Ovación

El defensor Pinola aseguró que "no es tiempo de priorizar ningún torneo"

El zaguero cosechó lo que sembró entre los hinchas de Central. Por eso el reconocimiento que escucha cada vez que juega en el Gigante tiene la fuerza de un mimo para el alma del defensor. 

Domingo 28 de Febrero de 2016

Javier Pinola cosechó lo que sembró entre los hinchas de Central. Por eso el reconocimiento que escucha cada vez que juega en el Gigante tiene la fuerza de un mimo para el alma del defensor. Mucho más en estos tiempos en los que reconoce que cayó en un pozo de rendimiento. Nada para preocuparse, pero él con una sinceridad que llama la atención, ensayó una autocrítica junto a Ovación: “Contra River no sé que me pasó. Fue como si hubiera estado con la cabeza en otra cosa. Y eso no me puede pasar a mí con 33 años. Porque no sería un buen ejemplo para mis compañeros”, confesó en la previa al partido de hoy contra Colón.

   Justamente con relación a lo que le espera al equipo de Coudet en Santa Fe, Pinola se traza objetivos altos y va detrás de ellos con convencimiento. Se subió ayer al micro con el bolso atiborrado de buenas sensaciones para seguir mirando a todos desde arriba de la tabla.

   —¿Central está para jugar dos veces por semana con la misma intensidad física?

   —Estamos bien. Lo demostramos en el segundo tiempo contra River cuando levantamos un partido complicado y también ante Nacional por la Copa. El equipo siempre demuestra que nunca se cansa de buscar.

   —En lo personal se te notó tocado físicamente ante River y Nacional.

   —Puede ser, pero contra Nacional volví a sentirme bien. Ante River no tuve un buen partido. Me equivoqué mucho, sobre todo en la jugada que terminó en el segundo gol de River. Después rechacé mal en otra jugada y no jugué un buen partido. Soy muy exigente. Sé cuando juego bien y cuando juego mal.

   —¿Sos de hacerte mucha mala sangre cuando no jugás bien?

   —Sí, soy terrible con eso. No me puedo relajar. Después del partido contra River me fui a mi casa muy mal. Comí algo y me fui a dormir. No quise ver nada.

   —¿Por qué no jugaste bien?

   —No sé bien qué me pasó. Fue como si hubiera estado con la cabeza en otra cosa. Y eso no me puede pasar a mí con 33 años. Porque no sería un buen ejemplo para mis compañeros. Ante Nacional recuperé el nivel y me sentí mejor. Sentí que pude ayudar al equipo.

   —¿Ya es momento de priorizar el torneo o la Libertadores?

   —No es tiempo de priorizar ningún torneo. Estamos mejor en el torneo local, pero la Copa recién arranca y tampoco el empate contra Nacional nos deja afuera.

   —Ya pasaron el clásico, River e Independiente y ahora viene Colón, que arrancó bien. ¿Este partido puede definir algo?

   —No veo que defina muchas cosas. Obvio que si ganamos vamos a estar una fecha más en la punta y eso nos haría más candidato. Una vez que pase el partido contra Colón y en Brasil tendremos más claro el panorama en los dos torneos.

   —¿Esperabas que a Central se le complicara tanto el partido contra Nacional por la Copa?

   —Los partidos por la Libertadores siempre demandan un desgaste físico mayor a los del torneo. Te enfrentás a otros rivales, pero sabíamos que iba a pasar eso. Lo sacamos adelante. El empate tiene su mérito.

   —¿No lo tomaste como un mal resultado?

   —Para nada. Siempre es mejor arrancar con un triunfo en la Copa. Sobre todo porque estamos en un grupo muy parejo. Pero Central tuvo las chances para ganarlo, pero también pudimos haberlo perdido. Si ellos nos convertían el segundo, hubiera sido complicado levantarlo. No es fácil empatar esta clase de partidos de Copa. Son rivales que hacen tiempo o apelan a todo tipo de mañas para no dejarte jugar. Un punto es un punto en la Copa. Lo importante era empezar sumando.

   —¿Coincidís con que el colombiano Roldán cobró el penal que no fue y no cobró el más claro?

   —Desde adentro de la cancha con Seba (Sosa) vemos que hay un contacto del defensor de Nacional con Larrondo, pero en las repeticiones por TV no parece penal. En el que no cobró se ve que la mano es intencional. No tengo nada para decir de la actuación del árbitro.

   —¿Qué te dijo Larrondo cuando le preguntaste por la jugada?

   —Y... él me dice que lo toca y que después se deja caer.

   —¿El empate ante Nacional los obliga a traerse algo de Brasil?

   —El jueves en Brasil tenemos que sumar. Esa es la realidad. Coincido con que en la Copa hay que hacerse fuerte de local, pero tal vez a nosotros nos favorece que Palmeiras tenga que salir a buscar el partido porque juega de local. Vamos a ver, esto recién empieza.

   —¿Por qué no mirás cuando tienen un penal a favor?

   —Cuando estaba en Alemania tampoco miraba cuando un compañero pateaba un penal. Y me quedó. Me doy cuenta de que es gol por el estallido de la gente. Y como me fue bien haciendo eso, ahora ya es una cábala. Tampoco me gusta mucho mirar a un compañero cuando está pateando un penal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario