Ovación

El futuro ya llegó a Los Jaguares

Emiliano Boffelli es parte de la sangre nueva del equipo que afrontará el Súper Rugby. Cuenta su presente y se anima a soñar.

Lunes 18 de Enero de 2016

Emiliano Boffelli es parte de la sangre nueva del plantel de los Jaguares, de hecho es el jugador más chico. El sábado pasado recién cumplió 21 años y lo festejó con sus amigos con un asado en Duendes, su club, aprovechando el alto del fin de semana en la pretemporada que realiza el seleccionado argentino de cara a su participación en el Súper Rugby.
  Tras un 2015 simplemente inolvidable para él, ya que disputó su tercer Mundial Juvenil, integró el equipo de Pampas XV que se consagró campeón de la Pacific Cup y de yapa debutó en Los Pumas jugando ante Barbarians FC, el 2016 arrancó para el polifuncional tres cuartos con una dura puesta a punto. Es que este joven tres cuartos está ante una posibilidad que muy pocos jugadores pueden cumplir, que es disputar nada menos que el hipercompetitivo Súper Rugby, algo así como la NBA del rugby. “Te voy a ser sincero: nunca me preparé así en una pretemporada..., nunca me entrené como lo estoy haciendo ahora”, confesó el back, quien agregó: “Creo que este es el momento justo de dar el salto físico y rugbístico”.
  Al referirse al trabajo que viene realizando con el equipo, el menor de los Boffelli destacó que hasta ahora “estuvo todo muy enfocado al tema físico, pero lo bueno es que también fue con pelota en mano, por lo que ajustar las destrezas se hizo más divertido. Creo que esta semana vamos a trabajar más lo que es el sistema de juego, el plan a seguir”, contó.
  —Particularmente, ¿cómo te sentiste en estas dos semanas?
  —Para ser honesto estoy disfrutando mucho de todo, de los días de entrenamiento, de los jugadores que tengo a mi lado y de los entrenadores. Y lo disfruto mucho porque es lo que realmente me gusta hacer. No veía la hora de empezar... por fin arrancó la pretemporada.
  —Van a jugar un torneo que es completamente distinto a cualquier otro.
  —Exactamente... por lo que vemos por televisión es todo muy dinámico y durísimo a la vez. La velocidad es tremenda por lo que todo lo que hacemos (hasta tomar agua) lo hacemos corriendo, sin parar. Es todo un método para meternos una costumbre, ya que los partidos van a ser así... constantemente vamos a pasar rápido de atacar a defender y viceversa. Por eso es que estamos trabajando en ese cambio para que no nos sorprenda tanto, sobre todo en los primeros partidos.
  —Tienen una gran ventaja que es que el equipo en su gran mayoría ya se conoce.
  —La gran mayoría ya nos conocemos de antes, entonces no tenés una adaptación tan grande como cuando integrás otros conjuntos. Creo que ya somos un equipo, no necesitamos adaptación pero está bueno que nos sigamos conociendo aún más.
  —¿Ya te imaginás jugando?
  —Espero poder tener mi chance en algún momento y jugar. El torneo va a ser largo y duro por los viajes, pero creo que está bien armado para que no se sientan tanto.
  —¿Cómo está el grupo?
  —Nos estamos preparando de la mejor manera, acorde a lo que se nos viene. Tenemos una cierta idea de a lo que vamos a enfrentar, pero hasta que eso pase no queremos hablar de más. Todos los equipos son duros.... nosotros esperamos estar a la altura.
  —¿Esa incertidumbre te genera una adrenalina extra?
  —Ni hablar. Eran muchas las ganas de empezar a entrenar y ni te cuento de las ganas de empezar a jugar. Esa adrenalina con el correr de los partidos se nos va a ir pasando, por eso quiero que arranque cuanto antes el torneo.

Un crack que no se olvida de su origen verdinegro

Emiliano es el menor de cuatro hermanos varones y, a diferencia de estos, es el único que es back; los otros tres, Camilo, Simón y Máximo, fueron forwards. Todos jugaron con la verdinegra. Al referirse a Duendes, destacó: “Para mí es todo. Uno no llega a los lugares donde llega si no fuese por el club, que es el que te da todas las herramientas y te apoya. Ahora viene un desafío muy grande con el Nacional de Clubes y saber que no voy a jugarlo me produce una sensación rara... ya estoy empezando a extrañarlo”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario