Ovación

El camino a Rusia arrancó de la peor manera para Argentina

En un partido para el olvido, la selección nunca pudo superar a un ordenado rival como Ecuador, que le ganó 2 a 0.

Viernes 09 de Octubre de 2015

Ahora sí ya no hace falta más demostraciones ni querer convencerse de algo que nunca ocurrirá. Es hora de ir acabando con esa discusión sin el mínimo sostén periodístico de que la selección nacional puede darse el lujo de jugar sin Lionel Messi. No sólo no puede, sino que anoche Ecuador se encargó de desnudarla como un equipo más del mapa cuando no tiene los arranques oxigenantes del rosarino. La consecuencia fue la dolorosa derrota por 2 a 0 en un Monumental distante, para arrancar con el pie izquierdo el camino a Rusia 2018.
Es una mentira tan grande como una casa creer que Argentina ya está en condiciones de cortar el cordón umbilical y largarse a la vida sin la guía de Leo. Anoche lo extrañó horrores y lo padeció cada vez que quedó en evidencia que no tuvo al ideólogo de sus ataques. Hubo algunos intentos de Di María, otros de Pastore y hasta Mascherano pudo sacar la cara con una corajeada que terminó en una atajada de Domínguez. También se confiaba en que Tevez (ingresó por Agüero) podía arroparse con el traje de salvador. Pero nada de eso ocurrió.
Nadie se animó a agarrar del antebrazo al equipo para darle un empujón o sacudirlo. Los que sí se animaron a dar el campanazo en el Monumental fueron Erazo y Caicedo, quienes en una ráfaga le tiraron más sal a esa herida que traían casi todos estos jugadores que desde hace rato son señalados como perdedores.
Por eso volvieron a filtrarse los corazones blindados y esas miradas desconfiadas que tanto pisotearon los brotes de la ilusión luego del sonoro fracaso que significó la derrota en la final de la Copa América contra Chile. 
Si a algo estaba obligado el equipo argentino era a transformar la desventura de la ausencia de Messi en su combustible de rebeldía. Pero fue todo lo contrario. Porque al mismo tiempo en que la falta de Leo desmoralizó a Argentina, tuvo efecto opuesto en el rival.
A tal punto que no figuraba en ninguna planificación que Ecuador manejara la pelota con tanta facilidad y le complicara la vida con las corridas de Montero en el primer tiempo. Noboa también le puso la mano en el pecho a Pastore como diciéndole “por acá no vas a pasar”. Mascherano y Biglia tampoco se hicieron patrones en el corte y la distribución y entonces los delanteros quedaban a la buena de Dios.
Lo cierto es que nunca engranó Argentina. Insinuó algo cuando parecía que Ecuador se metía gustoso en el bolsillo el empate. Pero siempre fue más evidente el error que cometió el equipo, además de dejarse absorber por una parálisis alarmante, que fue moverse pendularmente sin activar una progresión efectiva.     
De ahí que mientras Ecuador sentía que podía faltarle el respeto, Argentina no tuvo ideas en un equipo que supuestamente está diseñado para ser pensante en un juego de elaboración. El ingreso de Lavezzi aportó más de lo mismo. Fue una noche en la que nada parecía cubrir las expectativas. Una más para estos futbolistas que peligrosamente se acostumbraron a desilusionar a la gente en los momentos en que más se espera de ellos.

El Kun inició la noche negra con una lesión

Sergio Agüero venía de hacer cinco goles en la goleada de Manchester City el último sábado. Llegó el lunes a Buenos Aires afiladísimo, encima en el contexto de la baja de Lionel Messi, pero ya entonces una molestia muscular lo puso en duda para el encuentro de anoche. Los peores temores se confirmaron rápido. El Kun hizo un esfuerzo bárbaro para recuperar una pelota y sintió el pinchazo en la parte posterior del muslo izquierdo.Enseguida debió salir. Iban 19 minutos, Carlos Tevez tardó otros 4 en calentar y encima el resultado, que dejó una mueca de pesimismo, abre el interrogante para Gerardo Martino. ¿Hará una nueva convocatoria? Si la hace, Gonzalo Higuaín podría ser el elegido para retornar, en mucho menor medida Mauro Icardi, ¿y Marco Ruben?
Agüero fue reemplazado en el 6-1 sobre Newcastle. Se dijo que para que lo aplaudan, pero había terminado con una molestia. Por eso, viaje mediante, entrenó diferenciado el lunes y fue cuidado el martes, por lo que llegó con lo justo. Y a los 19’ picó para disputarle la pelota a Gabriel Achelier y sintió el dolor que lo hizo retirar.
Es cierto que Martino tiene a otros delanteros para enfrentar a Paraguay, pero Paulo Dybala y Ezequiel Lavezzi son externos, y en esas posiciones fueron titulares ayer Angel Di María y Angel Correa. Excepto Tevez, que tampoco está diez puntos físicamente, el Tata no tiene otro 9 genuino.
Por eso, se abre el interrogante. ¿Convocará de nuevo a Higuaín, el gran ausente en este comienzo de eliminatorias? El Tata dijo que sigue a Icardi, pero no es su mejor momento. Y en el país, sin que tenga que viajar, cuenta con el mejor jugador del torneo y máximo artillero: Ruben. ¿Lo citará?

Correa, como el resto en el debut

Gerardo Martino apostó por Angel Correa para intentar llenar el vacío gigante que dejó Lionel Messi, nada menos. Pero la apuesta por el otro Angelito rosarino (no es Di María, claro) tampoco surtió efecto. Es que Correa quedó preso de la patética producción argentina. Apenas pudo meter algunos piques con su sello en el inicio, pero con el transcurrir del partido su aporte quedó instalado en la frontera de lo insignificante.
Obviamente sólo alguien con dos dedos de frente podría caerle con todo el peso de la crítica. Si los comentarios tiran a la hoguera a Correa, entonces qué les espera al propio Di María, Carlos Tevez, Javier Mascherano y compañía. Ellos sí debieron hacerle frente a esta situación, en la primera puerba de fuego tras la final perdida en Chile, y volvieron a decepcionar.
Sobre todo Di María, quien se movió por el sector en el que se hubiera movido Leo, por la derecha del ataque argentino, y pocas veces pudo gravitar. Y eso que arrancó de la mejor manera, como para comerse crudos a los defensores ecuatorianos.
Y lo del pibe Correa apenas debe encuadrárselo en un debut oficial (ya había jugados los amistosos en EEUU) poco feliz justo en el día en que la selección le dio otro motivo más a la gente para seguir desconfiando de ella.

Una caída única con malos antecedentes

Las estadísticas dicen apenas una parte de la verdad. Pero lo cierto es que la derrota de anoche en el debut de una eliminatoria sudamericana no fue una más. Hace 45 años que Argentina no perdía en un arranque. Hace 9 Copas del Mundo que la selección no caía en el primer partido de una previa. Ý entonces, en México 1970, fue la última ausencia mundialista. También fue la primera caída en el Monumental desde un partido emblemático que quedó como un ícono de la historia: el 0-5 ante Colombia, que casi sepulta las chances de ir a Estados Unidos 94, donde hubo que volver a recurrir a un tal Diego Armando Maradona.
El 27/7/69, Argentina perdía 3 a 1 en el arranque de la eliminatoria rumbo a México 1970, en La Paz ante Bolivia, y el final lo encontraría afuera de esa copa en la Bombonera, ante Perú. Fue el último debut con derrota.
El 5/9/93, Argentina buscaba la clasificacióna a EEUU 94 ante Colombia en el Monumental, pero perdió 5 a 0 y debió ir a un repechaje con Australia, con la convocatoria al salvador Maradona, marginado por Alfio Basile. Fue la última caída en River hasta la de anoche, cuando faltó otro gran ícono argentino: Lionel Messi.
Además, fue la primera derrota de Martino en los 90, tras la final perdida por penales con Chile.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS