Ovación

El empate fue un buen resultado para Paraguay y Uruguay

Los paraguayos, dirigidos por Ramón Díaz, salieron a buscar el triunfo para lograr el primer puesto en el grupo (finalmente fue para Argentina) y para lograrlo se adueñaron del balón desde el arranque.  

Domingo 21 de Junio de 2015

AParaguay le caía bien el empate, porque así al menos se aseguraba el segundo puesto del grupo B. A Uruguay le servía más ganar, pero la igualdad le aseguraba la clasificación. Y el 1-1 los conformó. Aunque eso no quiere decir que no hayan ido por más. Los guaraníes de entrada, pero sin contundencia. Los uruguayos tomándose sus tiempos pese a eso se pusieron en ventaja. Todo en el primer tiempo. En el segundo se dio todo parecido, hasta que se lesionó Ortigoza y salió. Ahí se cerró el partido con la igualdad que todos veían con buenos ojos, aunque Uruguay se las tendrá que ver con los anfitriones en cuartos de final.

   Los paraguayos, dirigidos por Ramón Díaz, salieron a buscar el triunfo para lograr el primer puesto en el grupo (finalmente fue para Argentina) y para lograrlo se adueñaron del balón desde el arranque.

   Ortigoza se hizo eje de su equipo y manejó los tiempos del juego a su antojo. Así, el equipo desarrolló una posesión de balón desconocida hasta ahora en esta Copa América, en la que pasó de ser absolutamente defensivo en el primer tiempo con Argentina hasta arriesgar en el ataque por ataque en el segundo período.

   Pero hay un dogma en el fútbol que dice que “avanzar no es lo mismo que atacar”, y eso se replicó sobre el césped de La Portada, ya que a pesar de su dominio, Paraguay no le generó situaciones de riesgo al arco de Muslera. En cambio, Uruguay, aprovechando su fortaleza en el juego aéreo, aprovechó la única chance que tuvo en esa primera etapa y a los 28’ el zaguero central José María Giménez (de Atlético de Madrid), aprovechó un tiro de esquina para poner a su equipo injustamente arriba en el marcador con un impecable cabezazo.

   Pero como para devolver injusticia con injusticia, cuando restaba un minuto para el final, Paraguay llegó a la igualdad con un cabezazo de Lucas Barrios (ex Tiro Federal) tras un tiro de esquina.

   El segundo tramo del cotejo se inició con Paraguay atacando y Uruguay parado atrás apostando al contraataque. Parecía que esto podía equilibrar las acciones, pero esto sucedió apenas superado el cuarto de hora cuando se fue lesionado en el muslo izquierdo Ortigoza.

   Ahí Ramón Díaz hizo cuentas, eligió defender la clasificación como segundo y también su invicto, para lo que dispuso un retroceso para defender de manera similar a como lo hicieron ante Argentina. Y Uruguay dejó en evidencia que no podía apostar a nada más, que debía cuidarse para no arriesgar la clasificación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS