Ovación

El Gringo Heinze valoró la gran campaña del Newell's del Tata Martino

Gabriel Heinze es un futbolista de elite, de notable jerarquía internacional y con un currículum envidiable para cualquier jugador, pero por sobre todas las cosas es una persona que da gusto escuchar.

Domingo 16 de Diciembre de 2012

Gabriel Heinze es un futbolista de elite, de notable jerarquía internacional y con un currículum envidiable para cualquier jugador, pero por sobre todas las cosas es una persona que da gusto escuchar. Dice lo que piensa con una naturalidad apabullante. No es de dialogar mucho con la prensa, al contrario, pero cuando acepta el contacto mediático no pone límites, responde sin rodeos todas las preguntas y lo hace con ganas, respeto y mucha pasión en sus palabras. Así, no sólo vale la pena verlo jugar, sino también detenerse en su visión del fútbol. Sin dudas, el Gringo es una incorporación enorme no sólo para Newell's, sino para todo el fútbol argentino. Pero su aporte de calidad excede los límites del campo de juego. Aquí un Heinze auténtico, en estado puro, que vale la pena prestarle atención, porque más allá de coincidir o no, lo importante es que sus respuestas disparan pensamientos.

"Yo soy futbolero amateur y me gusta disfrutar del folclore del fútbol. Pero mientras sea futbolista me alejo de eso y lo voy a disfrutar recién cuando me retire. Para mí lo más lindo del mundo es ir a la cancha caminando y entrar al estadio, cuando lo pude hacer, claro. De futbolista eso no se disfruta. Y sé que lo más lindo del fútbol es la gente, los hinchas, el verdadero hincha, el que depende de un resultado para estar bien en la semana", confió Heinze con claridad meridiana.

Antes de comenzar sus vacaciones el Gringo habló de todo. El torneo que tuvo a Newell's como protagonista, lo que significa tener que jugar la Libertadores, la importancia de contar con un técnico como Martino, el afecto de los hinchas, los clásicos de verano, lo que más disfruta de ser jugador y lo que lo estresa. Además explicó que volvió a Newell's no como una obligación, sino por sentimiento. También tuvo un párrafo para Lionel Messi, Diego Maradora y Marcelo Bielsa. Una charla imperdible.

—¿Disfrutaste de tu vuelta a Newell's?

—Completamente, al ciento por ciento. Pero gracias a mis compañeros que me dieron el lugar y se comportaron de una manera bárbara, al entrenador que confió en mí y a la gente que me recibió con gran afecto. Si vos unís todas estas cosas te diría que es la vuelta ideal. El regreso perfecto que puede tener un jugador de fútbol, más no puedo pedir.

—Dijo Martino que que se les escapó el campeonato, ¿sentís lo mismo?

—No sé si se escapó, pero lo perdimos porque tuvimos posibilidades de seguir arriba y no lo hicimos. Pero creo que fue por nosotros mismos, no porque hubo otro. Es una lástima porque estábamos muy bien y tenemos un gran potencial, pero en el fútbol estas cosas pasan.

—¿Qué sensaciones te dejó tu primer torneo desde que regresaste a Newell's?

—Las sensaciones personales y grupales son muy buenas por muchas cosas. Seguro que hubo un objetivo inicial y trascurriendo el tiempo nos pusimos en otro escenario. El fútbol te puso en otro lugar que era pelear el campeonato y no se dio. Pero hay muchas cosas positivas que hay que remarcar y resaltar.

—En las últimas fechas no pudiste estar por lesión, ¿de afuera se sufre más?

—Seguro. A mí me gusta estar siempre en las batallas. Me gusta estar adentro y no afuera. Si pierdo, pierdo adentro. Pero las lesiones son parte de nuestra profesión y llegan siempre en un momento donde no se las espera. Me sentía muy bien. Es parte de lo feo de esta profesión y hay que aceptarlas.

—¿En lo personal jugar la Copa significa algo especial, te motiva más?

—Sinceramente no me motiva, ni fue un objetivo mío. Es una Copa más y voy a descubrir una competencia importante y más jugando con la camiseta del club donde naciste y lo querés. Pasa por ahí la alegría, pero tampoco era el objetivo que uno se había planteado. El objetivo estaba claro cuando llegué y después el equipo nos puso en otro lugar. De la Copa posiblemente más adelante podré decir otra cosa y estaré hablando más como hincha que como jugador y estará todo bárbaro. Las Copas tienen una ilusión muy corta. Primero está la fase de grupos y la ilusión es grande si salen las cosas bien, si no la tristeza es proporcional. Es distinto a lo que es un campeonato local.

—¿Cuánto le aporta al grupo que siga Martino?

—Para mí que se quede habla muy bien de él como entrenador y como persona. Esto acompaña la decisión que tomó uno también de venir. Apoya la decisión de los que volvimos a jugar para sacar esto adelante. Habla maravillas de su persona. Para los jóvenes es algo fantástico y ojalá que tengan la capacidad de aprender todo lo que el Tata enseña. Si sos inteligente lo tomás. Esto es muy bueno también para una institución como Newell's. Creo que hoy el presidente se estará tomando un champán. Tiene que estar más que tranquilo porque el técnico es una persona que garantiza trabajo, respeto y enseñanza.

—¿Qué significa para el grupo que el técnico siempre valore al plantel por el compromiso para plasmar su idea de juego?

—Que el técnico hable de cosas grupales antes que personales habla de una gran persona y un gran profesional. En este medio que es el fútbol considero y sé que hay muy pocas, contadas con los dedos de una mano, las personas que obren así o vayan por ese camino. Y como grupo estoy orgulloso de que le hayamos respondido al Tata.

—Sos optimista en que vuelva algún otro jugador surgido en el club. ¿Llamarías a un amigo para convencerlo de regresar?

—Nunca llamaré a un amigo para que venga a ser parte de esto. A mí me pasó y en un momento dije que no, hasta que dije que sí porque me vino de adentro. Acá hay algo que te tiene que tocar para tomar una decisión. Posiblemente el 90 ó 100 por ciento de la gente no lo entienda y piense que uno como jugador ya hizo todo, tiene millones y tiene la obligación de venir. Pero acá no hay obligación de venir. El que cree eso está equivocado. Acá uno vuelve cuando lo siente. Yo hace algunos años dije que no volvía más al fútbol argentino o a Newell's. ¿Por qué tengo que volver a Newell's? Pero llegó un momento que sentí que tenía que volver. Ojalá lo sientan otros. Por supuesto que si me llama algún amigo le contaré cosas positivas. Pero para venir a un club hay que sentirlo y más como es Newell's, porque esta es una ciudad muy futbolera y tenés que venir al ciento por ciento. Ante los hinchas podés pasar de ídolo a villano en dos minutos. Por eso tenés que venir con muchas ganas.

—¿Esperabas tan rápido el afecto de la gente?

—Es una alegría y le agradezco al hincha el cariño que me está dando, ojalá que le siga respondiendo dentro de la cancha. El cariño que yo le puedo dar a la gente no es firmando autógrafos, sino rindiendo y dejando todo en cada partido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario