Rally Dakar

El Día de Reyes para un príncipe

Al Attiyah humilló a Peugeot en el primer día. El retornado Alvarez y Caimi, argentinos top ten.

Domingo 07 de Enero de 2018

Es uno de los personajes más simpáticos, más carismáticos del Dakar desde que llegó a Sudamérica hace 10 años. Además, es príncipe de Qatar y en su país si hay algo que sobra es arena y desierto. Si a esa conjunción se le agrega la celebración del Día de Reyes, el primer día de la 40ª edición tenía que ser para él. Nasser Al-Attiyah arrancó con el acelerador a fondo en las dunas de Pisco, dominó con autoridad el primer especial y, aunque fue como un prólogo demasiado corto, les marcó el territorio a los poderosos Peugeot que se vieron opacados en la categoría reina. Tanto que otro Totoya lo siguió y uno más, el del retornado mendocino Lucio Alvarez, quedó 7º, en la mejor actuación argentina del día, junto a la del cordobés Franco Caimi en dos ruedas. Párrafo aparte para los representantes zonales (ver página 13), con el sanlorencino Alejandro Fantoni como el mejor.

Lima retornó al Dakar después de varios años y una multitud lo recibió en la zona del Pentagonito. La gran satisfacción para el país hermano fue el tercer puesto de Nicolás Furch en autos, un puesto histórico, aunque advirtió que "ahora tendremos que regular". Claro, sabe que con su prototipo Borgward no está para pelear. Distinto el caso de Nasser, que inició la carrera con todo, como para demostrarles al poderoso Peugeot y a Mini que siempre está, que Toyota volverá a pelear la carrera más atrapante del mundo.

Fueron apenas 31 kilómetros de especial luego de un enlace bastante tortuoso por el tráfico, pero no por ello menos accidentado (ver página 13). Las dunas traicionaron a varios, como los way point, que retrasaron no sólo al inexperto rosarino Carlos Joffre, sino a los que tienen varios Dakar encima como el cordobés Federico Villagra, en camiones, y a Emiliano Spataro, en autos. Mientras que los poderosos Peugeot también tuvieron problemas, como los frenos de Sebastian Loeb y la navegación de Carlos Sainz. Mientras que Monsieur Dakar, Stephane Peterhansel, aseguró que corrió a la defensiva por la luz del sol que lo perjudicó en el reflejo con la arena. Los 2 minutos y medio que le sacó Al-Attiyah, pese a ser descontables, "son una barbaridad". El francés, ganador de las dos últimas ediciones, reflejó así la importancia del triunfo de Al-Attiyah.

El inglés Sam Sunderland fue el único número uno que ganó la primera especial. Fue en motos, donde los argentinos Franco Caimi y Kevin Benavides finalizaron en un top ten súper destacable para un primer día donde muchos terminaron caídos en la arena, como la experimentada española Laia Sanz.

El gran candidato en cuatriciclos, el chileno Ignacio Casale, otro especialista en dunas, ganó el primer especial, claro que seguido muy de cerca por los grandes protagonistas de 2017: el vencedor ruso Sergei Karyakin y el argentino Pablo Copetti, que completó el podio el año pasado.

El especialista checo Ales Loprais (Tatra) se quedó con el primer día en camiones, por sobre el campeón Eduard Nikolaev, que terminó 3º. Mientras que el subcampeón Villagra se perdió en el way point 8 y siguió hasta el 9 sin tener la certeza de haberlo pasado, aunque luego apareció marcado. Una pena porque perdió un tiempo demasiado valioso y quedó a más de 16 minutos de la punta. Hoy habrá 267 kilómetros de especial. Será bravo en serio. Un primer filtro importante sin dudas. El Dakar empieza a mostrar su cara.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario