Rusia 2018

El "gracias" que valió como un gol

Tras la eliminación, la selección nipona dejó el vestuario pulcro y un cartel de agradecimiento escrito en ruso.

Miércoles 04 de Julio de 2018

"Gracias". Eso se leyó en el papel que dejó la selección de Japón antes de abandonar el vestuario del estadio Rostov Arena, en Rusia. Y el pequeño gesto, escrito en ruso, fue una de las notas más viralizadas ayer en torno al Mundial. Se lo calificó de "gran lección" en medio de la derrota, de una "muestra de civismo" y también de actitud "ejemplar".

Y no fue todo. Tanto el plantel como el cuerpo técnico dejaron el lugar más pulcro que un quirófano: no parecía que hubieran pasado por ahí los jugadores que se habían enfrentado contra Bélgica. Los japoneses devolvieron las cosas como las encontraron, o mejor, y no se olvidaron de agradecer. Una actitud a tono con la hinchada que viajó a Rusia para alentar al equipo capitaneado por Makoto Hasebe y que desde el primer juego limpió sus asientos al terminar cada encuentro. Hechos atípicos en el mundo del fútbol (y en otros mundos también) y por eso mismo toda una noticia.

Japón quedó más cerca que nunca de avanzar a los cuartos de final de la Copa del Mundo y la forma en que se vio privado de un logro que se le ha negado siempre fue por demás dolorosa para el técnico Akira Nishino, quien al terminar el partido dijo: "Estoy destrozado".

Había llegado el lunes al encuentro de octavos como punt o víctima, pero contra todo pronósticos tomó la ventaja en el segundo tiempo con un par de golazos. Los belgas debieron esforzarse para conseguir una remontada memorable. Finalmente, sobre la hora, se impuso el equipo europeo por 3-2 y selló su pase a la ronda de las ocho mejores selecciones del Mundial.

Los japoneses, tras el silbatazo final, se arrodillaron o quedaron tendidos sobre el césped. Casi todos lloraron. Saludaron a los hinchas, hablaron con los periodistas. Pero quedaron tan conmocionados por la derrota que permanecieron de pie y sin hacer nada en el vestuario.

"Tuve que decirles que se ducharan", relató Nishino. Y a pesar del clima de duelo, dejaron rastros de una actitud a imitar. Simplemente un gracias.

Acá también hay quienes lo hacen

Cuando el equipo nipón dejó el vestuario impecable no fueron pocos los que se acordaron de que en Argentina hay clubes que dejan relucientes los vestuarios visitantes tras cada partido: todas las inferiores de Newell's y la primera de Talleres de Córdoba.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario