Ovación

El fixture no viene nada mal

Si en las próximas seis fechas rojinegros y auriazules conquistan al menos 12 puntos sería una buena cosecha. Claro, con los 9 que jugarán en casa

Miércoles 07 de Febrero de 2018

Aunque no parezca, la Superliga no comenzó este año. No tiene 2 fechas. Si fuera así, tan mal no estaría para los dos equipos rosarinos. Cada uno sumó un triunfo de local y una derrota de visitante, dentro de la lógica. No se cuenta el empate canalla en Avellaneda porque era de un partido pendiente. Claro, ese sería el punto de diferencia que hoy le saca Central a Newell's en la tabla de posiciones. Suman 17 y 16 unidades, en los puestos 21 y 22, lejos de los "21 porotos" que cosecharon los sanjuaninos de San Martín allá arriba en el 11er. lugar, en zona de clasificación a copas, que es el máximo objetivo de los rosarinos para lo que resta del torneo. Esas 13 jornadas en las que la suerte tendrá que jugarles a favor mientras los técnicos hacen que sus dirigidos mejoren el rendimiento para que sea posible un buen final.

No hay dudas que es el equipo de Juan Manuel Llop el que tiene que "dar más", habrá que ver si tiene "con qué". Los de Leonardo Fernández "consiguieron más", y en los papeles "están mejor parados".

Y no se trata de mirar tanto para atrás sino hacia adelante. Hacia las próximas 6 jornadas, que serán 3 de locales y 3 afuera, 18 puntos en juego en los que con sumar 12 debería "conformar" a los técnicos y hasta a lo hinchas de cada equipo. Basado en el cálculo de hacer pesar la localía con triunfos y rescatar empates de visitantes o sorprender con una victoria a domicilio. Y a que los rivales en esas excursiones no son tanto de temer, pese a la paridad reinante.

Arranca de local Newell's. El viernes ante Colón, un rival que llegará con 4 derrotas al hilo. El siguiente que llegará al Coloso será Temperley, que de visitante sólo le ganó a Arsenal y vendrá con dos caídas al hilo y de enfrentar nada menos que a Boca e Independiente. Y el tercero que visitará el Parque será San Martín de San Juan, que tampoco asoma como un adversario preocupante y también llegará después de visitar a Boca.

El tema serán las salidas, a la cancha de un San Lorenzo que pelea bien arriba y que habitualmente no es buen anfitrión de la Lepra. Luego irá a Banfield, a quien se la puede pelear. Y cerrará esta tanda en La Paternal, donde el equipo de Alfredo Berti asoma mucho más firme que el año pasado y que por ahora viene en racha ganadora.

Por el lado de Central, la primera salida a Parque Patricios asoma muy difícil, más allá de que el Globo se comió un 0-4 en cancha de Racing, pero en su estadio está invicto y le hicieron un solo gol (1-1 con Patronato). Después irá a Lanús, un equipo que en las últimas 7 fechas apenas rescató 3 empates y marcó un solo gol (también 1-1 con Patronato). Y en Liniers encontrará a un Vélez irregular, que llegará de jugar con River de local y con Racing de visitante.

Intercalando estos enfrentamientos, en Arroyito no debería tener problemas en despachar a Olimpo, que en sus últimas tres salidas perdió y no marcó. Recibirá a un Godoy Cruz que afuera de Mendoza sólo le ganó a Vélez (1-0) e igualó en Bahía Blanca. Y finalizará esta fase de seis cotejos como anfitrión de Chacarita, que no conoce de victorias cuando sale de su casa.

Repasando, en los papeles no está nada mal el fixture que se viene para rojinegros y auriazules. El tema será que Llop encuentre el equipo y con ello la regularidad que pretende, sin llegar al hoy utópico tres triunfos seguidos. Y que Fernández le agregue a los suyos el juego que se le reclama para que acompañe a sostener con mayores argumentos los triunfos apretados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario