Ovación

El Indiecito no se pudo sostener

Las derrotas en los clásicos y la eliminación en la Champions bajaron a Santiago Solari de la cima que representa dirigir a Real Madrid. En su reemplazo eligieron a Zinedine Zidane.

Martes 12 de Marzo de 2019

Real Madrid no da tiempos. A nadie. Y no alcanza la conquista de un título. Es un grande del fútbol mundial, sino el más grande. Y la cosecha de resultados es determinante. Guste o no, cuenta más que el juego. Cómo será que al rosarino Santiago Solari de poco le sirvió su pasado ganador como jugador merengue, tampoco haber conquistado el logro máximo de campeón del Mundial de Clubes, aunque para los europeos no tiene más valor que la Champions. Lo difícil en este tipo de instituciones no es llegar, sino mantenerse en la cima y el Indiecito no se pudo sostener. Los vientos lo hicieron caer en picada en apenas lo que va de este 2019 por culpa de dos clásicos perdidos contra Barcelona, en semifinales de la Copa del Rey, la eliminación en su propia casa blanca goleado por Ajax de Holanda y un tercer puesto en la liga española en el que hasta corre peligro de clasificar a la Liga de Campeones, porque del título ni hablar. Un combo más que suficiente para que el presidente Florentino Pérez definiera el cambio cantado, afuera para el regreso de Zinedine Zidane.

No cualquiera podía reemplazar así nomás al rosarino nacido en Renato Cesarini, que se hizo grande de la mano de una familia futbolera, su padre Eduardo y su tío Jorge Raúl, y por condiciones propias se hizo merecedor de las camisetas de River, la selección argentina, Atlético de Madrid, el mismísimo Real Madrid en tiempos que también conquistó títulos y que hasta compartió campos de juego con quien ayer lo reemplazó en la dirección técnica.

No tuvo demasiado tiempo para hacerse grande como entrenador, claro que tampoco llegó sostenido por una gran experiencia al frente de grandes futbolistas a nivel mundial.

Tal vez por eso, más los resultados adversos clave, su estadía al frente del equipo blanco duró apenas 133 días. Desde aquel 29 de octubre en el que fue nombrado como sucesor de Julen Lopetegui (tras perder 5-1 el derby con Barcelona), aquel que llegó en paracaídas a Madrid dejando la selección española a días del debut en el Mundial de Rusia 2018, cuando había que reemplazar de forma urgente al renunciante Zidane.

El mismo Zizou que ayer le dijo sí al desesperado pedido de Florentino Pérez para que volviera tras 9 meses en lo que fue un parto para el Madrid.

"No obtuvimos los resultados deseados, por eso ponemos en marcha la reacción. Le agradezco a Solari su dedicación, profesionalidad y lealtad al club, que es su casa. Forma parte del Madrid por méritos propios y deseamos que siga unido al club si así lo desea", dijo el titular de la institución al referirse al destituido DT argentino. Pero, difícilmente se repetirá la chance de volver al plano mayor. Al menos si no realiza un recorrido exitoso que le otorgue condecoraciones para no ser un prometedor Indiecito.

Aquel que encontró con un 4 a 1 sobre Al Ain de Emiratos Arabes (que había vencido a River), el 22 de diciembre, una gran plataforma de despegue. Sin embargo, jugar clásicos y no ganarlos golpea fuerte. Y mucho si son eliminatorios como los de la Copa del Rey, en los que le sacó un empate de visitante a Barcelona pero en la revancha se comió un 3-0 en el Bernabeu. Y como encima por la liga unos días después también puso la cabeza de local, con un 0-1 que lo dejó a inalcanzables 12 puntos de la punta, ya casi no dejaba lugar a dudas de que se venía el final.

El que llegó con la eliminación en 8º de final de la Champions a manos de Ajax con un 4-1 en el estadio merengue. Encima, le alcanzaba hasta un empate para seguir en carrera.

Se sabía que nada le alcanzaría al rosarino para seguir como conductor. Ni el 4-1 del triunfo sobre Valladolid de visitante. Ni el haber promocionado jugadores de la cantera. Ni el prescindir de algunos jugadores que tampoco tendrían cabida con Zidane.

Así se terminó el proyecto interino del Indiecito que arrancó con buenos resultados, continuó días después con un contrato hasta junio de 2021 que en el Viejo Continente tampoco se respeta. Podría seguir en las filas blancas, a la sombra de Zidane y esperando otra chance que es poco probable se le vuelva a presentar. Es que pasó el tiempo de SS (Santiago Solari) y se viene el de ZZ (Zinedine Zidane), con mucho para revertir aunque con el 2020 en el objetivo, mientras el clásico rival lo mirará desde lo alto, con conquistas y de la mano del ahora único rosarino de la élite del fútbol mundial, Lionel Messi.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});