Ovación

"El jefe de árbitros es funcional al poder de AFA"

El periodista especializado en temas arbitrales Oscar Blanco califica a la gestión del director nacional, Federico Beligoy, como "deplorable", dice que los sorteos de jueces son "truchos" y denuncia irregularidades

Jueves 30 de Mayo de 2019

Oscar Blanco es abogado y periodista. Hace casi cuatro décadas que habita el universo arbitral. Es sin dudas el especialista más informado de todo lo que sucede en torno a los árbitros, por eso construye análisis implacables y quirúrgicos. Tan descarnados como despojados de cualquier interés que no sea el de desnudar las falencias y operaciones en pos de un fútbol con mayor ecuanimidad y justicia. Por eso sus comentarios son reveladores. No es casual que integre el equipo de Mariano Closs en radio Continental. Y que sea una de las voces más buscadas por las radios del interior. Razón por la cual fue durante algunos años columnista del programa “Juego de pasiones”, de La Ocho. En diálogo con Ovación no duda y sentencia. “La gestión de Beligoy (jefe de árbitros) es deplorable”, define. “Hace los deberes que les dan los dirigentes del poder”, agrega. “Era paravalanchista de Boca, por eso lo elige Angelici”, aporta. Y desgrana el ataque que recibe el Sadra de Guillermo Marconi desde la AFA definiendo: “Pezzotta es un traidor”.

Blanco resume el presente del arbitraje argentino de la siguiente forma: “Este el peor momento sin ninguna duda. Nunca vi las cosas que estoy viendo ahora. Y tengo 47 años en el periodismo y 38 dentro del mundo arbitral. Pasé por las escuelas de Coerezza, Loustau, Gneco, el primer mandato de Elizondo, luego de Scime y después otra vez Elizondo. Yo pensé que con el error de traerlo de nuevo a Elizondo, que ya había fracasado totalmente, cualquier nuevo ciclo sería mejor. Pero me equivoqué, porque la verdad es que esta gestión de Beligoy es deplorable, porque las cosas que están pasando son inadmisibles e increíbles”.

¿Han convertido a la justicia arbitral en una moneda de cambio?

Correcto. Lo que ocurre con el Sadra, que es justamente el gremio de los árbitros del interior, es tremendo, porque está siendo avasallado por el poder del fútbol para quebrar la conducción y así poder domesticarla. Esta gente quiere cooptar los sindicatos y para eso designaron como director nacional de los árbitros a Federico Beligoy, quien es el actual titular de la otra entidad sindical, las tres AAA, y con él ya tienen un doble comando funcional a los intereses sectoriales de la dirigencia. Exhibiendo así una conducción carente de ética. En la que además evidencia falencias argumentales, porque como odia a los periodistas rechaza cualquier cuestionamiento. Para él nada es motivo de crítica. Un árbitro omite un penal en una fase decisiva como ocurrió con Boca y Vélez y Beligoy dice que Espinoza dirigió bien porque sólo cometió un error. Claro, un error que pudo resultar decisivo, pero para él no reviste gravedad. Desde ese ejemplo serio hasta otros inconcebibles hay para escribir una película de terror.

Su descripción hace inexplicable la designación de Beligoy en un lugar tan importante. ¿Cómo llegó a ese cargo?

Beligoy llega porque lo eligió Daniel Angelici, al que le respondía ya desde cuando dirigía fútbol. Beligoy estaba en el paravalancha de la hinchada de Boca. Llegó por ello. Pero como hoy el presidente de Boca se ha retirado un poco de la AFA, Beligoy se ha recostado en Tapia. Y así por ahora marcha haciendo los deberes que les dan los dirigentes que componen el poder central de la AFA. Y ojo, esto es en todas las categorías, porque lo que ha pasado en el ascenso es mucho peor que en primera. Porque en la Superliga dentro de todo hay varios árbitros que tienen capacidad y son responsables y esto permite que el desastre no sea tan evidente. En el ascenso se han jugado campeonatos con un grupito de árbitros que salía de un partido, iba a otro y así daba toda una vuelta planificada según los intereses. Y para completar el panorama, sobre la marcha se aumentaron los ascensos de la B Metropolitana, porque en vez de ascender dos se dictaminó que sean cuatro directos y uno por reducido y así se favoreció a los clubes de los directivos que hacen al núcleo duro del fútbol del ascenso.

¿Un grupo de árbitros elegidos a medida?

Tal cual. Pero hecho con mucha torpeza. Y la torpeza se registra cuando un árbitro que protagoniza un escándalo por sus fallos es designado en la fecha siguiente a dirigir en una categoría superior. Pasó en un partido en Bahía Blanca entre Olimpo y Defensores de Belgrano, cuando va este señor Comesaña, que es integrante de esa troupe, y perjudica notoriamente a Olimpo. El lunes siguiente apareció Comesaña sorteado en partidos de primera división, justo en un encuentro en el que estaba River Plate. Yo justo estaba en el programa de Mariano Closs y comencé a hablar de semejante barbaridad, entonces el muchacho que cubre River le avisó a un directivo alertándolo sobre las precarias condiciones de este juez. La dirigencia de River se comunicó con la AFA y le dijo que de ninguna manera aceptaban que su equipo juegue un partido con el arbitraje de este señor que no tenía suficiente experiencia y que además venía de un escándalo. Por ello entonces se lo puso en el sorteo de otro partido, en el que finalmente no salió. Algo que resulta lógico porque los sorteos son absolutamente truchos.

¿Cómo truchos?

Sí. Había una época en el que el bolillero tenía un enganche donde la primera bolilla que se ponía quedaba directamente enganchada. Es decir que si para el primer partido la idea era que Delfino fuese el árbitro, ponían primero la bolilla de él. Después las otras dos bolillas. Y cuando giraba el bolillero sólo giraban las que pusieron segunda y tercera, ya que la primera estaba enganchada en la salida. Esto que cuento se puede ver en los videos de ese momento. Como esto se descubrió, cambiaron. Pero todavía pasan cosas. En un sorteo estaban Gimnasia y Estudiantes y otro partido. Estaban las bolillas de Pitana y otro árbitro que no recuerdo ahora. Sacan la bolilla para el clásico, pero como salió la de Pitana, Beligoy cambió el orden de los partidos. En los sorteos de la Primera B, quien los hacía era Toia, que nunca decía los números de la bolilla y anunciaba fulano para tal partido y mengano para el otro. Todo dirigido. Con cámaras que toman de lejos. Y en el interior ni hablar, porque Gustavo Bassi es presidente del departamento arbitral del Consejo Federal y también designa a un grupo de árbitros para las finales que ha hecho ascender a todos los equipos también vinculados al poder. Más todas las definiciones que ha habido y siempre con un grupo, en el que están Mastrángelo, que es de Rosario y que ahora se retiraría porque va a manejar lo de fútbol playa, Novelli, Méndez Cedro y el Lobo Medina, entre otros.

¿Entonces el problema es más grave y transversal?

Y obsceno. No hace mucho por el reducido del Nacional B, Barraza cobró un penal en Mendoza a favor de Independiente Rivadavia en contra de Nueva Chicago que fue vergonzoso, pero el presidente de Chicago y vocero de Tapia, Daniel Ferreiro, en su afán por defender a Barraza, dijo que no importaba porque “el año pasado nos salvó del descenso porque no le dio un penal a Ferro”. A confesión de partes, relevo de pruebas.

¿La avanzada sobre el Sadra es para desarticular el gremio o para desalojar a Marconi?

Para correr a Marconi. No hay dudas de que Marconi tiene una forma muy particular de conducir, es personalista, pero también es cierto que hoy gracias a ese gremio los árbitros del interior pudieron dirigir, porque era inadmisible que alguien del interior estuviera obligado a venir a Buenos Aires para poder ser árbitro. Si el Sadra no hubiese existido, Pitana quizás nunca hubiese sido uno de los mejores árbitros considerados por Fifa y estaría aún en Misiones. Pero el problema es de poder, porque Pablo Toviggino, secretario ejecutivo de la presidencia de AFA y presidente del Consejo Federal, tiene un enfrentamiento muy grande con Marconi. Por eso intentó vaciarle el gremio, lo que aún no logró, porque se han ido entre 150 y 200 árbitros del Sadra y en la última elección del sindicato votaron 5.600. Si los afiliados hubiesen estado en desacuerdo con la conducción no hubiesen elegido a Marconi. Y digo más, porque algunos de los que ahora renunciaron al Sadra, como Trucco y Espinoza, aceptaron formar parte de esa comisión directiva del gremio en diciembre. El tema es que ahora renunciaron presionados porque si no lo hacían les advirtieron que no serían designados para dirigir. Y esto fue encabezado por Pezzotta y Baliño, a quien ya le han prometido que a fin de año vuelve a ser internacional.

Pero Pezzotta ya no dirige. ¿Cuál es su papel?

El de traidor. Porque Pezzotta jugó en todo esto un rol preponderante, porque puede estar en desacuerdo con Marconi, lo que no debería es proceder con esta ingratitud porque fue Marconi quien le salvó la carrera con el affaire de Rocamora en Montevideo. Pero ahora tras cobrar el sueldo sin dirigir por dos años por su problema físico, lo han hecho empleado del Consejo Federal. Y supuestamente será quien va a conducir a estos árbitros denominados independientes que se fueron del Sadra. Entonces Beligoy y Pezzotta dirigirán a un sector del arbitraje siendo empleados de la AFA. No obstante el Sadra ya hizo presentaciones judiciales para defenderse.

Por lo que describe el futuro no es alentador en cuanto a la ecuanimidad de los árbitrajes.

Hay que esperar octubre. Avizoro que pueden producirse cambios estructurales vinculados también a cómo queda el escenario de la política nacional. Y no me refiero al presidente de la AFA, quien sin dudas debe cumplir su mandato, pero sí en cuanto a su entorno, a la conformación del poder y también al futuro de la Superliga como tal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario