Ovación

El Central del Chacho Coudet sigue con su convicción de protagonista

El entrenador Eduardo Germán Coudet planeó pelear todo lo que jugaba en 2015 y lo está logrando con un equipo versátil y con oficio para buscar la victoria. Llega la etapa de definiciones.

Martes 01 de Septiembre de 2015

No hay dudas de que Central está ahora en el lugar donde quería estar cuando arrancó el 2015. Puntos más, puntos menos, la intención del cuerpo técnico auriazul y el grupo de jugadores era ser protagonistas de todo lo que jugaran. Y lo están cumpliendo con creces.El Canalla es uno de los animadores excluyentes del campeonato local y, a la vez, está entre los ocho mejores equipos de la Copa Argentina.

Claro que ahora se viene la etapa de definiciones y el gran objetivo auriazul será tener el mejor cierre posible en cada uno de los torneos que disputa. El plantel es corto y la seguidilla empezó a entregar lógicas secuelas físicas, pero la fortaleza del grupo está en la convicción para sacar adelante los partidos, a veces con más juego, otras con más corazón y orden, pero jamás saliendo a ver qué pasa.

Central sabe trabajar los resultados y los números le dan la derecha. La resonante victoria del domingo ante Unión, con el cambio de posiciones de algunos jugadores en la defensa, con varios soldados sintiendo la lógica carga muscular del trajín, más el propio cambio estratégico del DT de defender con tres en el segundo tiempo, ilustran a las claras que el conjunto auriazul es un equipo versátil y elástico, en el que las piezas y los apellidos se mueven en pos de la causa común.

Y la causa común es la del protagonismo, siempre intentando llevar las riendas del partido en todas las canchas. En muchos pasajes lo logra, en otras ocasiones pasa algún sofocón, pero por sobre todas las cosas está la convicción y la confianza de sentir que hasta último momento puede quedarse con los tres puntos.

Central sería como un león que está siempre al acecho en la selva hasta que no captura a su presa. A veces le cuesta más, otras menos, pero la mayoría de las veces logra saciar su apetito y así sobrevive entre los otros pesos pesados del ecosistema, como en este torneo local son el líder Boca y los entonados San Lorenzo y Racing.

Por supuesto que debe corregir en especial la generación de juego de tres cuartos en adelante, para que Ruben y Larrondo encuentren pelotas más prolijas en los últimos metros. Y que por la banda izquierda, tanto José Luis Fernández como Jonás Aguirre deben terminar con más precisión los centros.

Pero Central se sobrepone a los momentos de adversidad con orden táctico, con inteligencia para alterar la hoja de ruta cuando está congestionado el camino. Y siempre confiando en que alguno de los delanteros, sea Ruben o Larrondo, aparecerá para agitar la red del adversario.

Central está vivo en todo lo que juega. Y se viene la etapa de las definiciones. En lo que es el torneo local luego de Arsenal se vendrá el clásico. Y a la vez aún debe enfrentar a San Lorenzo y Boca. Y en la Copa Argentina está a dos partidos de meterse en la final. El cierre de la temporada lo tiene en la selecta vidriera de los candidatos. Y como dijo el DT, hasta que a Central le den los números no se baja de nada y va por todo.

De visitante sigue siendo una máquina de sumar

El triunfo 1 a 0 ante Unión en la capital provincial ratificó la buena campaña auriazul fuera de los límites del Gigante de Arroyito. Junto al líder Boca es el que más puntos lleva acumulados hasta el momento como visitante. Sumó 24 unidades en 12 presentaciones, fruto de siete triunfos en las canchas de Racing, Crucero del Norte, Olimpo de Bahía Blanca, Nueva Chicago, Aldosivi de Mar del Plata, Newell’s y Unión, tres empates (Atlético de Rafaela, Defensa y Justicia y Estudiantes La Plata), y dos derrotas (River Plate y Quilmes). Sin dudas, el equipo canalla es una máquina de sumar de visitante. 

A seguirlos de bien cerca

En Central todo es felicidad por el presente deportivo. Pero también hay señales que indican prudencia y atención a corto plazo. Sobre todo en relación a algunos jugadores que están bajo observación médica. Por ejemplo, Alejandro Donatti y Franco Cervi pasaron ayer a la tarde por el consultorio del responsable del plantel profesional canalla, Marcos Diez, para someterse a un control que incluyó estudios por imágenes. Y el parte arrojó que el defensor no sufrió un desgarro en el aductor izquierdo sino que tiene una contractura. Mientras que el hábil volante, quien ante Unión cayó y golpeó mal el hombro izquierdo, no se lo desplazó sino luxó. En tanto, Damián Musto será evaluado hoy temprano en la práctica por los calambres que acusó en el gemelo izquierdo ante el tatengue. Más allá de todo, habrá que seguir estos casos porque es factible que alguno de ellos termine afuera de los concentrados.

“A Donatti le hicimos una ecografía para descartar cualquier lesión. Por suerte no arrojó nada grave. Se ve que el sábado, mientras ejecutaba la pelota parada en la última práctica, al golpear el balón esa contractura que tenía hizo que sintiera una dolencia puntual. Si bien trabajamos para que se recupere, lo cierto es que seguía dolorido. No sospechamos que podría tratarse de un desgarro, pero sabíamos que así no podía aguantar todo el partido. Por eso es que el Chacho optó por poner a otro jugador que estuviera ciento por ciento”, indicó el doctor Diez.

Con respecto a cómo seguirá el tratamiento, el facultativo fue tan cauto como optimista. “Entrenará diferente hasta que ceda la contractura, pero no tendrá problemas en estar el sábado ante Arsenal si el técnico lo considera”, destacó.

En relación a Cervi dijo: “decidimos hacerle una radiografía para ver cómo estaba la clavícula. Por suerte no presentó desplazamiento así que no es para intervenirlo. Sufrió una luxación grado dos que también se denomina esguince. Estará inmovilizado en la zona para evitar que sufra algún golpe y se resienta, aunque llegará al partido del domingo”.

Claro que la lógica marca que el juvenil tiene todos los boletos para mirar el encuentro ante los de Sarandí desde afuera porque tiene cuatro amarillas y además podría resentirse si vuelve a caer mal. Y luego de Arsenal se viene el clásico en el Gigante.

Becker está para volver

La buena noticia para Coudet es que podrá contar ante Arsenal con Pablo Becker debido a que se recuperó de la distensión que había sufrido en el isquiotibial izquierdo. Por su parte, Maxi González tendrá para una semana más de rehabilitación tras padecer una distensión en el isquiotibial izquierdo. En tanto, Marcelo Larrondo terminó ante Unión “muy cansado” y hoy se moverá diferente. Pero no lo apurarán porque deberá cumplir con una fecha de suspensión.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS