Ovación

El Chelito dijo que mejoró en lo físico, pero se está adecuando al fútbol argentino

Su repentina llegada encendió la mecha de la ilusión en Central. César Delgado es sinónimo de potrero y picardía. En los pocos minutos que lleva en cancha dejó sentado que con su jerarquía valoriza aún más al plantel.

Martes 31 de Marzo de 2015

Su repentina llegada encendió la mecha de la ilusión en Central. César Delgado es sinónimo de potrero y picardía. En los pocos minutos que lleva en cancha dejó sentado que con su jerarquía valoriza aún más al plantel. No obstante, la realidad marca que viene teniendo poco rodaje para un caballero de su montura. Inclusive el hincha no logra comprender del todo que Eduardo Coudet lo lleva de la cuerda floja para que no sienta el cambio radical que hizo en su carrera de un día a otro. Quizá el hecho de que ante Colón se quedó mirando el empate desde el banco desconcertó a todas y todos los canallas. Sin embargo, el Chelito argumentó su ausencia con sinceridad en un extenso diálogo con Ovación. También le comunicó a este medio como deseando que su frase llegue a buen puerto: "Quiero estar sano para poder rendir y dar al máximo. Vine para jugar y sumar desde donde me toque estar".

-¿Cómo analizás tu presente teniendo en cuenta que venís jugando poco?

—Estoy bien, simplemente me estoy readaptando porque además sabía a lo que venía. En realidad venía al famoso fútbol argentino, que es diferente a todo. Sinceramente estoy en plena adaptación, pero a medida que pasan los días me estoy sintiendo mejor y acoplando a lo físico también. Lógicamente que trato de estar al ciento por ciento para cuando me toque jugar nuevamente.

-¿Lo de famoso fútbol argentino lo decís porque tiene un cambio más en relación a cómo se juega en México?

—Sí, es totalmente diferente. En México el fútbol es más técnico que físico. Allá se corre diferente, todo es más dinámico. En cambio, acá hay más fuerza y vértigo. Con esto no estoy diciendo ni descubriendo nada. Las diferencias están a la vista como también lo que me costó jugar cuando lo hice por primera vez nuevamente (Tigre). Más allá de todo estoy contento porque se está trabajando bien.

—Con Tigre te costó, pero con Olimpo entraste y marcaste la diferencia, al igual que en Rafaela. Desde afuera se nota que estás para jugar, ¿es así?

—Uno siempre trabaja para estar. Con respecto a lo de Bahía y Rafaela, la realidad es que me sentí mucho mejor que contra Tigre. Pero el ritmo que necesito o necesita todo jugador te lo da sólo el rodaje. Aunque en Rafaela terminé con una sobrecarga en el aductor derecho y eso me condicionó la semana corta que tuvimos para preparar el encuentro con Colón.

—¿Te pasó factura el parate o el hecho de que acá se juega con más vértigo?

—Puede ser un poco de ambas cosas. Hay que ser cautos en todo. Sentí una molestia y eso te quita chances de por sí solo.

—Encima el Chacho no es de poner a jugadores que están con algunas nanas.

—Sí, seguro. El Chacho nos cuida mucho a todos. El hecho de que me haya movido diferente por ahí lo hizo pensar que lo más conveniente era que no jugara contra Colón porque podría perderme después varios partidos si pasaba algo. Pero ya está. Hay que mirar hacia adelante y concentrarse en lo que viene, que es Defensa.

—¿Entonces tomaste bien que el Chacho no te pusiera?

—Por supuesto. Soy muy respetuoso de cada determinación que tome el entrenador. Sea en este caso como en otro. Además, hay mucha comunicación entre jugadores y cuerpo técnico. Si bien es cierto que trabajé aparte, también es verdad que el viernes a la mañana entrené y no tuve muchas molestias. Pero el riesgo de que pasara algo, como una lesión muscular, estaba. Por eso es que quizá el Chacho decidió que no jugara. Lo tomé muy bien, pero con la mentalidad de que quiero estar siempre.

—¿Duele más cuando se está afuera de los titulares?

—Sí, también porque quiero jugar y estar con los compañeros haciendo las cosas para ganar. Además para estar en este equipo, en el que estamos todos muy contentos con este presente que tiene Central. Hay que aportar desde donde a uno le toque.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS