Ovación

El granito de arena

Los presidentes leproso y canalla, Bermúdez y Broglia, con el ministro Pullaro, aportaron a la causa de un clásico en paz.

Viernes 08 de Diciembre de 2017

"Lo más terrible se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida", cantaba Silvio Rodríguez, algo así como que es mucho más fácil destruir que construir, pero claro que vale la pena intentarlo. Y en el caso del clásico rosarino, donde una pequeña frase o actitud fuera de lugar puede generar un efecto dominó del que siempre es difícil volver, los gestos de los grandes protagonistas de Central y Newell's suman muchísimo para crear un clima de convivencia, en el cual se hace más fácil la tolerancia y aguantar luego las vicisitudes de un resultado. El miércoles fueron los técnicos Leonardo Fernández y Juan Manuel Llop los que dieron el ejemplo. Ayer los presidentes Raúl Broglia y Eduardo Bermúdez por un lado, y los capitanes Paulo Ferrari y Luciano Pocrnjic por el otro. Bien por ellos.


Leo y el Chocho se sentaron sin problemas a la mesa de una parrilla céntrica con Ovación. Nada de misterios, nada de escondidas. Ellos saben la responsabilidad social que les compete. Mucho más Broglia y Bermúdez, por supuesto. Y, dentro de la cancha, nadie más que los que lucen la cinta como los veteranos defensor canalla y arquero leproso (ver página 3).

En el caso de los que están a la cabeza de los clubes, en el clásico pasado los juntó Ovación. Ayer Bermúdez y Broglia acudieron muy bien predispuestos a la convocatoria del ministerio de seguridad provincial. El lema, tradicional, fue "por un clásico sin violencia. Pero ellos fueron por más. "Es es una fiesta", dijo el titular de Newell's. "Los presidentes siempre nos llevamos muy bien", aclaró Broglia.

"Hay que terminar con eso de que somos enemigos. Somos rivales. No hay ningún problema. Y estamos preparados para el domingo y ellos también", remarcó Bermúdez, que fue el que debió dar una respuesta por aquellas inoportunas declaraciones de Brian Sarmiento sobre Fernando Zampedri, diciendo que no lo conocía. "A Sarmiento lo reto todos los días", dijo en tono paternalista, "pero esta vez no lo escuché. A veces hay que pararlo un poquito, pero es un gran pibe y lo hace para el folclore de Rosario". Igual no se hizo el distraído para decir que ese tipo de declaraciones "fueron inoportunas, fuera de lugar. El no mide a veces lo que declara pero también siempre dice que tiene amigos y familiares que son de Central".

Broglia no habló del tema en particular pero sí del general y dijo que al clásico hay que cuidarlo. "Cuando hay violencia me pongo mal, porque el clásico es conocido en todos lados y debe servir para potenciar la ciudad en muchos aspectos. Por eso ojalá sigan siempre en paz", apuntó.

Aunque pueda pensarse que el encuentro de ayer entre los presidentes de los clubes fue "para la gilada", como posteó un lector en facebook sobre la nota publicada en la web, el intento vale, el compromiso de juntarse y del abrazo para la foto sirve hacia afuera. Como Leo y el Chocho, como Lucho y el Loncho, como los que organizan los clásicos en la previa en Tiro Suizo o Empalme Graneros y todos en sus calles lo viven mezclados.

Siempre valen estos gestos, porque por reiterativos crean hábitos, que en estos casos son de los buenos. Rosario se apresta a vivir su clásico, su fiesta cultural deportiva por excelencia y los días previos siempre son importantísimos porque crean clima. Aplausos entonces para quienes desde su rol aportan su granito de arena para que sea en paz.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});