Superliga

El fútbol argentino da pena

La hipocresía y la conveniencia vaciaron de competitividad a un deporte que todavía genera pasión

Martes 09 de Octubre de 2018

Es un hábito justificar el error propio proyectando la responsabilidad en el otro. En el fútbol ese rasgo de la impericia no asumida asoma con total nitidez. O muchas veces es el camuflaje que se utiliza para evitar los tan renombrados costos políticos o deportivos. Y así sacar provecho.

Guillermo Barros Schelotto responsabiliza a los líneas asistentes de la derrota temporal de su Boca. Eduardo Coudet lo acusa al árbitro porque una vez más un triunfo de su equipo se le diluye en los últimos minutos. Así en Racing como en Central.

La hipocresía en el fútbol se naturalizó como el balón mismo. La histeria de técnicos, jugadores, dirigentes, árbitros y periodistas exacerba a la que ya subyace fuera del campo de juego. Y todos gambetean al sentido común para no evidenciar su absurdo proceder.

Si hasta el entrenador Jorge Sampaoli, el mismo que articuló su desembarco en la selección nacional haciendo uso y abuso del manual de los códigos rotos, explica la temprana eliminación en Rusia diciendo que no pudo generar su estilo, y que "al Mundial lo terminó ganando un país casi al contragolpe, en base a recuperación y carreras largas. Por eso los que amamos el juego estamos un paso atrás a la hora de competir", pontificó. Toda una declaración fiel a la costumbre que atraviesa a aquellos mediocres que juzgan lo que otro logró.

Y para reflejar el subdesarrollo en el que el fútbol está inmerso, dirigentes de Central y Newell's tuvieron que participar de una reunión para acordar lo que de antemano no tenían potestad de hacer, mientras los organizadores de la Copa Argentina quedaron liberados para definir cuándo, cómo y dónde se jugará el clásico, una atribución que siempre ostentaron pero que ahora tienen la justificación para hacer lo que quieran bajo la consigna: "Los clubes no se pusieron de acuerdo"

Por todo esto y mucho más, es que la organización del fútbol argentino sigue siendo tan precaria como siempre. Una verdadera pena.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});