Ovación

"El cambio fundamental fue mental"

El centro surgido en Duendes habló de la temporada de Los Pumas, en la que el equipo mostró dos caras distintas.

Miércoles 17 de Octubre de 2018

Producto de su gran potencia, velocidad y sentido del apoyo, Jerónimo de la Fuente se consolidó en el centro de la cancha de Los Pumas, equipo que ya empieza a prepararse para lo que será el cierre de la temporada ante Irlanda, Francia y Escocia en la ventana de noviembre. Antes de arrancar los entrenamientos, en su paso por Rosario, el centro surgido en Duendes habló de lo que fue esta temporada, tanto para Jaguares en el Súper Rugby como para Los Pumas en la ventana de junio y en el Rugby Championship.

Medido pero profundo en sus declaraciones, el centro se refirió en primer lugar al cambio que mostraron ambos equipos, después de haber tenido un inicio complicado."Creo que el cambio fundamental se dio en lo mental. Pienso que el trabajo que se hizo en Jaguares nos cambió un poco la cabeza, en la forma de entrenar, de preparar los partidos o los entrenamientos. También influyó la motivación que te da Mario (Ledesma) para hacerte creer (y de verdad te hacía creer) que podíamos ser los mejores en cada puesto. Esto hizo que levantáramos el nivel en lo personal y eso iba terminar en lo grupal. Ese cambio mental nos hizo dar un paso adelante, tanto en Jaguares como en Pumas. La confianza que agarramos en nosotros mismos y con el equipo hizo que el sistema de juego lo entendiéramos a la perfección y pudiéramos jugar tranquilos, sin presión, sabiendo que teníamos que hacer todo bien porque no nos sobra mucho como para jugar relajados", confió el experimentado centro.

Jaguares y Pumas son dos cosas distintas, pero se dio un proceso parecido. En el primero se dio una situación particular: el equipo apareció en el momento menos esperado por la gente, en una gira durísima.

El año empezó con casi todas derrotas y alguna que otra victoria... en realidad estábamos con muchas dudas, no nos sentíamos conformes ni estábamos cómodos con el sistema de juego, hasta que entendimos cómo jugábamos y por qué y qué quería Mario (Ledesma) de nosotros. Eso pasó justo cuando nos íbamos a Oceanía, en una gira que nos pasaron mil cosas.... perdimos vuelos, llegamos tarde a otros, entrenamos y dormimos en Chile y después nos fuimos a Australia; ya en Australia, cuando jugamos contra Force, el colectivo se perdió y tuvimos que cambiarmos en el ómnibus y llegar corriendo al estadio media hora antes de que empiece el partido. Son cosas que al grupo le hicieron bien, lo fortalecieron. Ganamos, igual que después contra Brumbies, cuando jugamos un gran partido también. Y así pasó con Blues y Chiefs, que tuvo un sabor especial por tratarse de equipos de Nueva Zelanda. Fue una gira larga que marcó un antes y un después del equipo, que lo hizo madurar en muchas cosas y de golpe. Ese envión anímico nos sirvió para el Rugby Championship, que si bien no pudimos plasmar lo que queríamos dentro de la cancha terminó siendo bueno...

O sea que todavía no alcanzaron el pico más alto, más allá de que en Jaguares dejaron la vara alta.

En Jaguares sí, jugar por los cuartos de final ante Lions en Sudáfrica era difícil, pero para salir campeón tenés que ganarles a todos. En Los Pumas el nivel no lo alcanzamos y si bien jugamos buenos partidos como Nueva Zelanda de visitante, o el primer tiempo de Australia acá, no nos alcanza para demostrar lo que queremos ser. No digo el que le ganamos a Australia en Gold Coast, porque ese partido sentimos que no lo jugamos bien y sin embargo lo ganamos. Nos quedó un sabor agridulce.

Hacés más referencia al juego que al resultado. ¿Ese mensaje baja desde la conducción?

Sí, pero es algo que también veníamos trabajando con el staff anterior: dependiendo de nuestro juego el resultado iba a ser la consecuencia. Ganarle a Australia allá y a Sudáfrica en Mendoza y después jugar contra los All Blacks de la manera en que jugamos en Vélez o el segundo tiempo con Australia en Salta no nos pone contentos, por más que hayamos ganado dos partidos. Nosotros lo que queremos mostrar es un mejor rugby pero no en un partido, sino en todo un proceso, apuntando a llegar al Mundial de la mejor manera.

¿Qué opinión tenés de lo que sale en los medios y lo que dice la gente, que aplaude la victoria y en la derrota se molesta?

En lo personal creo que está bueno ver qué opinan, pero eso no hace que mi rendimiento cambie. Igual pienso que es algo que como equipo lo tenemos que trabajar. Algo de eso nos pasó antes de jugar con Nueva Zelanda en Vélez. En todos lados se decía que era el momento de Los Pumas, que le podíamos ganar a Nueva Zelanda... que ellos perdieron con Sudáfrica y Los Pumas le ganaron Australia, como si fuera una ecuación fácil y nos olvidamos que nos topamos con los mejores del mundo, que además tenían la presión de ganar para salir campeón. Nosotros entramos nerviosos a ese partido e hicimos cosas que nunca hicimos, o cosas que sí hacemos, las hicimos mal y no sabría explicarte por qué. Está bárbaro que la gente nos meta esa presión o confíe tanto en nosotros, porque esa confianza que la gente nos tiene la ganamos dentro de la cancha. Cuando arrancamos con Jaguares, que perdíamos más partidos de los que ganábamos, en la cancha estaban solamente nuestros familiares, pero a medida de que fueron pasando los partidos y fuimos ganando, demostrando cómo trabajábamos dentro de la cancha, esa misma cancha se terminó llenando.

¿Jode que por ahí no tomen en cuenta el trabajo y se fijen más en el resultado?

Sí, pero eso es parte de la sociedad en la que vivimos y algo que nosotros queremos cambiar, pero sabemos que es un objetivo demasiado grande para un equipo.

En lo personal, ¿cómo evaluás tu año?

Arranqué el año en Jaguares con una pequeña lesión que me hizo perder dos o tres partidos. Después pude agarrar ritmo y jugar de titular, sintiéndome muy partícipe dentro del equipo. Estoy muy feliz por el presente, pero soy muy exigente conmigo y sé que todavía tengo mucho para mejorar. Lo que venimos haciendo es en base a esfuerzo y trabajo y se te puede ir muy fácil si no seguís en ese camino.

¿Qué pasó en el segundo tiempo ante Australia?

Fue algo mental. En el entretiempo hablamos de que teníamos que jugar en el segundo tiempo como lo habíamos hecho en el primero, pero las ganas de ganar el partido nos jugaron en contra. Australia salió mejor y cambió la actitud en un ciento por ciento, mientras que nosotros salimos a aguantar el partido para mantener esa diferencia. Eso nos llevó a cometer muchos errores individuales que terminaron en puntos de ellos y eso nos fue comiendo el bocho.

¿Qué esperan para esta ventana de noviembre?

Vamos a enfrentar a buenos equipos, muy duros. Pero más allá de los resultados vamos a intentar plasmar nuestro mejor rugby en la cancha. Queremos mandar un mensaje en base al trabajo y el sacrificio. Queremos que la gente se contagie y se sienta identificada con nosotros, más allá de un buen resultado o no.

¿Estar tan cerca del Mundial desvía la atención?

Te mentiría si te digo que no pienso en el Mundial, pero nosotros hacemos mucho foco en el presente y ahora, lo primero, es la ventana de noviembre, ante equipos muy buenos como Irlanda, Francia y Escocia. Sacándome el casete, te cuento que yo pienso en que termina esta ventana, tenemos vacaciones y ya empieza la pretemporada para el Mundial, donde todo lo que se haga será para llegar de la mejor manera a Japón. Pienso, sueño y me pregunto cómo llegaremos a ese momento, pero por otro lado sé que para llegar a ese momento, tenemos que hacer bien las cosas ahora.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});