Ovación

El día después de la consagración en la Copa Santa Fe

Leo Fernández visitó la redacción de La Capital y habló del título conseguido en la Copa Santa Fe

Domingo 22 de Octubre de 2017

Leonardo Fernández dirige como vive. Mucho perfil bajo y un apego constante al trabajo. Es consciente que al no tener un nombre propio dentro del fútbol como otros entrenadores, las cosas le cuestan el doble. Siempre atiende a todo el mundo pero no es un enamorado de los flashes y las cámaras. Por lo cual costó bastante convencerlo para que venga a Ovación para hacer una producción y analizar el título que acaba de lograr con Rosario Central en la Copa Santa Fe.

Con ropa informal y bien acompañado por sus primos Pedro, Max y Aixa, llegó a la hora convenida. Y antes de que se prendiera el grabador compartió con los periodistas de este diario una jugosa charla de fútbol como si estuviera hablando en un bar con amigos de toda la vida. Sin ningún tipo de vedetismo y demostrando que es la misma persona que antes de dar la vuelta olímpica con Central.

¿Cómo fue tu día después de haber ganado con Central la Copa Santa Fe?

Recién ahora estoy cayendo un poco de lo que se produjo y se generó el viernes. Estoy muy feliz, disfrutando de este momento en casa con mi familia.

¿Qué se te vino la cabeza cuando el árbitro pidió la pelota y decretó el final del partido?

Sentí la sensación del deber cumplido. Central necesitaba un título, aunque sea a nivel provincial, porque veníamos de perder tres finales. Ojalá que esto sea un buen comienzo para seguir logrando campeonatos. Lo viví muy internamente. Apenas terminó el partido solamente atiné a levantar los brazos y se me vino la imagen de mis viejos y de mis abuelos. Después sí. Vino el festejo con todo el grupo al saber que habíamos logrado algo muy lindo.

Hagamos un recorrido por la Copa. ¿Cómo se dio el primer partido contra Alianza?

Era un rival que muchos daban por descontado que Central lo debía ganar. Pero lo tomamos con mucha seriedad porque los partidos hay que jugarlos y ellos ztenían un par de muchachos con experiencia. Los chicos planificaron muy bien el partido en cuanto a la forma de jugar y obtuvimos una goleada merecida.

Luego se vino Unión con dos contextos distintos ya que para la vuelta en Santa Fe te faltaron algunos jugadores.

Sí. En el partido en el Gigante logramos un 2 a 0 contundente que no esperábamos. Hicimos un segundo tiempo brillante, ya que jugamos los mejores 45 minutos de la Copa. Mientras que en el cotejo de vuelta fue muy diferente. Teníamos algo de temor porque no pudimos contar con los tres más grandes que habían jugado el primer partido. Unión es un equipo de primera y los nuestros tenían poco recorrido. Pero los chicos hicieron un cotejo inteligente, demostraron personalidad y ganamos 1 a 0.

De la semifinal con San Jorge, ¿que recordás?

Lo habíamos visto bastante y siempre había acorralado a los rivales de turno. Venían con una buena racha, con muchos partidos sin perder y con un centrodelantero muy alto que pensamos que nos iba a complicar un poco más. El partido se dio diferente. Los espacios que te brinda el Gigante nos favorecieron mucho y a partir de allí pudimos obtener un resultado contundente.

Llegó el primer partido contra Rafaela. Los que te conocen dicen que nunca te vieron gritar un gol así y tras el triunfo hasta fuiste a festejar con los chicos de cara a la tribuna.

Sí. Lo charlaba recién con mi primo Pedro. El gol de Agustín (Coscia) fue el gol del campeonato. Ese era el partido a ganar. Para nosotros poder manejar mejor las cosas en nuestra cancha y no estar tan presionados. Esa fue la diferencia que en definitiva nos dio la Copa.

Pero en la vuelta estuviste más sereno y aplacado. ¿Fue tranquilidad o un poco de miedo?

No. Nunca entro con miedo a un campo de juego. Era más que nada para no transmitirles ningún tipo de nerviosismo a los jugadores. Sabíamos que en el segundo tiempo ellos iban a sumar mucha gente en ataque pero los supimos controlar. Hasta acá como entrenador nunca había sentido tanta adrenalina como en los últimos 10 minutos.

Tuviste que usar 34 jugadores en 6 partidos y reinventar siempre el equipo. ¿Cuál fue el secreto?

El mensaje siempre fue claro y es el mismo. Tratamos de no cambiar al jugador de su posición natural. Que cada futbolista ocupe la posición que más conoce y a partir de allí nosotros intentamos darle nuestro tinte y nuestra impronta. Esa creo que fue la clave.

El apoyo incondicional a Montero

Fernández tiene los pies sobre la tierra. Sabe que lo más importante es que Central elimine a Godoy Cruz de la Copa Argentina "para alejar cualquier tipo de fantasma que se pueda generar en torno a este equipo y al cuerpo técnico que encabeza Paolo Montero".

Es vox populi que si Montero tiene un resultado negativo se iría y vos sos uno de los candidatos. ¿Estás preparado para ser el DT de la primera?

"Yo creo que me agarra en un buen momento, con mucha tranquilidad y con mucho recorrido. Pero mi objetivo inmediato es preparar el equipo para el miércoles jugar con la reserva contra San Lorenzo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario