Ovación

"El fútbol no es todo, hay cosas en la vida que son mucho más importantes"

Martes 05 de Diciembre de 2017


¿El fútbol ayuda a superar los dolores más tremendos?
Colabora, pero hay dolores que se quedan a vivir, como en mi caso la pérdida de un hijo. Los amigos y la familia son vitales para sobrellevarlo. El fútbol colabora porque libera mi mente, ir a Central todos los días hacen una rutina recreativa, como el estar con los jugadores adolescentes.
Cuando nace un hijo la vida propia pasa a segundo plano. ¿Cuando se pierde qué cambia en uno?
Es tremendo. No obstante siento que Sofía vino a darme un mensaje. Me queda Bauti quien empuja a levantarme y no caer, y la unidad de la familia más los grandes amigos hacen el resto.
Los testimonios ayudan a revisar comportamientos, porque abundan los casos donde los adultos le inculcan a sus hijos esa mala costumbre de que un club es lo más importante en la vida. Y sin embargo hay cosas mucho más trascendente que el fútbol.
Sin dudas. Es así. Te mentiría si dijera que el fútbol no ocupa una parte en mi vida, pero jamás la que ocupa un hijo o una hija. Creo que muchas veces los padres en el afán de querer sobreponernos a una frustración personal, le transferimos una obligación a los hijos. Con el mío hago lo inverso, trato de que disfrute lo que hace, que elija lo que tiene ganas de hacer, lo apoyo en eso, y le gusta jugar al fútbol. Lo llevo, lo acompaño, pero no le exijo. Tiene diez años y debe disfrutar. Lo que sí le pido es que sea responsable y solidario con sus compañeros. Por eso cuando vamos a la cancha le hablo, más porque ve que los hinchas me saludan y recuerdan. Es más, tengo más reconocimiento ahora que cuando jugaba. Y él me pregunta, porque es canallón hasta la médula. Imaginate que es lo único que me queda en mi vida, junto a mi familia y amigos. Por eso me duele que algunos piensen que por mi deseo de dirigir primera quiero que le vaya mal al club, cómo voy a querer eso si me pone feliz ir a la cancha con mi hijo a ver a Central.
¿Cómo hacés para dosificar ese comportamiento de hincha en tu hijo?
No es sencillo, pero con la mamá le hablamos. Apelamos al raciocinio, más mi esposa, porque yo entiendo lo que siente Bauti.
¿Pese a todo sos feliz?
Sí, pero me falta algo, y sé que no la voy a volver a tener, pero hay que seguir. Es como que medio cuerpo no lo siento. Sé que es difícil explicarlo porque yo no lo podía dimensionar cuando le sucedía a los demás, pero ahora entiendo y siento lo inconmensurable que es el dolor. Pero lo asumo con una paz enorme.
Cuando sucede esto hay acercamiento o ruptura con la religión. ¿Cómo es en vos?
Ni una cosa ni la otra. Cuando tengo ganas voy a verla, me hace bien hablar con ella, pienso todo el día en ella, y este es un momento donde mi hijo también pregunta mucho al respecto, y con mi esposa siempre le dijimos la realidad, y ahora estamos en el camino de ayudarlo a comprender lo que antes por una cuestión de edad no entendía. Porque nosotros perdimos una hija pero él perdió a su hermana.
¿La terapia sirve?
No lo sé, porque no hago terapia, hago reiki. Y me ayuda mucho. Encontré cosas impensadas, porque yo descreía de todo. Y en eso también me cambió mi hija. De entender la discapacidad y de la importancia de comprender la ayuda que se necesita para romper con tanto maltrato e indiferencia que padecen. Dejas de mirar tanto para adentro y comenzás a mirar para afuera, y ocuparte un poco por los demás. Como así a estudiar qué sucedió, los porqué, más cuando estaba todo bien y de repente apareció esa distrofia muscular por déficit de merosina, que no supimos si fue provocado por una cuestión genética o por un virus intrahospitalario cuando tuvo que ser internada por otro tema. Es una duda que aún perdura.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});