Ovación

El Canalla edificó el triunfo ante River en el Centenario desde la base

El equipo de Coudet logró un triunfo fundamental para quedar a tiro de clasificar en la Copa. Los canallas lograron un triunfo tan grande como el mismísimo Centenario.

Viernes 18 de Marzo de 2016

El hecho de que se esté ya en la recta final de la definición del grupo, se le pone real relieve a lo que fue la victoria de ayer en Montevideo frente a River. Es que con el resultado puesto, y abultado por cierto, las falencias que mostró Central quedaron definitivamente de lado con el enorme paso que dio el equipo del Chacho Coudet con miras al pase a octavos de final. Quedará para el análisis de la semana la función que cumplió cada uno y el nivel en que se desempeñó, pero cuenta el triunfo, logrado desde la base del equipo, con un Sosa inspiradísimo y con Donatti, quien a su sobriedad habitual le incluyó gol. ¿Entonces, qué fue lo de ayer? Un triunfo tan grande como el mismísimo Centenario.
  Central llegó a este estadio con el antecedente de las dificultades que le había presentado Patronato, con un juego aguerrido, cerrado, de mucha fricción y salidas rápidas. Ni más ni menos que lo que River llevó a cabo ayer, al menos en el inicio. Por eso le costó tanto marcar el rumbo del partido, en el que corrió de atrás a lo largo de la primera etapa. Con el fracaso que fue la idea de manejar la pelota con Battaglia y Delgado, lo del Canalla quedó reducido a algún que otro arresto individual o alguna jugada sin tanta elaboración, como lo fue ese cabezazo de Donatti (13’) tras el tiro libre del Chelito, que sirvió para acabar rápidamente con la euforia charrúa por ese gran anticipo de Santos sobre Pinola (11’), que puso a River arriba en el marcador.
  ¿Hubo un mérito de Central en ese primer tiempo? Sí. Los reflejos y un par de buenas intervenciones de Sosa, que se sumaron a ciertas imprecisiones a la hora de la definición. El uruguayo fue clave a los 36’, achicándole los espacios a Rosso y cacheteando la pelota para que Alvarez despeje casi sobre la línea. Y sobre los 40’ en una doble tapada, la primera tras un centro y la segunda exigiéndose y atrapando abajo. Esa fue la síntesis más acabada de la apatía futbolística que Central mostraba con su juego, pero con lo que al menos le alcanzaba.
  Esa parsimonia y escasa vida futbolística del equipo no pareció ser motivo suficiente para que Coudet metiera mano ya en el vestuario. Y como el fútbol es tan cambiante y dinámico justamente por los goles... fue lo que se alteró en el arranque del complemento. Es que River volvió a fallar, o mejor dicho Sosa intervino en su justa medida, como lo venía haciendo, cuando otra vez se anticipó a la jugada y le cerró los caminos a Santos en otra gruesa descompensación del fondo auriazul.
  ¿Por qué se insiste con la importancia de un gol? Por lo que pasó a los 5’ del complemento, con esa estupenda corrida de Herrera por derecha y la arremetida de Jonás por el lado opuesto que terminó con el pase del Chaqueño y la definición del volante por izquierda.
  Fue el quiebre que necesitaba Central para acomodar el partido a su antojo, sin marcar la supremacía que realmente existe entre un equipo y otro. Porque si eso hubiese pasado, River hubiera inquietado menos de lo que lo hizo, que tampoco fue mucho.
Y Central lo hubiese cerrado mucho antes de lo que lo hizo, con ese gol de Cervi en el primer minuto del adicional para ponerle un moño gigante a un partido que se presentó chivo, que se jugó a cuenta gotas, pero al que se le sacó un provecho inconmensurable para poner al Canalla prácticamente con un pie en los octavos de final.

Donatti tuvo su revancha

Alejandro Donatti había vivido algunos días especiales, de cierta angustia por una mala acción que derivó en el gol del triunfo de Patronato, el domingo en Paraná. Necesitaba revancha, algo que el fútbol siempre entrega. Y en 13’ se sacó la bronca con el gol que anotó para el transitorio empate de anoche en el estadio Centenario.
  “El grupo hizo todo para ganar. El error es mío y por eso siento un dolor enorme por haber perjudicado a mis compañeros. Les pido mil disculpas. Por una falla mía perdemos los tres puntos”, dijo el domingo con la caída consumada en Paraná. Pero ayer revirtió la situación.
 

Battaglia fue titular en una de las apuestas del DT

Battaglia tuvo ayer su debut como titular (había ingresado algunos minutos frente a Banfield) y fue una de las apuestas de Coudet anoche, que formó parte de la rotación que no pintaba para tanto y que finalmente se terminó dando. Fue poco lo que hizo el volante. Le faltó dinámica y por momentos quedó atrapado sobre la línea, sin poder sacarle provecho a su panorama, uno de sus puntos fuertes. Mientras, lo de Delgado también fue apenas discreto, aunque tuvo incidencia en las jugadas de los dos goles. Envió el tiro libre en el primero y habilitó a Herrera en la réplica del segundo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario