Ovación

El Central del Chacho Coudet tiene buena base y ahora buscará dar el salto

Rosario Central se apresta a jugar la segunda parte del campeonato en el que, según los protagonistas, debe mejorar todo lo bueno que hizo hasta ahora para seguir aspirando a cosas importantes.

Miércoles 08 de Julio de 2015

“Arrancamos cuatro puntos atrás y vamos a tener que hacer una segunda vuelta casi perfecta”. Marco Ruben había tirado ya sus coordenadas sensitivas. No ahora, sino apenas el grupo retomó el trabajo de cara al reinicio de la competencia. Pero esas palabras hoy vuelven a tomar cuerpo, a aparearse con el deseo de protagonismo y con la obligación, sí, meter un segundo semestre a todas luces para no dejar de alimentar ese desafío planteado a principio de año. ¿Será sencillo para Central lograrlo? ¿Le dará el cuero para mejorar lo hecho hasta aquí? Preguntas a las que sólo el andar de los partidos y el tiempo darán el veredicto. La sensación de que la idea del goleador salga nuevamente a la palestra no es caprichosa. Es que el Canalla está a sólo seis días del viaje a Mar del Plata, que marcará su reencuentro no sólo con la competencia, sino también con los desafíos y compromisos asumidos.
  Se ha hablado y escrito mucho de lo que fue Central en los primeros seis meses del torneo, de todo lo bueno y de aquellas cosas que quedaron en el tintero para ser revisadas. A Coudet y sus muchachos no les quedará otra que seguir hurgando en todos esos ítems para lograr la mejoría.
  En números, lo de Central es más que bueno. No cualquier equipo mantiene una efectividad de más del 60 por ciento después de 15 partidos disputados. El Canalla hoy puede hacer gala de ese 62,2 por ciento de eficiencia que, es cierto, le alcanzó para quedar en la quinta colocación, lo que no es poco, más teniendo en cuenta que son apenas cuatro puntos los que lo separan del líder San Lorenzo. No obstante, eso también obligará a una aceleración. Es que sus rivales directos podrían no tener contemplaciones. En este rubro deben ser incluidos el Ciclón (71,1 por ciento de eficacia), Boca (68,8), Racing (66,6) y River (64,4), que hoy podría transformarse en uno de los punteros si vence a Tigre.
  Tal vez Ruben no haya reparado en el detalle, pero sus palabras tienen más sustento todavía si se tiene en cuenta que los cuatro equipos que hoy están por arriba de Central son de los denominados grandes. Se sabe, no hay nada que en el fútbol garantice resultados, mucho menos el nombre, pero sin dudas será una piedra en el zapato para un Central que, a priori, no alterará su pensamiento y mucho menos su forma de jugar.
  Es que el Chacho Coudet considera que el plus que tiene su equipo es precisamente el trabajo del semestre anterior y los conceptos que los futbolistas ya internalizaron del cuerpo técnico y viceversa. “Tenemos la ventaja de tener seis meses de trabajo, en los que mostramos nuestra manera de trabajar, de pensar y una idea futbolística, algo que todos los muchachos asimilaron muy bien”, fue, también en su momento, la perspectiva de Coudet.
  Y en ese intento de mejorar habrá desafíos importantes. Tomando como referencia los dos últimos partidos por el torneo (River e Independiente), la eficacia en la definición puede ser uno de ellos. Es que por esa cuestión el equipo tal vez haya resignado algunos puntos que muchos consideraron ganados desde ese pedestal, generalmente ambiguo, que se emparenta con los merecimientos.
  A nadie escapa que Central iniciará esta etapa del campeonato en una situación de privilegio, imprimiendo presencia entre los grandes animadores. Pese a ello el margen de error será mucho más acotado, tal vez en dimensiones más pronunciadas que en otro tipo de circunstancias.
  Con estos mandatos iniciará el Canalla su faena para otras 15 fechas en las que habrá que mantenerse, pero también, como lo dicen los propios protagonistas, encontrar un salto de calidad.

Delgado no tuvo problemas y se entrenó normal

 Puede tomarse como un mero indicio, pero vale el dato. César Delgado inició la semana de trabajo moviéndose de manera normal después de aquella ausencia obligada en el partido ante River por Copa Argentina, lo que le significaría correr con un mínimo de ventaja sobre Walter Montoya de cara al equipo que Eduardo Coudet pondrá en cancha el próximo lunes en Mar del Plata frente a Aldosivi.
  Después de la baja y los estudios pertinentes (no arrojaron ninguna lesión importante), Delgado no escatimó esfuerzos en el entrenamiento de ayer, lo que fue una gran noticia para el Chacho. Porque participó de los trabajos en espacios reducidos (siempre a un ritmo intenso) y después formó parte de los movimientos ya en dimensiones más amplias, mientras muchos de los que fueron titulares en San Juan cumplían con otra rutina fuera del campo de juego.
  De no sentir una nueva molestia, el Chelo tiene todos los boletos para ser titular. Y el tiempo juega a su favor, ya que todavía tiene seis días por delante para intensificar la puesta a punto. Es algo que el cuerpo técnico irá evaluando en el día a día y seguramente no habrá una exigencia mayúscula. Por las dudas, Coudet sabe que tiene a mano a Montoya, que fue precisamente el encargado de suplir esa vacante en el choque copero contra River. Y, en principio, sería la única posición a la que el DT le prestará especial atención, ya que el resto de los nombres serían los que vienen de lograr la clasificación a los octavos de final de la Copa Argentina.

Castillón es una de las opciones

El cierre del libro de pases estaba previsto para hoy, pero ayer el comité ejecutivo decidió que el plazo para contratar jugadores se extenderá hasta el miércoles. Esto le dará a los dirigentes de Central algunas horas más para negociar por los nombres que hay en carpeta, tal el caso de Facundo Castillón, quien hoy iba a ser inscripto cablegráficamente en caso de lograr alguna señal positiva sobre una posible contratación. No iba a ser el único. También se tiene pensado insistir por Pablo Barrientos, a sabiendas de que se trata de una negociación compleja.
Coudet no se resigna a quedarse sin sumar el segundo refuerzo que permite el reglamento. Por eso tanto él como los dirigentes trabajan pensando en cerrar con un volante ofensivo por derecha o bien un extremo. Esas condiciones las reúne Castillón, quien es uno de los apuntados por la gente de Arroyito. El atacante no tiene demasiada cabida en un Racing que no sólo no vendió jugadores, sino que incorporó a Ricardo Noir y Mariano Pavone. Para hoy estaban previstas algunas charlas, más teniendo en cuenta que Banfield es otro de los clubes interesados en el ex Tiro Federal y Godoy Cruz.
Lo de Barrientos sigue siendo complicado, aunque la idea era también inscribirlo para ver si San Lorenzo finalmente accedía a desprenderse del jugador mediante un préstamo. No obstante, debería haber alguna señal de parte del Ciclón para anotarlo en la AFA, ya que la idea de la dirigencia es no generar falsas expectativas.
Otro de los nombres que manejaba el cuerpo técnico era Facundo Bertoglio, pero según confiaron Tigre ya lo cedió al fútbol griego.
Ahora habrá 48 horas más para seguir negociando.

Musto se ilusiona con pelear hasta el final

El segmento del torneo al que Central deberá hacerle frente a partir del lunes contemplará desafíos importantes. Por eso los protagonistas se entusiasman, a sabiendas de que deberán dar pasos consistentes. “Lo ideal sería llegar a las últimas cuatro o cinco fechas con posibilidades de pelear”, destacó Damián Musto, quien no se resigna al protagonismo y a la lucha mano a mano con aquellos equipos que hoy se encuentran un escalón por encima del Canalla. “La ilusión es la misma con la que arrancamos este proceso: ser protagonistas y estar arriba. Tendremos que reafirmar los conceptos, siempre con la misma convicción, pero apuntando a mejorar. Apuntamos a transmitir lo de siempre, que es jugarnos la vida en cada pelota y en cada cancha. A partir de ahí se pueden conseguir cosas importantes y pelear todas las competencias que nos toque afrontar”, esgrimió el mediocampista central.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario