Ovación

"El hincha es cómplice de la crisis del fútbol"

Pablo Alabarces , 56 años, dicta un seminario de Cultura Popular en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UBA, es investigador del Conicet y doctor en sociología en la Universidad de Brigton (Inglaterra). Además escribió varios libros sobre el universo del fútbol.

Miércoles 11 de Julio de 2018

¿Por qué al técnico alemán (Joachim Löw), que perdió en primera ronda, le renovaron el contrato y a Sampaoli los mismos que lo contrataron parece que no saben cómo sacárselo de encima?

Por pura coherencia de ambas partes. Alemania tuvo unos 10 técnicos en 90 años y Argentina tuvo 9 en sólo 10. Mientras Alemania sostiene un proceso, Argentina tiene que alterarlo completamente y eso que a Sampaoli no le fue peor que a Löw. Sucede que la posible expulsión del técnico argentino, a quien no puedo respetar intelectualmente después de que escribió un libro donde dice que no escribe ni lee y desprecia la planificación, no tiene que ver sólo con cuestiones futbolísticas sino con internas de poder en AFA. A la muerte de Grondona se desató una feroz interna política y sobre ese caos, plagado de intereses personales y políticos, se da esta crisis. Para mí Daniel Angelici es Macri, un operador del poder, y no hablo de Tapia, que es irrelevante, el poder es Angelici. La diferencia con Grondona es que acumulaba tanto poder que condicionaba al poder político y hoy es al revés. Grondona le impuso un tipo como Araujo al kirchnerismo porque tenía poder suficiente aunque el gobierno era quien ponía la plata. Otro ejemplo es el de 1986, cuando Alfonsín mandó al subsecretario de deportes, Osvaldo Otero, a echar a Bilardo y Grondona lo frenó y le dijo: "Dedicate al rugby que vos de fútbol no sabés nada".

Usted propuso en las redes a los futboleros que fueran a AFA a pedir "que se vayan todos". ¿Fue en serio?

Sí, porque las gestiones de las últimas décadas sumaron al fútbol argentino corrupción y violencia, además de malos desempeños deportivos. Por menos de eso se pide la renuncia del presidente de una cooperadora. Y el hincha es cómplice de esta crisis del fútbol, está capturado en el lenguaje del periodismo deportivo: reproduce violencia, soberbia, machismo, homofobia, triunfalismo y tolera la corrupción de los dirigentes. Si a la mayoría del público argentino le gusta ese periodismo deportivo como el de Vignolo, que encima no cuestiona nunca al poder, estamos en problemas. Pero además, los hechos de violencia en Rusia fueron en su mayoría protagonizados por argentinos, no barrabravas que teóricamente tenían el ingreso prohibido a Rusia. Si lo fueron, estamos hablando de una mala política de seguridad de Patricia Bullrich.

¿Qué lectura hace sobre la ausencia de equipos latinoamericanos en la fase decisiva del Mundial?

Llegaron cuatro equipos europeos, con mucha cultura inmigrante y donde ha crecido la extrema derecha. Países que rechazan a los inmigrantes pero sin ellos no tendrían ni buenos jugadores ni trabajadores no calificados. Ahora bien, también podrían haber llegado Uruguay y Brasil, que no fueron menos que Francia y Bélgica, y Perú jugó mejor que Argentina y se fue en primera ronda. Para mí es una discusión de fútbol, no de sociología. Es cierto que el fútbol latinoamericano es desorganizado, caótico y corrupto, pero también es cierto que está obligado a vender a sus jugadores apenas cumplen 15 años. Inglaterra juega con todos los de la liga local porque es económicamente poderosa y eso le permite retener jugadores. En cambio, los de acá son muy buenos pero deben exportarlos. Europa los compra baratos y los hace estrellas.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});