Ovación

El Canalla edifica una marca histórica: “Pelearemos hasta el final”

Nery Domínguez dijo que Central luchará en todos los frentes hasta las últimas consecuencias. Hasta ahora es el año en el que menos partidos perdió. De 27 sólo cayó en 2.

Jueves 17 de Septiembre de 2015

“No hay inclinación por ningún torneo. Mientras tengamos chances en las dos competencias iremos hasta el final y daremos pelea. Esto fue lo que se propuso el grupo a principios de temporada”. Nery Domínguez no baja los brazos y está lejos de conformarse con la gran campaña que está realizando el Canalla. El volante va por más y plantea que la meta es luchar por los objetivos grandes, como es la obtención del torneo local y la Copa Argentina, siempre hasta las últimas consecuencias. La puja no es sencilla, pero el sueño continúa.
  —Quedan 18 puntos y están a seis del líder Boca y a cuatro de San Lorenzo, es una diferencia importante para descontar, más allá de que tienen que jugar contra ellos.
  —Sabemos la diferencia que tienen sobre nosotros, pero esto es partido a partido, y no podemos permitirnos renunciar al torneo. Debemos preparar el encuentro con Godoy Cruz como si fuese una final porque será así de ahora en más. Después esperar a que los de arriba pierdan puntos.
  —Decís que los de arriba tienen que perder puntos, ¿pensás que Central no tiene que regalar nada porque está a seis de Boca?
  —Es una realidad que no podemos regalar puntos porque eso nos haría perder chances de llegar a la última fecha con ilusión al objetivo. Por eso tenemos que tratar de obtener los tres puntos en Mendoza. Lo que sí, no podemos regalar ni un punto porque estamos lejos, y si encima ganan los de arriba se escaparán.
  —¿Hicieron alguna reflexión sobre la buena racha y los puntos que vienen sacando en el Gigante, más allá del empate del clásico?
  —Sabemos que de local se nos presentaron partidos cerrados, eso marca que Central se ganó un respeto en el fútbol argentino. Y si logramos eso es por el trabajo y sacrificio que hacemos en todo momento. Somos intensos y fuertes, no regalamos nada. Si bien empatamos bastante, seguimos buscando variables para poder ganar, pese a que a veces se puede y otras no.
  —¿Cómo imaginás que será jugar ante Godoy Cruz, ya que ellos vienen de ganar el clásico en San Juan, pero a su vez están golpeados en el torneo?
  —Será un partido durísimo. Pero mientras estemos bien nosotros, tenemos que pensar en lo que podemos llegar a hacer. Nos preocupa el rival, pero tenemos que estar tranquilos de que podemos hacer un gran partido y quedarnos con los tres puntos.
  —¿Cómo está el grupo para afrontar lo que viene, que es el partido en Mendoza y luego los cuartos de final de la Copa Argentina, en San Juan, contra Estudiantes de La Plata?
  —Si bien no conseguimos un triunfo en el clásico, la realidad es que ya cambiamos el chip y sabemos que el sábado nos jugaremos mucho en Mendoza. Luego se vendrá la Copa, y también será importante. Estamos con chances en los dos frentes y la idea es luchar hasta el final en ambos casos.
  —¿Se puede decir que la Copa Argentina es donde más chances tienen porque restan sólo dos partidos para llegar a la final?
  —Nos estamos preparando para jugar nueve finales. Queremos llegar con chances a la última fecha de cada torneo. Por eso nos estamos preparando muy bien para asumir lo que corresponde el sábado en Mendoza porque nos jugaremos mucho. Luego será momento de pensar en Estudiantes. Sería un error no ir paso a paso.
  —¿Pensás que a Central ya lo tienen bien estudiado y por eso a ustedes les cuesta romper los esquemas rivales?
  —Acá nos estudiamos todos. Nosotros al resto y viceversa. La idea es tratar de tener variantes y que cuando se nos presente alguna complejidad saber resolverla.

Las lesiones en el momento de la definición.

Las lesiones tocaron la puerta canalla esencialmente en los últimos días. Primero fue Pablo Alvarez quien se desgarró. Luego la misma lesión envolvió a Franco Cervi, mientras que ahora le tocó a César Delgado. Eduardo Coudet perdió tres soldados que venían rindiendo en líneas generales, más allá de que en ciertos pasajes podían evidenciar lagunas. “Sí, aparecieron molestias y lesiones, pero no nos queda otra que seguir metiéndole para adelante. Si bien los tres jugadores son importantes, también es cierto que estamos trabajando para que no se sientan sus ausencias”, declaró Nery.

Contrariado por el empate del clásico

“Ahora, con las revoluciones más bajas, queda la sensación de bronca e impotencia por no haber conseguido los tres puntos en el clásico, que es lo que queríamos. Pero bueno, ya pasó y ahora pensamos en Godoy Cruz para seguir teniendo chances en el torneo”, afirmó Nery.
  Sobre el austero planteo táctico que paró Bernardi, dijo: “No sé si nos sorprendió porque en la semana ya sabíamos que podían jugar así”. Para luego remarcar que “sí generó dudas porque ellos mantenían una idea y hablaban de convicciones, y el domingo nada de eso ocurrió”.

El año que Central perdió menos

A simple vista es irrefutable que este presente de Central es el mejor de los últimos años, pero esta apreciación es insuficiente si se recurre al archivo. Es que los canallas luego de los sinsabores del pasado cercano de disputar la promoción y hasta tener que deambular tres años en la segunda categoría del fútbol argentino, no sólo se encuentran otra vez pisando fuerte en el fútbol grande, peleando en dos frentes, campeonato local y Copa Argentina, y con chances reales de ilusionarse con alguna vuelta olímpica o meterse en la próxima Copa Libertadores (ver aparte), sino que consiguieron algo superador a esto. El dato que mejor ilustra el gran presente auriazul es que Central desde que juega en el profesionalismo nunca perdió sólo dos partidos de los primeros 27 que disputó en un año, algo que ocurre en la actualidad.
  Por un lado está entre los ocho mejores equipos de la Copa Argentina, un torneo en el cual comenzaron a jugarlo 272 instituciones de todo el país, y ahora el Canalla disputará los cuartos de final, el próximo miércoles ante Estudiantes, en San Juan.
  Y, además está metido, junto a los cinco grandes de Buenos Aires (Boca, River, Racing, Independiente y San Lorenzo), en el lote de los seis clubes que tienen más aspiraciones a quedarse con este torneo de 30 equipos. Esto refleja que hoy los muchachos de Eduardo Coudet le pelean de igual a igual a los clubes con mayor presupuesto del país.
  Pero el dato principal es que por primera vez en su historia profesional los canallas solamente sufrieron dos derrotas en los primeros 27 partidos del año (ver infografía). Ya que desde que comenzó a jugar oficialmente este año (24 veces en el torneo de 30 equipos y tres partidos en la Copa Argentina) solamente se vino con las manos vacías ante River (V) 0-2 y contra Quilmes (V) 3-1. El resto fueron 14 triunfos y 11 empates. Una hoja de ruta notable del equipo del Chacho, que lejos de relajarse va por más y el sábado buscará un nuevo éxito ante Godoy Cruz por el certamen de Primera.
  Incluso esta racha de 2015 supera a la de 1987, cuando el equipo de Angel Tulio Zof había perdido tres veces en los primeros 27 partidos que jugó hace 28 años. Sus derrotas fueron ante Boca (V) 4-1 en el campeonato 1986/87, contra Independiente (V) 1-3 en la Copa Libertadores y nuevamente frente al Rojo por 3 a 2 en la séptima fecha del campeonato 1987/88. Vale destacar que en el medio de esta racha los canallas obtuvieron su último título a nivel local en la temporada 1986/87 y tuvo en Omar Palma al goleador del torneo.
  Por eso los números y las matemáticas le dan la derecha al gran trabajo que está realizando Coudet. No hay dudas que su equipo es un hueso durísimo de roer para los adversarios. Y aunque a veces no encuentra su mejor versión futbolística, nunca se entrega y pocas veces besó la lona.

                 Datos: Carlos Durhand
 

Los caminos para clasificar a la Copa Libertadores

La posición de privilegio con la cual el equipo canalla llega al último tramo del año le permite tener grandes aspiraciones para clasificar a la Copa Libertadores, algo que no hace desde 2006.
  Para llegar a la Libertadores 2016 el equipo de Eduardo Coudet tiene varios caminos:

  1) Salir campeón o subcampeón de este torneo:
  Los primeros dos equipos de la tabla de posiciones automáticamente clasificarán al máximo torneo continental. Hoy Central está tercero a 6 puntos de Boca y a 4 de San Lorenzo. Debe enfrentar a ambos equipos. A San Lorenzo en la 27ª fecha en el Nuevo Gasómetro y a Boca en la última jornada en el Gigante.

2) Ganar la Liguilla Pre Libertadores:
  Esta liguilla la juegan del 3º al 6º de la tabla de posiciones. Pero como River hoy está involucrado en ese lote de estos cuatro equipos clasificaría el 7º.
Los canallas le llevan una ventaja para nada despreciable de 6 puntos al último clasificado. Hoy la estarían disputando Central, Racing, Independiente y Banfield, que deja en el camino a Tigre por diferencia de goles. Si Central termina 3º tiene ventaja de localía tanto en las semifinales como en la final. Hoy el rival en semifinales sería Banfield. En esta instancia hay un solo partido, que se jugaría en el Gigante.
La otra semifinal hoy sería Racing v. Independiente. Los dos ganadores jugarán la final por un cupo en la Copa. El primer partido se jugaría en Avellaneda y el otro en Arroyito.

3) Ganar la Copa Argentina
Si el elenco de Coudet sale campeón de esta edición de la Copa Argentina ingresará directamente a la fase de grupos de la Libertadores. Otra variante es que Central llegue a la final de la Copa Argentina con Boca y que los xeneizes salgan campeones del torneo de 30 equipos. Si se da esta situación, como Boca ya estaría clasificado a la Libertadores por ser el campeón del actual torneo, los auriazules ingresarían a la Libertadores por más que pierdan la final.

Copa Sudamericana: También existe la posibilidad de que los canallas jueguen la Copa Sudamericana 2016. Esto puede suceder si gana la Supercopa 2015 (una copa que juegan los campeones de este torneo y de la Copa Argentina).
  Además puede clasificar a la Sudamericana en el supuesto caso de que llegue a la final de la liguilla Pre Libertadores y no la gane.
Y una tercera opción para entrar a la Sudamericana es que termine dentro de los primeros cuatro equipos de la Liguilla Pre Sudamericana, torneo que disputará si no alcanza la final de la Liguilla Pre Libertadores. En definitiva, este es el escenario de Central en la recta final de un 2015 que volvió a tenerlo como protagonista.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS