Ovación

El Atlético Madrid de Simeone humilló a Real Madrid y cambió el panorama de la Liga

Lo goleó por 4-0 en una actuación brillante y quedó segundo en las posiciones. Mañana juega Barcelona, que en caso de ganar quedará a un punto del equipo madridista y le meterá presión.  

Sábado 07 de Febrero de 2015

El Atlético de Madrid reescribió hoy el clásico madrileño de la Liga española de fútbol al ridiculizar a Real Madrid con una goleada por 4-0 que modifica el panorama de la competición.
 
Pese a mantener el liderazgo de la Liga con 54 puntos, Real Madrid vio cómo su rival desnudaba todas sus carencias en la vigésimo segunda fecha, le recortaba tres unidades en la clasificación y, 17 años después, volvía a ganarle en el estadio Vicente Calderón con un resultado histórico.
 
Incapaz de superar al equipo dirigido por el argentino Diego Simeone en los seis enfrentamientos que han mantenido en esta campaña, Real Madrid no perdía ante el Atlético por 4-0 desde 1977.
 
“Es el peor partido desde que yo estoy en el banco, no sé que más decir. Tengo que asumir la responsabilidad por eso”, reconoció Carlo Ancelotti, entrenador de Real Madrid.
 
Una vez más esta temporada, y al margen de las numerosas ausencias con las que Ancelotti afrontó el clásico de la capital española, Simeone le ganó la partida táctica con claridad.
 
“Todos los entrenadores tenemos un montón de ideas y la diferencia entre nosotros es muy chica, lo importante es quién las ejecuta y yo tengo un grupo que interpreta muy bien. Sin ellos sería imposible”, aseguró el técnico argentino del Atlético, sin querer hacer sangre, pero con una sonrisa reveladora.
 
Con goles del portugués Tiago, del español Saúl, del francés Antoine Griezmann y del croata Mario Mandzukic, su equipo acababa de pasar como una aplanadora por encima al Real Madrid.
 
“No es normal que Real Madrid juegue un partido como el de hoy. Asumo la responsabilidad y voy a intentar cambiar las cosas lo antes posible”, señaló Ancelotti, que apenas encontró argumentos para justificar una actuación desastrosa.
 
Su equipo, con el portugués Cristiano Ronaldo de nuevo en el once titular tras dos partidos de sanción, hizo agua por todas partes y, por vez primera en esta Liga, dejó en cero su marcador.
 
Nada opuso Real Madrid ante la voracidad, intensidad y el buen juego del Atlético, que lo desarmó con dos fogonazos de arranque. El primer disparo del equipo merengue al arco defendido por Miguel Ángel Moyá fue en el minuto 80, cuando Atlético ya exhibía tres goles en su haber.
 
Enganchado al extraordinario momento de Griezmann, Mandzukic y del turco Arda Turan, el Atlético ya ganaba 2-0 cuando el Real Madrid ni siquiera se había acercado al área rojiblanca.
 
El conjunto de Simeone aprovechó los espacios dejados por los hombres de Ancelotti y el despiste y la pasividad blanca para herirlo de muerte con dos goles en los primeros 20 minutos.
 
El portugués Tiago firmó el primer tanto del encuentro, en el 13', tras una jugada que dejó en evidencia a la zaga de Real Madrid y también a Iker Casillas.
 
Sin tiempo para reponerse, el arquero blanco recibió cuatro minutos después el segundo tanto, en una pequeña obra de arte de Saúl. El joven mediocampista español batió a Casillas con una mediachilena dentro del área.
 
Hubo más goles, pero el duelo, para el Real Madrid, se acabó ahí. Ni siquiera Isco, el generador de juego del conjunto de Ancelotti, pudo crear alguna ocasión en la gélida tarde madrileña.
 
“Hoy no hemos tenido nada”, reconoció Ancelotti, mientras que varios jugadores pidieran disculpas a los hinchas por lo que Benzema definió como “un desastre”.
 
Desbordado por el empuje del Atlético, que buscó el gol como si no fuera en ventaja, el arquero madrileño recibió dos goles más.
 
Griezmann marcó el tercero a los 66', tras empujar como pudo un balón que le sirvió de cabeza Saúl. Y Mandzukic rendondeó su gran actuación con el cuarto, en otro precioso gol del croata, que terminó hundiendo a Real Madrid.
 
“Algunas cosas no se imaginan, pasan”, dijo Simeone después del encuentro, en una brillante frase que resumió sus emociones tras la histórica victoria y la inagotable ambición de sus jugadores.
 
Aunque el argentino se negó a reconocerlo, el triunfo, que empató al Atlético con el Barcelona a 50 puntos en la segunda posición, le dio una nueva vida en su lucha por revalidar el título de Liga.
 
El Real Madrid mantendrá el liderazgo más allá de lo que suceda mañana entre Barcelona y Athletic de Bilbao, pero una victoria colocaría a los azulgrana a tan solo un punto y aumentaría las dudas de los de Ancelotti, cuyo nivel de juego viene cayendo desde que se proclamaron campeones del Mundial de clubes en diciembre.
 
En otro partido de la jornada, el Villarreal se impuso por 2-0 al Granada, y ahora se prepara ya para enfrentarse a Barcelona en las semifinales de la Copa del rey la próxima semana.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario