Ovación

El destino y el trabajo muestran sus cartas

De la Fuente jugó ante una de las potencias y es una de las caras del recambio para el futuro de Los Pumas.

Martes 19 de Agosto de 2014

Hay un proyecto para el futuro de Los Pumas que ya empieza mostrar sus frutos. El famoso recambio, las caras nuevas dejaron de ser palabras para transformarse en algo tangente, por lo que el debut en Pretoria de varios jugadores "fabricados en los pladares argentinos" ante las grandes potencias, empiezan a dar crédito de que se está transitando por el camino correcto. Uno de ellos fue el rosarino Jerónimo De la Fuente.

El caso del centro de Duendes tuvo sus particularidades, ya que De la Fuente no estaba en la lista inicial de los que viajaban a Sudáfrica. Sin embargo, una serie de hechos fortuitos lo depositaron en el Loftus Versfeld. Viajó a la tierra de los Sprinboks porque se lesionó su amigo Juan Imhoff e ingresó al banco de suplentes por la baja de Juan Martín Hernández. La noticia la conoció casi sobre la hora del partido, cuando el equipo estaba saliendo para el estadio. "Fue tremendo. De no jugar pasé a ser suplente y después casi hago un try de chiripa!", confesó De la Fuente al resumir el momento. "Uno, sin querer, estando afuera de la lista se relaja un poco... ya está el equipo, los suplentes y uno está más para ayudar que pensando en el test. Fue un poco lo que me tocó a mí, por lo que me tuve que meter muy rápido en el partido, para concentrarme y conocer la verdadera dimensión de lo que me iba a encontrar. Después me entró la ansiedad por querer entrar, pero lo cierto es que debutar en la Championship ante Sudáfrica, en un partido que fue un gran partido por un montón de cosas, es para no olvidarse más".

—Esto demuestra que el nivel entre los jugadores en Los Pumas es muy parejo.

—Sí, ni hablar. Sabemos que en mi puesto, el lugar es de Juan Martín (Hernández), que es un dotado, un tocado por la varita mágica en este deporte. Y aprendo mucho mirándolo y entrenando con él, tanto como con el Chelo Bosch, o el Rete González Iglesias. Todos estamos entrenando a full y haciendo cosas extras en lo que tiene que ver con las destrezas. Eso hace que vayamos creciendo de a poco y creo que ese es uno de los secretos. Si nosotros no le dedicamos más tiempo del que le dedican los jugadores de Nueva Zelanda, Australia o Sudáfrica, no los vamos a alcanzar más. Por eso todos estamos haciendo esas extras, que hacen que levantemos el nivel del equipo y que haya una competencia muy sana entre todos.

—Analizando un poco el partido en Pretoria, ¿en cuánto influyó el tema de la lluvia?

—Mucho. Habíamos planteado atacarlos, jugar mucho. No esperábamos esa lluvia y creo que ellos tampoco. Hicimos la entrada en calor sin problemas y cuando volvimos a la cancha nos encontramos con una lluvia torrencial. Hasta cayó granizo cuando cantábamos el himno. Pero eso sirvió para motivarnos más, para levantar el ánimo y tratar de conseguir un triunfo ante una potencia como lo es Sudáfrica. Nuestro planteo era atacarlos y no tanto patear la pelota, porque sabemos que Sudáfrica tiene sus jugadores más importantes atrás, como Le Roux, por ejemplo. Entonces teníamos que jugar y ser inteligentes por dónde atacar, pero la lluvia cambió los planes, tuvimos que cambiar el chip rápidamente y jugar más territorialmente para tratar de ganar el metro. No obstante, por momentos, el equipo se largó a jugar y complicó mucho.

—Se pateó mucho, ¿no?

—Sí, estaba imposible jugar de manos, había muchas imprecisiones pero teníamos que ganar terreno como sea, tratar de conseguir penales para acercarnos al ingoal y al marcador. Es lo que tratamos de hacer y se notó mucho sobre el final, en los últimos cinco minutos, cuando en vez de patear a los palos fuimos al line para buscar al try. Eso muestra un poco el carácter y las ganas que tiene el equipo.

—¿Qué pensás que le faltó al equipo para ganar?

—Creo que ser un poquito más pacientes. La paciencia en los metros finales es fundamental y no la tuvimos. A veces esas ganas de querer hacer el try te lleva a cometer errores. Son detalles que las grandes potencias lo hacen muy bien y es así cuando te marcan puntos. Es clave entrar en las 22 y volverse puntos, sea como sea, y así llevar el partido a favor nuestro. No obstante, en líneas generales, pienso que el primer partido ante Sudáfrica fue bueno para nosotros. Pudimos jugarles de igual a igual y eso nos da mucha confianza.

—¿Cómo creés que puede llegar a ser la revancha?

—Los Springboks saben que no hicieron su mejor partido en Pretoria, así que van a venir doblemente motivados porque no se fueron conformes. Van a querer pasarnos por arriba de algún modo, pero eso hace que nosotros nos juntemos más y nos motive. En Salta va a ser un partido mucho más duro, pero el apoyo de la gente será un plus extra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS