Rusia 2018

El fondo genera dudas

El plan de Jorge Sampaoli aún provoca preocupación en cuanto al funcionamiento defensivo del seleccionado argentino, más cuando deba enfrentar a los rivales más poderosos.

Miércoles 13 de Junio de 2018

Mundial de Sudáfrica 2010. Diego Maradona propone desde la previa un equipo vertical y protagonista. Los interrogantes que se abren en torno al esquema de contención y defensivo parecen diluirse con las victorias en línea durante la fase de grupo ante Nigeria, Corea del Sur y Grecia. Contundencia que exhibe también en octavos de final frente a México. Durante el derrotero y por ese agudo espíritu crítico nacional, las dudas se proyectan a cómo le irá a la selección nacional cuando sea exigido defensivamente por un adversario de mayor envergadura. Esos que en estos torneos ecuménicos irrumpen en cuartos de final. Y sí. Fue justamente allí donde se topó con la implacable Alemania. En la cual Argentina colapsó. Todos los interrogantes fueron respondidos en apenas un puñado de minutos. Con una contundente eliminación como conclusión irreversible.

Argentina tiene a la vuelta de la esquina su presentación en el Mundial de Rusia con Jorge Sampaoli como entrenador. Los partidos de eliminatorias sudamericanas a su cargo y los últimos amistosos internacionales abrieron similares incógnitas con respecto al funcionamiento colectivo cuando de retroceder se trata. Más aún luego de la estrepitosa caída contra España. Donde no hubo margen ni siquiera para un atisbo de reacción. Por lo que las dudas se acentuaron. Las que tampoco se disiparon con la convocatoria de los 23 futbolistas. Las mismas que perduraron en el tiempo. Y que todavía siguen siendo tema de discusión en cualquier ámbito donde se hable del Mundial.

Con la mirada en el otro arco

Claro que Sampaoli, al igual que Maradona en su momento, se sustenta en un conjunto ofensivo, vertical y protagonista, y conceptualiza como método defensivo la posesión del balón la mayor cantidad de tiempo posible durante los noventa minutos, razón por la cual el objetivo del equilibrio es primario en su matriz futbolística.

Y esto lo plantea en correlato con el adversario a enfrentar, razón por la cual difícilmente los once titulares del actual entrenador albiceleste salgan de memoria como le gustaba decir al Coco Basile.

La formación inicial ante Islandia difícilmente sea idéntica a la que disponga frente a Croacia, y así sucesivamente.

En pos de ese equilibrio, el dispositivo defensivo no sólo refiere a la última línea sino también a los volantes internos. Cuando disponga a Salvio en lugar de Mercado por el carril derecho, con proyección pero a su vez con la obligación de volver para compensar la zaga, en la zona de contención ubicará a Mascherano con el acompañamiento de Biglia y no Lo Celso, para no quedar demasiado expuesto ante los eventuales contraataques. Como indica lo hará el próximo sábado. Decisión que no debe sorprender. Como tantas otras variantes que el cuerpo técnico contempla en su pensamiento y que seguramente usará sucesivamente.

Jorge Olguín, ex integrante del seleccionado campeón del mundo en 1978, el sábado declaró durante el programa Los Notables de LT8, que coincidía plenamente con los defensores y volantes que citó Sampaoli "porque son los que necesita para poder desarrollar su plan de juego, más allá de las opiniones que puedan tener otros, porque él jugará con aquellos que considera pueden ejecutar su plan".

En línea con que los análisis deben hacerse en función de lo que el DT pretende y no de lo que prefiere quien analiza, el ex guardavalla de Boca Carlos Navarro Montoya no dudó en aseverar que el arquero titular del seleccionado será Willy Caballero, "porque es la síntesis de lo que le brindan Armani y Guzmán", es decir que además de atajar le ofrece la ductilidad de convertirse en el primer defensor por su juego con los pies. "Y en función de eso el entrenador también puede llevar adelante su sistema defensivo", acotó el Mono. Quien respaldó también las convocatorias del cuerpo técnico del seleccionado.

De críticas e incógnitas

Pero, y siempre en el fútbol pululan los pero porque sin ellos no habría posibilidad de intercambio de distintas posturas, no son pocos los que mantienen sus dudas y preocupaciones sobre cómo defenderá la selección cuando deba confrontar con equipos de comprobada jerarquía futbolística.

En función de esto, es recurrente y convergente la idea de que Jorge Sampaoli y compañía debieron convocar a un volante central más, no sólo por la duda que genera el despliegue que hoy puede ofrecer el histórico Mascherano sino también porque Biglia no llegó a la recta final de esta previa en la plenitud física necesaria.

Y en paralelo, también abundan reparos en cuanto a la falta de altura para capitalizar o contrarrestar el juego aéreo, ya que salvo Fazio, Otamendi, Higuaín y Di María habría una carencia de estatura.

Claro que esta última observación también tiene su contrapartida en el pensamiento del entrenador del seleccionado, porque no es un cultor de las jugadas que se inician con pelota detenida, salvo aquellos tiros libres que pueda ejecutar con precisión meridiana Lionel Messi.

Nadie duda del conjunto de cualidades ofensivas y desequilibrantes que reúne Sampaoli con los jugadores que cuenta del medio hacia adelante, pero, al igual de lo que ocurría con el seleccionado de Maradona en Sudáfrica, los interrogantes están ubicados de mitad de cancha hacia atrás, en los movimientos coordinados en el momento de retroceder, cuando de reducir espacios se trata.

Es de esperar que la Argentina esta vez no falle cuando deba jugar en defensa propia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});