Ovación

El deporte en vilo

Por la reforma tributaria, los cambios en el Enard podrían impactar duro en el alto rendimiento. Algunos ya lo ven pero la dirigencia lo desmiente. Se redujo el presupuesto de la Secretaría de Deportes.

Martes 02 de Enero de 2018

La curva de intensidad del deporte desciende siempre en los años posteriores a los Juegos Olímpicos. A veces también tras los mundiales. Porque la competencia baja, los calendarios no aprietan tanto, la presión varía y el recambio obliga, sobre todo en las disciplinas de conjunto. Por eso, el 2017 no deja grandes cosas que contar, mucho menos hazañas, como tanto le gusta al rubro. Por el contrario, los resultados en general, salvo algunas excepciones, estuvieron lejos de las expectativas que expresan los propios protagonistas. Para peor, lo que sucedió hace unos días con el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard), principal fuente para el sustento de los atletas de alto rendimiento amateurs, pintó más negro el cielo del 2017. Y da para preocuparse aún más. En el medio de un contexto social, político y económico crudo, el deporte no quedó exento de los ajustes y recortes que sin pudor aplica el gobierno de Mauricio Macri. La reforma tributaria, que pasó por el Congreso nacional casi como por un tubo, avalada por la mayoría de diputados y senadores oficialistas (más cierto sector del peronismo), impactará en el deporte argentino. Y ya lo hace en los atletas que, por cuestiones obvias, prefieren contar lo que cuentan off de récord.
   En 2009 el Congreso sancionó y luego el Ejecutivo a cargo de Cristina Fernández promulgó la ley 26.573, que permitió la creación del Enard, un ente no estatal destinado a gestionar y coordinar apoyos económicos específicos para la implementación y desarrollo de las políticas de alto rendimiento deportivo. Esto es: becas, cobertura médica, infraestructura y elementos, viajes o giras y honorarios de entrenadores, entre otras cosas. El fondo con el que trabajaba el Enard provenía del impuesto del 1% aplicado sobre las compañías telefónicas, neto de IVA, que constaba en el artículo 39 de esa ley y que fue derogado con la reciente reforma tributaria.
   ¿Entonces? Entonces los fondos de financiamiento del Enard no llegarán desde el impuesto, sino que dependerán exclusivamente del Estado. Si bien el secretario de Deportes, Javier Mc Allister, se encargó de ponerle paños fríos a la situación diciendo que los deportistas no deben preocuparse porque todo va a seguir igual, la situación al menos trae incertidumbre. En enero de este año comenzaron las desmentidas al respecto de una posible reducción presupuestaria, se remarcó el tema antes de que la reforma se trate en el Congreso y se repitió el asunto con los hechos sobre la mesa. Es una realidad que el propio Mc Allister reconoció que el presupuesto de la Secretaría de Deportes en 2018 será menor al de 2017 (de 1.408 a 1.097 millones). La secretaría era la otra gran mano que tenían los deportistas de alto rendimiento, aunque prometieron un aumento para el Enard.
   Es un hecho también, y esto fue confirmado por atletas que prefieren no identificarse por temor a que les quiten lo que queda, que muchos ya fueron anoticiados de que las giras que habitualmente realizaban no serán las mismas. Se recortaron. Por otro lado algunos se quejan de la baja considerable de las becas (cabe destacar que se otorgan de acuerdo al mérito deportivo) o directamente por el atraso en el pego que vienen sufriendo. Este panorama decanta en un círculo vicioso: un atleta que no puede competir en aquellos torneos en los que verdaderamente eleva el nivel o no accede a las condiciones indispensables para desarrollarse probablemente no alcance los resultados deseados. Mientras no los alcance o no pueda acceder a determinado torneo perderá no sólo su lugar a nivel internacional sino también sus becas, que bajarán por no alcanzar objetivos de resultados.
   En los Juegos Olímpicos de Londres 2012, Argentina ganó una sola medalla de oro: fue la de Sebastián Crismanich en taekwondo. Entonces, el Enard tenía sólo tres años de vida. Para aquellos que reclamaban más medallas y resultados, estaba la respuesta inmediata: todo proceso implica un tiempo de desarrollo y maduración. Los resultados probablemente iban a llegar con aquellos que venían de más abajo y que estaban teniendo la ayuda que antes no existía en el deporte. El accionar de la Secretaría de Deportes y el Enard les dieron a los deportistas la tranquilidad de tomar a cada disciplina de manera especial: ya sin preocuparse por tener que trabajar además de entrenar. Trabajar para vivir, trabajar para viajar y competir. En Río de Janeiro 2016 los argentinos fueron mucho más protagonistas de la cita olímpica que en Londres, cosecharon más medallas (tres de oro, una de plata), diplomas (11) y generaron una participación histórica récord, con 213 atletas, sólo por detrás de los Juegos de Londres 1948 (242) y, entre Juegos y Juegos, crecieron en cada respectiva competencia.
   El 2018 será el año de los mundiales. O de la mayoría de los de deportes de conjunto. Y para muchos atletas también será tiempo de empezar a buscar puntos o plazas para los torneos continentales (Juegos Odesur 2018, Panamericanos 2019) o para los mismísimos Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Mientras tanto, la falta de garantías sobre el asunto pesa. Cierto temor a que desaparezca todo ese bienestar que les permitía entrenarse y competir con buenas perspectivas suma a la balanza. No son pocos los que en los últimos días se mostraron "pinchados" en las ilusiones ante estas medidas. Otros, por supuesto, apuestan a creer que no se verán afectados y están en su legítimo derecho.
   Lo cierto es que el panorama no parece el mejor. Pero la más alta dirigencia del deporte argentino de alto rendimiento tiene 12 meses para dar por tierra cualquier mal pensamiento y desestimar un horizonte que no brilla. En el medio, los proyectos personales quizás sean los que puedan mantenerse con la cabeza más a flote, como en las viejas épocas en las que el éxito o el fracaso dependían de cada bolsillo, amén del talento, claro.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario