-2.

En otro orden, la continuidad de Miño no correría peligro, al menos para el partido de mañana en el Florencio Sola. Es que después de la derrota contra River se especuló con la posibilidad del ingreso de Juan Pablo Romero, pero el Kily no estaría pensando cambiar al arquero, sabiendo que se trata de un puesto muy sensible.

   La respuesta de Miño en los dos partidos en los que le tocó atajar no fue quizá de lo mejor, aunque es atendible el dato de que son sus primeros encuentros en la máxima categoría después de aquel debut a fines de 2018, con el Patón Bauza como técnico. Es probable que en algún momento al Kily se le haya cruzado por la cabeza la idea de darle la posibilidad a Romero, pero si no ocurre nada raro, Miño seguirá bajo los tres palos.

Canchita.JPG

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS