Ovación

El hombre sin límites

Emanuel Ginóbili anotó 26 puntos ante Portland y agiganta su leyenda de héroe indiscutido del público argentino

Martes 09 de Enero de 2018

Habrá que ser justos y reconocer que en un país (Argentina) acostumbrado a buscar el costado negativo de todo, Emanuel Ginóbili gozó durante su carrera de una mirada contemplativa ante sus pocos tropiezos y una, si se quiere, lógica exaltación de sus éxitos.

El tipo se pegó varios faltazos en torneos importantes de la selección y las críticas nunca arreciaron, mientras que fue común leer "notable aporte de Manu" para un partido con 6 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias. Imposible negarlo, Ginóbili es uno de los preferidos, de los intocables. Es el pibe bueno que llega a desafiar a los héroes bravucones que suele fabricar el fútbol, pulso al que se mueve el corazón de un país que incluso encuentra la forma de criticar a Messi.

Pero claro, algo hizo y hace Ginóbili para ganarse semejante cariño, respeto e idolatría ante un público siempre eufórico y desmedido. La medalla de oro y los títulos NBA inclinan a su favor una balanza imposible de equilibrar. Pero le suma el intangible buen comportamiento fuera del rectángulo y las declaraciones siempre políticamente correctas pero a la vez sinceras.

Y en la cancha, minuto a minuto, hace que haya que agradecer haber sido contemporáneo de esta leyenda. A los 40 está jugando su mejor temporada en quizás los últimos cinco años y emparcha de la mejor manera para los Spurs el agujero que les deja la ausencia en la rotación de Kawhi Leonard, otra vez lesionado.

Tras anotar 21 tantos frente a Phoenix, en la que era su mejor performance de la temporada, se despachó con 26 ante Portland en la derrota 111 a 110 del domingo. Sólo Michael Jordan, Kareem Abdul Jabbar y Robert Parish anotaron más de 20 puntos en dos partidos seguidos a los 40 años como Manu y las estadísticas lo ponen en un grupo selecto de estrellas. Y el cariño y respeto no es sólo albiceleste, porque la campaña marketinera para meterlo en el Juego de las Estrellas de Los Ángeles tiene éxito a nivel mundial.

Ginóbili no tiene límites pero tampoco secretos, porque explica que su preparación para la temporada fueron largas vacaciones sin hacer nada y admite contrariamente al librito de muchos preparadores físicos que ya no "estira" los músculos ni se sumerge en hielo tras los partidos como el resto de sus compañeros en la NBA.

Manu, junto a su primo Paulo Maccari, armaron una dieta en la que desaparecieron los endulzantes, las harinas y los cereales. Cuentan que esa es una de las claves para comenzar a evitar las lesiones musculares que lo aquejaban años atrás.

Pero también lo cuidan todos. Manu está viajando a los partidos muchas veces con la familia y ya se sabe que el entrenador Gregg Popovich lo quiere sano para los playoffs y no lo pone cuando juegan en días consecutivos (por eso no estuvo anoche ante Sacramento). Y tanto el entrenador como sus compañeros hablan de la fuente de la juventud y del "grandpa juice" (jugo de abuelo) como la fórmula que los guía en esta campaña. A los 40, Ginóbili desafía sus propios límites una vez más. Y muestra por qué se ganó la estatura de ídolo indiscutido.

David Ferrara

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario