Copa Argentina

El juego que lo puede hacer feliz

Central llega con algo más de fútbol que Gimnasia y deberá hacerlo pesar para que la consagración esté más cerca. Si se parece al de los últimos dos cotejos tendrá más chances.

Jueves 06 de Diciembre de 2018

Central tiene unos cuantos parámetros en los cuales apoyarse para saber por dónde buscar el partido de esta noche. Sabe que la historia de este semestre cuenta con los flacos rendimientos, aunque con buenos resultados, en aquellos tres primeros partidos de la Superliga, pero también con lo hecho en sus dos últimas presentaciones (se exceptúa la de Vélez, donde fue con un equipo alternativo). De poder elegir, Bauza y los suyos claramente optarían por esta última alternativa, que es la que más cerca podría poner al canalla de una victoria.

El partido de esta noche es, tanto para Central como para Gimnasia, uno de esos en los que el viejo (e inexplicable) "como sea", corre. Hoy el resultado está por encima de todo y valdrá lo mismo a través de un juego atildado que con un gol en contra en el último minuto. Pero está claro que hay cosas que puede realizar para intentar allanar los caminos.

El canalla tiene los argumentos para hacer un buen partido. No es algo que le salga de manera natural, pero los últimos antecedentes le tienden una mano. Difícilmente con el partido 0 a 0 Central entre en estado de desesperación. No está en sus genes. No obstante, cierto grado de verticalidad en el juego le permitirá marcarle la cancha a un Gimnasia al que la espera y la salida rápida de contra le genera cierto placer.

Suena contradictorio hablar de que Central pueda ser un equipo más vertical con Ortigoza manejando los hilos. Si es así, dependerá de la capacidad del equipo para acelerar en los momentos justos y, por supuesto, de las pretensiones que muestre desde el arranque.

Para eso será fundamental el desequilibrio que pueda mostrar por las bandas. En principio la mayor invitación será ir por el carril izquierdo, donde Carrizo, que viene en levantada, tendrá enfrente a un jugador como Víctor Ayala, que lejos está de sentir la marca. Así, cada vez que el Pachi pueda encararlo pelota al pie estará en condiciones de sacar ventaja. Alfonso Parot puede darle una gran mano. Entre ambos se complementaron muy bien en los últimos partidos.

Después, lo de siempre. Para Bauza será imprescindible que el equipo mantenga el orden, donde Matías Caruzzo será la voz de mando. Pero todo lo que pueda generar a través de salidas claras y buen trato de balón le servirán a Ruben y Fernando Zampedri para no tener que ser víctima de un juego en el que el pelotazo a los delanteros sea algo así como un modo de vida más que un recurso aislado.

Central jugará con fuego si se deja atrapar por la presión de jugar una final y juega de la forma en la que lo hizo en la mayoría de los partidos por esta Copa Argentina. Estará más cerca del ideal si repite lo de Estudiantes y San Martín (SJ).

Teniendo en cuenta la instancia y lo que está en juego el resultado será el que dictará sentencia. El tema es los atajos que tome el canalla para llegar a ese final feliz que tanto desea.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});